INGLATERRA

El día que Alisson pudo ser Kepa

El brasileño estuvo a punto de unirse al Chelsea en 2018, pero el Liverpool se adelantó en el último momento. En Londres ficharon al español en su lugar.

El día que Alisson pudo ser Kepa

El nombre de John Achterberg no evoca nada en particular. Sin embargo, en Liverpool le deben mucho. Bueno, le deben a Alisson Becker. Mucho. En una historia publicada por el Daily Mail cuenta cómo se fraguó el fichaje del ahora considerado uno de los mejores guardametas del mundo. Si nos remontamos dos años atrás, nos encontramos con un verano marcado por los porteros y el efecto dominó. Courtois sellaba la vuelta de su billete Madrid-Londres y abandonaba el Chelsea para volver a la capital española, aunque cambiaba el rojiblanco por el blanco inmaculado del Real Madrid. Esa era la ficha que hacía caer al resto. Los blues necesitaban recambio y ahí estaba Allison Becker. El brasileño se había consolidado en la Roma como uno de los metas más solventes del planeta. 100 millones pedían desde Italia, cantidad que el Chelsea consiguió rebajar y, cuando todo parecía listo, llegó el Liverpool y se interpuso: 62.5 millones en las arcas del club romano y Anfield tenía nuevo número uno. En Londres invirtieron el dinero, con propina (costó 80, 17.5 millones más que el brasileño), y se lanzaron a por Kepa Arrizabalaga, uno de los porteros más prometedores del mundo en esos momentos. Dos años después, Allison (27 años) es campeón de Europa y sobre Kepa (25) pende la espada de Damocles de las dudas. 

Achterberg lo tenía claro desde 2013, momento en el que Alexander Doni, antiguo portero red, le había alertado acerca de un joven talento que estaba a caballo entre el primer y el segundo equipo del Internacional brasileño. "El problema es que no tenía pasaporte Europeo", reconoce un Achterberg que hace las veces de entrenador de porteros y cuyo ojo clínico no falló. "No había nada que pudiéramos hacer en ese momento, simplemente lo mantuvimos en observación. Le veía siempre que podía y, entonces, se marchó a Roma. El primer año, en 2015, no era parte del equipo. Más adelante, en agosto de 2016, jugamos un amistoso contra ellos y le dije a mi jefe: 'Ese es de quién te había hablado. Creo que es bueno en lo suyo'. Creía que Ali era bueno, pero no estaba sólo en mis manos".

"Es frío como el hielo"

El Liverpool también monitorizaba a otros porteros. Ter Stegen, Neuer, Handanovic, pero todos estaban fuera de su alcance y Mignolet no les convencía al 100 por 100. Sin embargo, no fue hasta la final de la Champions League de 2018 cuando la necesidad echó la puerta abajo. La fatídica noche de Loris Karius frente al Real Madrid le colocó en la rampa de salida y le sumió en un limbo del que no ha salido aún. El Liverpool lo tuvo claro: "Le escribí al jefe le dije que el único al que ficharía sería Ali", reconoce Achterberg al medio británico. "Es frío como el hielo. Nunca se pone nervioso, confía en sí mismo y en sus capacidades. Necesitas una mente clara, si no la tienes, no tomas buenas decisiones". Dicho y hecho. Allison Becker aterrizó en el John Lennon Airport y, con él, la seguridad de la que adolecía la portería del Liverpool.

Campeones de la Champions League la temporada siguiente frente al Tottenham en el Wanda (2-0). Campeones de la Premier League poniendo fin a 30 años de maldición. Y todo ello, desde un segundo plano en el que Allison se encuentra cómodo. Alejado del excentricismo que acompaña a muchos porteros brasileños, el perfil de Novo Hamburgo es otro. "Mr. Cool" le llaman en Inglaterra, por su capacidad para mantener la calma en todo momento. En Londres buscan recambio para Kepa, en Liverpool se felicitan. Como decíamos, en Liverpool le den mucho a John Achterberg.