BARCELONA

Lautaro y Neymar como cortina de humo

Se le va LaLiga y aparecen de nuevo los nombres del argentino y el brasileño. Bartomeu, obligado a fichar a alguno de los dos en verano para tapar un año que apunta a "horribilis".

Lautaro y Neymar como cortina de humo

El Barça empieza a temer seriamente que será "annus horribilis". Perdida casi toda esperanza en LaLiga, y eliminado de la Copa en San Mamés y de la Supercopa en Yeda por el Atlético, este puede ser su primer año completo en blanco desde la temporada 2007-08. Hasta con Martino ganó, al menos, la Supercopa de España. Este curso, o Setién zarandea mucho el equipo para la Champions, o el museo del club dejará vacío el hueco que había dejado para la temporada 2019-20.

Perdida LaLiga, en la prensa vuelven a aparecer los nombres de siempre. El Barça necesitará una cortina de humo si no levanta ninguna copa. Neymar y Lautaro, Lautaro y Neymar, son los objetivos del club azulgrana la próxima temporada, aunque es obvio que sólo podrá venir uno. Mundo Deportivo, que lleva en su primera página este martes el titular "dossier Lautaro", asegura que el jugador del Inter sigue siendo el objetivo número uno. Entre otras cosas, porque el Inter sí está dispuesto a negociar una venta del jugador criado en Racing de Avellaneda.

El Barça, no obstante, sabe que antes de ir a por el fichaje de Lautaro tendrá que ingresar dinero por traspasos. LaLiga, que vigila las cuentas del Barça, considera que la marcha de Arthur no ha sido sino una operación de ingeniería financiera y exige al Barça pagar un porcentaje del fichaje de Lautaro con dinero líquido de traspasos: de ahí el interés de vender ya a Todibo, la esperanza de que algún club de la Premier pique con Coutinho y que, finalmente, el Inter acceda a bajar el precio de Lautaro (tasado en 111 millones pese a que jugadores de su nivel como Werner han costado 55) con algún jugador como Júnior.

Vidal ya ha avisado de que él no quiere ser moneda de cambio y que si el Barça decide que salga, será él quien elija su futuro. Lautaro, mientras, ya dio el sí al Barça y las condiciones con el jugador están pactadas (un contrato de cinco años a doce millones de euros el curso). Pero tiene que esperar a que el Inter valide la operación.

Y luego está el caso Neymar. El Barça volverá a intentar su fichaje cuando el brasileño termine de competir con el PSG en la Champions, pero Bartomeu admite que, como la temporada pasada, es complicado. Por no decir casi imposible. Si nada cambia, el jeque no está dispuesto a poner a la venta al jugador. Si es así, llegar a un acuerdo será imposible por más que, en septiembre del año pasado, el padre del brasileño y el Barça llegaran en el hotel Arts a un principio de acuerdo en las condiciones del regreso del jugador, que sueña con volver a jugar con Messi pero sabe que el emir de Qatar no está dispuesto a dejarlo escapar.