REAL MADRID 1-GETAFE 0

Aprobados y suspensos del Real Madrid: Ramos paga el rescate

Otro gol del capitán, de penalti, salvó una noche gris. Courtois, nueva puerta a cero, sigue siendo un muro. Casemiro se enfrentó a todo el Getafe.

Courtois. Lo para todo, que es la mejor forma de seguir imparable hacia su tercer Zamora, el primero con el Madrid. En el 9’ le quitó el gol a Olivera con una mano dificilísima, en el 12’ Mata tampoco pudo con él… Erró en dos ocasiones con los pies. Suyo es el dato más espectacular: lleva 19 puertas a cero en 38 partidos esta temporada.

Carvajal. Le tocaba la pareja de baile más complicada, Cucurella, que no hay paso en el que no pise, y superó el trance. Vio una amarilla en una de esas embestidas de Cucu e hizo penalti a Olivera, pero el árbitro no lo consideró igual. Le dio la gasolina para incorporarse al ataque y, de hecho, provocó un penalti clave.

Varane (cambiado en el 32’). El mejor en defensa mientras aguantó en el campo: fuerte en el cuerpo a cuerpo, fiable con el balón… Un pelotazo le dejó aturdido y tuvo que pedir el cambio. Lo había jugado todo.

Ramos. Lideró en lo anímico, con mucha presencia con la que contrarrestar a un Getafe muy intenso física y verbalmente. Se descolgó cuando pudo, como en una contra que inició y finalizó con un pase al que Isco llegó forzado. Recibió amarilla en el 26', redujo providencialmente a Arambarri en el 48’ y la embocó en el 79’, cómo no, de penalti: ha marcado los últimos 21 que ha tirado, 7 en este curso. Don Infalible, 9 dianas en Liga, al rescate.

Mendy. En una gran internada sirvió el 1-0 a Vinicius, que se topó con Soria. Estuvo muy despistado, puntualmente incluso teniendo que corregirse a sí mismo.

Modric (cambiado en el 63’). Intentó infiltrarse entre líneas, pero en el rival apenas se detectaban grietas. Probó con un buen chut en el 58’.

Casemiro. Seguramente, el jugador del Madrid más del Getafe en cuanto a estilo. Elemental en los saltos y a ras de hierba en una noche de pierna larga.

Kroos. De menos a más pero aun así maniatado por el incansable Getafe.

Vinicius (cambiado en el 63’). Muy vigilado y desnutrido de balones. En el 23’, gracias a un gran desmarque en el área, rozó el gol, pero Soria contestó en plan salvador.

Benzema (cambiado en el 92’). Hizo de nómada, en búsqueda continua de dónde picar y dar de comer a sus compañeros, que siempre le requerían. En el 2’ se sacó un tiro a la remanguillé, habiéndola levantado primero, en una maniobra preciosa. En el 68’ lo intentó, mordido y estampó su toque en la jugada del penalti a Carvajal.

Isco (cambiado en el 63’). Incómodo por la presión asfixiante, no logró hacer valer su fútbol. Soria le ganó en el 35’, en un remate casi imposible que sin embargo dirigió muy bien. Después de la pausa de hidratación, Zidane le acompañó hasta casi el centro del campo, sabedor de que por él pasaba el estilo de los suyos, pero no funcionó…

También jugaron:

Militao (entró en el 32’). Se adaptó rápido al encuentro, luciendo corte y personalidad con el balón, pero en la segunda parte hizo aguas: amarilla por falta a Cucurella, pérdida que apagó Ramos en el área, sensación de inseguridad…

Fede Valverde (entró en el 63’). Impreciso y desubicado, sin rastro del jugadorazo de antes del parón. Zidane ha desdibujado a El Pajarito con su reducción de minutos y reubicación en la derecha, aunque esta vez actuó más centrado.

Asensio (entró en el 63’). Encaró y mejoró al equipo con esa verticalidad y su característica calidad.

Rodrygo (entró en el 63’). Apareció con una buena internada y continuó cruzando dos pelotas peligrosísimas pero sin rematador. Agitó como se necesitaba.

Mariano (entró en el 92’). Sin tiempo ni para sudar.