MIRANDÉS 1-0 DEPORTIVO

El Deportivo se acerca al abismo con la derrota en Anduva

Los rojillos se impusieron con gol de Merquelanz a un gris Deportivo que solo apretó en la segunda parte. Los coruñeses, en descenso a falta de una jornada.

El Mirandés cerró el curso en Anduva con una trabajada victoria ante el Deportivo que se acerca al abismo tras el triunfo del Lugo en Tenerife. Merquelanz marcó de falta directa (1-0). Los visitantes buscaron el empate con más corazón que cabeza en la recta final, pero no llegó y el equipo de Vázquez no dependerá de sí mismo en la jornada final. El técnico gallego de nuevo apostó por una defensa con cinco hombres. El conjunto coruñés se encomendó a un certero contragolpe para hacer daño a la zaga local. Los pupilos de Iraola dominaron el juego en los primeros compases, pero sin generar ocasiones claras ante el ordenado entramado blanquiazul. Merquelanz probó fortuna con un libre directo que se marchó alto.

Los acercamientos se convirtieron en realidad. Merquelanz volvió a ejecutar una falta, más cercana que la primera, y esta vez alojó el cuero en el fondo de la portería para batir a Giménez que poco pudo hacer (1-0). Ni el tanto hizo reaccionar al Depor. Incluso el cuadro rojillo pudo ampliar la renta. El meta visitante despejó con acierto un potente disparo de Guridi. La acción continuó y Giménez atrapó por bajo la intentona del lateral González, sumado al ataque.

Trató de reaccionar el conjunto deportivista antes del descanso. Lizoain atrapó con seguridad una falta de Gaku, pero el verdadero peligro lo ponía el Mirandés ante la meta contraria. Con espacios, los rojillos han demostrado ser letales a lo largo de la temporada. De esa forma, el equipo local pudo ampliar la renta. Sin embargo, Dani Giménez sostuvo a los suyos con una meritoria intervención tras el seco disparo de Peña. El técnico visitante no es de hacer amigos y para empezar la segunda mitad introdujo cuatro cambios. Sabin Merino, Borja Valle, Aketxe y Keko Gontán salieron al rescate del Depor.

Mejoraron los gallegos. No les quedaba otra. Aketxe tuvo el empate. El jugador vasco lanzó flojo a las manos del portero. Parecía que cambiaba el panorama del duelo, pero el ímpetu inicial duró muy poco. Es más, el Mirandés dispuso de varias oportunidades a la contra en las que pudo sentenciar. Merquelanz fue demasiado generoso cuando tenía posibilidad de marcar. Su envío a Marcos André no fue preciso y la defensa solventó la papeleta.

El Depor se volcó en la recta final. Lizoain repelió como pudo la falta que ejecutó Aketxe desde la frontal. También Keko Gontán tuvo la igualada en sus botas, pero el cuero se marchó a córner. Incluso Dani Giménez subió a rematar el último balón parado que tampoco fructificó en el tanto del empate. Muy mala pinta tiene la situación para un Deportivo que se jugará la vida ante el Fuenlabrada en Riazor en la última jornada, pero sin depender de sí mismo.