VALLADOLID 0 - BARCELONA 1

1x1 Barcelona: Vidal y Ter Stegen no se bajan aún del tren de LaLiga

El gol del chileno, tras una nueva asistencia de Messi, y las intervenciones meritorias del meta alemán, sirvieron para seguir poniendo presión al Real Madrid.

Ter Stegen: Otro partido donde el meta alemán ha sido decisivo, sobre todo a dos paradas a remate de cabeza de Ünal, una además con la dificultad de ser a mano cambiada, y otra más, poniendo la mano como él solo sabe a un remate duro de Sandro. En otra acción, con Kike en un mano a mano, tuvo la fortuna de que el canterano se tropezara en el último segundo. Excelente en la salida de balón, aunque en los últimos minutos pecó un tanto de los desplazamientos largos.

Sergi Roberto: Exhibición portentosa en el aspecto físico del canterano, que rompía líneas a base de velocidad y potencia. Una primera parte perfecta, jugando casi como lateral derecho, y teniendo a Semedo más adelantado. Sin embargo, cuando el equipo empezó a perder el control del partido, su juego bajó muchos enteros.

Piqué: Buen partido del central catalán, que sufrió lo indecible en la segunda parte para frenar la potencia en el juego aéreo de Ünal. De hecho, el turco le ganó la partida en dos ocasiones, que estuvieron cerca de costarle un disgusto. Como también en la incursión de Kike, que le superó por velocidad. Pero aparte de estas tres acciones puntuales, el resto de su partido fue encomiable.

Lenglet: Uno se pregunta qué le debió estar pasando por la cabeza a Setién para sustituir al que estaba siendo el mejor en defensa. Puede que fuera porque el francés había visto una amarilla y no quería asumir riesgos de una expulsión. El tiempo que estuvo en el campo, 56 minutos, rozó la perfección, salvo en un despeje para atrás de cabeza que recogió Kike y estuvo cerca de marcar.

Semedo: Su primera parte fue sobresaliente. Jugó más adelantado, con Sergi Roberto por detrás, dando mucha profundidad al juego y participando en la mayor parte de las acciones ofensivas gracias a sus centros precisos. Dio un gran pase a Riqui Puig en el minuto 5, pero la guinda fue una asistencia a Griezmann, que el francés a boca de gol no supo ni rematar a puerta. Tras el descanso, retrocedió la posición, sufriendo mucho para frenar la calidad de Valdo en la banda.

Sergio Busquets: Su presencia en el campo es una garantía para sus compañeros. Jugó una primera parte para enmarcar, encontrando al compañero mejor situado y siendo decisivo a la hora de recuperar balones divididos. En la segunda parte, cuando el equipo perdió el control, se le vio exhausto. Fue sustituido por Junior en el minuto 73.

Riqui Puig: El canterano sigue rayando un nivel notable en sus presencias con el primer equipo. En su tercera titularidad en esta Liga estuvo muy participativo, intentando romper líneas a base de combinaciones. Estuvo muy cerca de marcar tras un gran pase de Semedo, pero su remate fue blocado por Masip. Muy atento en su rol defensivo, recuperó varios balones divididos.

Arturo Vidal: A veces parece que es el único recurso que tiene Setién para que el equipo aguante y no acabe de venirse abajo. Marcó un gran gol, tras una nueva asistencia de Messi, en el que además contó un poco con la fortuna, ya que tocó el poste y acabó en gol. Su espíritu de lucha e ímpetu son providenciales cuando el equipo pierde el control.

Alba: El lateral recuperó buenas sensaciones, jugando más adelantado en la primera parte, y siendo mucho más efectivo cuando regresó a su posición natural en la segunda parte. Incansable a la hora de recorrer metros, fue vital en los momentos en que las fuerzas del equipo parecían desfallecer.

Messi: Dio la asistencia que sirvió para que Arturo Vidal marcara el gol de la victoria. Suma de esta forma veinte asistencias en esta Liga, igualando el récord de Xavi Hernández, que logró en la temporada 2008/09. Cara a puerta estuvo cerca de marcar en dos ocasiones: una en un lanzamiento de falta, que despejó in extremis Masip, y otro tras una jugada espectacular pero que finalmente su disparo se marchó fuera por unos centímetros. En los últimos minutos se le vio muy comprometido, presionando al rival para que el balón estuviera lo más lejos posible del área blaugrana.

Griezmann: Jugó solo los primeros 45 minutos. Estuvo especialmente torpe y fallón en ataque, disipando de un plumazo las buenas sensaciones que dio en los dos últimos partidos, sobre todo ante el Villarreal. Erró un gol cantado, de forma incomprensible, tras una gran asistencia de Semedo. No estuvo preciso en las combinaciones ni tampoco ayudó especialmente en defensa. Setién decidió que no saliera tras el descanso, siendo sustituido por Suárez.

CAMBIOS:

Luis Suárez: Pese a que ha marcado cuatro goles tras su regreso del confinamiento, el delantero uruguayo no está fresco. Se le nota espeso y lento en muchas de sus acciones, dejando claro que la rodilla derecha aún no está al cien por cien. Jugó toda la segunda parte, pero sin dar nunca la sensación de peligro y errando en la mayoría de ocasiones, incluso hasta tropezando con el balón.

Rakitic: El croata completó un partido correcto sin más. Intentó dar frescura y control en el mediocampo, pero apenas lo logró en alguna fase del partido.

Araujo: Salió para frenar las embestidas en el juego aéreo de los pucelanos, pero lo consiguió a medias.

Junior: Torpe y embarullado en la mayoría de sus acciones. La idea era apuntalar la banda izquierda, pero apenas lo logró.