BARCELONA

Los jugadores y Setién se esconden de los aficionados del Barça: sólo Monchu dio la cara

La mayor parte de la plantilla optó por abandonar la Ciutat Esportiva por la puerta de atrás para esquivar a los pocos aficionados que les esperaban en la calle.

La expedición del Barcelona aterrizó este mediodía prácticamente de incógnito. Sólo la presencia del furgón policial abriendo paso, permitía especular que los dos autocares que iban detrás llevaban a los futbolistas blaugrana. Ningún logo ni escudo en los autocares, con la intención de pasar totalmente desapercibidos y evitar la reacción en contra de la gente.

A su llegada a la Ciutat Esportiva, se encontraron tres pancartas, acusándoles de mercenarios, de falta de orgullo y de falta de vergüenza, pero poco más. Apenas una veintena de aficionados se congregaron en la calle para esperar la salida de los jugadores a bordo de sus coches.

En todo caso, el responsable de seguridad del club, Rafa Soldado, prefirió evitar cualquier incidente y aconsejó a los jugadores que abandonaran la Ciutat Esportiva por la puerta de atrás. Así lo hicieron la mayoría de ellos, incluido un Quique Setién, que está viviendo sus últimas horas como entrenador del Barcelona.

Pero hubo algún valiente que quiso dar la cara ante los pocos seguidores que se encontraban en la calle esperando al equipo. Uno de ellos fue el responsable de relaciones externas del club, Guillermo Amor, que llegó a parar sin bajarse del vehículo para hablar con un aficionado y hasta, según aseguraron en Rac1, pedir perdón por la humillación que sufrió el equipo en Lisboa.

Otro que descartó salir por la puerta de atrás fue el segundo de Setién, Eder Sarabia, quien fue increpado por los seguidores mientras abandonaba con su vehículo las instalaciones del club. Así como el centrocampista del filial, Monchu, que fue el único jugador que decidió salir por la puerta delantera.

El CEO del club, Oscar Grau, y el directivo Javier Bordas, también optaron por salir por la puerta norte y hacer frente a los pocos aficionados que estaban en la calle.

La plantilla empieza ahora las vacaciones, aunque más de uno ya no regresará a la Ciutat Esportiva. De hecho, algunos como Rakitic y Braithwaite han vaciado al completo sus taquillas, síntoma evidente que no tienen intención de volver dentro de tres semanas.