BARCELONA

Tres ases y dos comodines para la última carta en la Champions

El Barça no ha perdido ni un partido en la máxima competición europea gracias a las paradas de Ter Stegen y la producción de Messi y Suárez. Pero falta algo más.

Al Barça le queda la última bala de la Champions League, una competición en la que ha jugado siete partidos sin conocer la derrota. Más allá de las sensaciones de los blaugrana que llevaron a Messi a manifestar en dos ocasiones que "con este nivel no nos da para la Champions" lo cierto es que hasta el momento, el equipo blaugrana ha completado una hoja de servicios más que aceptable en Europa basándose en tres grandes pilares.

Ter Stegen fue fundamental en los tres primeros partidos y luego Messi y Suárez lideraron al equipo en la faceta ofensiva. A estos tres ases se sumarán Ansu, que ya hizo historia en Milán ante el Inter en la última jornada de la liguilla ante el Inter y Riqui Puig. Los jóvenes son los dos comodines que utilizará Setién en una competición más abierta que nunca.

El portero alemán fue el gran sostén del equipo en el inicio de la competición. En el debut en el Iduna Park ante el Borussia de Dortmund Ter Stegen fue el héroe de un partido que acabó en empate a cero. El guardameta amargó la noche a Marco Reus, al que le paró un penalti y diez minutos le hizo una parada inverosímil en dos tiempos.

En la siguiente jornada, Ter Stegen volvió a ser providencial en el Camp Nou ante el Inter cuando evitó que los italianos se fueran al descanso con el partido sentenciado. Lautaro marcó en el minuto tres, pero luego se estrelló constantemente ante el alemán. En ese encuentro, aparecieron en el segundo tiempo Messi y Suárez. El uruguayo marcó los dos tantos que valieron el triunfo después de un recital del argentino.

De nuevo en el tercer partido de la liguilla Ter Stegen fue el salvador de un Barça que resistió el asedio del Slavia de Praga en un encuentro que se llevó el Barça gracias a un gol de Messi, otro en propia puerta de Olayinka, pero en el que Ter Stegen fue el héroe indiscutible.

Tanto fue así que al final del encuentro se rompió algo en el vestuario. Mientras Busquets reconocía que "Ter Stegen es un seguro de vida", el portero alemán salía a hablar en la zona mixta visiblemente enfadado con la actitud de sus compañeros. "Es normal que me vaya enfadado, no nos pueden meter goles como el que nos han hecho y crearnos tantas ocasiones. Tenemos que hablar de puertas adentro de muchas cosas".

En el siguiente partido de Champions, el primero de la segunda vuelta, el Barça pinchó ante el Slavia en el Camp nou porque el héroe fue el portero checo Kolar en un duelo en el que el Barça se estrelló en la finalización. En cambio, el trío de ases del Barça brilló en el partido decisivo ante el Dortmund en casa. Ter Stegen estuvo sensacional y Messi lideró el ataque. Marcó un gol y asistió a Suárez y Griezmann en los otros dos.

En el último partido del grupo, ya sin nada en juego, compareció Ansu para convertirse en el jugador más joven en arcar en la Champions y, de paso, decidir el partido. Ni Ter Stegen ni Messi jugaron ese día.

Clasificados primeros de grupo, el Barcelona se jugó la ida de los octavos en San Paolo, donde Ter Stegen volvió a sostener al equipo con dos paradones ante Insigne y Callejón después de que Griezmann marcara su segundo tanto en esta competición que puede valer su peso en oro.

Hasta ahora, aferrado a las actuaciones de Ter Stegen, Messi y Suárez, el Barça sigue sin perder un partido en Europa, pero a la hora de la verdad, necesitará el apoyo de dos comodines como Ansu que ya apareció en Milán y de Riqui Puig además de la continuidad de Griezmann, Piqué, De Jong y el resto del equipo.