Mino Raiola, el Rey-Gnomo de los agentes
Mino Raiola, el Rey-Gnomo de los agentes

Serial representantes

Mino Raiola, el Rey-Gnomo de los agentes

AS saca un serial sobre seis de los mejores agentes del fútbol mundial. Mino Raiola protagoniza la primera entrega. Próximamente vendrán Jonathan Barnett, Jorge Mendes, Volker Struth, Federico Pastorello y José Antonio Martín 'Petón'.

Carmine Raiola (8 de noviembre 1967) aúna el oportunismo mediterráneo y la seriedad del norte de Europa. Es un napolitano-holandés, un tipo bullicioso, a jornada completa, y formal, a tiempo parcial. Sin pelos en la lengua y excéntrico, pero con la sensatez de hacer llegar a sus jugadores los mejores contratos. Un políglota que negocia en italiano, holandés, francés, inglés, alemán, español y portugués. Fue el primero en manejar con fluidez el mercadeo internacional de futbolistas justo en el momento de la aparición de la Ley Bosman en 1995. En definitiva, un pícaro de las negociaciones, que desespera a presidentes y entrenadores, y un experto del lucro, que alegra la vida a sus jugadores (“desde que mi padre vio cómo cerró mi pase a la Juve desde Holanda ya no sólo guarda mis recortes de prensa sino también los de Mino”, decía el padre de Ibrahimovic). “Descubrió la comercialización de los futbolistas como si se tratara de un mercado de piedras preciosas, no es la piedra más pura la que se vende sino la más particular. Todos sus jugadores tienen una historia curiosa que contar. Es el inventor del contrato virtual, un concepto que básicamente dice que cada jugador tiene la oportunidad de firmar contratos multianuales de nueve ceros aumentando su poder de decisión. Es el inventor del movimiento perpetuo de los jugadores, que solo están formalmente vinculados a un club con un contrato, pero libres de rescindir unilateralmente su relación laboral. Hace valer la famosa voluntad del jugador, una marca registrada en el mercado internacional desde el año 2000”, describen los periodistas Giovanni Chianelli y Angelo Pisani en el libro Raiola, per i nemici Mino’ (Editorial Log, 2018). Mino Raiola, el rey de las comisiones, como la histórica cifra que se llevó por el fichaje de Pogba, de la Juventus al United: 48 de los 105 millones del traspaso fueron para su bolsillo (45% del fichaje).

Cronología anual de los mejores traspasos de Raiola

Valor en millones de

75

21

84,7

105

42

20

20

21

24

20

69,5

13,5

24,8

16

41

4,65

18

1,5

2019

2004

2017

2016

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2006

2001

1996

1993

1992

De Ligt

Haaland

Lukaku

Pogba

Mkhitaryan

Balotelli

Balotelli

Ibrahimovic

Ibrahimovic

Balotelli

Ibrahimovc

Maxwell

Ibrahimovic

Ibrahimovic

Nedved

Nedved

Bergkamp

Bryan Roy

Cronología anual de los

mejores traspasos de Raiola

Por edad

Valor en millones de

De Ligt

Haaland

Lukaku

Pogba

Mkhitaryan

Balotelli

Balotelli

Ibrahimovic

Ibrahimovic

Balotelli

Ibrahimovc

Maxwell

Ibrahimovic

Ibrahimovic

Nedved

Nedved

Bergkamp

Bryan Roy

75

21

84,7

105

42

20

20

21

24

20

69,5

13,5

24,8

16

41

4,65

18

1,2

2019

 

2017

2016

 

2014

2013

2012

2011

2010

2009

 

2006

2004

2001

1996

1993

1992

Cronología anual

de los mejores

traspasos de Raiola

Por edad

Valor en millones de

2019

 

2017

2016

 

2014

2013

2012

2011

2010

2009

 

2006

2004

2001

1996

1993

1992

De Ligt

Haaland

Lukaku

Pogba

Mkhitaryan

Balotelli

Balotelli

Ibrahimovic

Ibrahimovic

Balotelli

Ibrahimovc

Maxwell

Ibrahimovic

Ibrahimovic

Nedved

Nedved

Bergkamp

Bryan Roy

75

21

84,7

105

42

20

20

21

24

20

69,5

13,5

24,8

16

41

4,65

18

1,2

Con 19 años ya era millonario gracias a la venta de un local de McDonald’s a un promotor inmobiliario. "Mi padre trabajaba 18 ó 20 horas al día. Con 11 ó 12 años me fui a trabajar con él para llegar a conocerlo. Él estaba en la cocina, así que… ¿qué podía hacer? Podía lavar los platos. Todavía me gusta lavar los platos. Me da una especie de paz limpiar cosas, ves el resultado inmediato de tu trabajo", confesó hace poco en The Times. Nació en Angri, la misma localidad salernitana de su familia, pero se crió en Haarlem (Holanda) bajo el negocio de una pizzeria familiar, la Napoli, en la Grote Markt. Fue nombrado director deportivo de Haarlem con 22 años por sus habilidades empresariales y don de gentes. Con apenas 25 dio volvió a tender puentes con Italia: se convirtió en el hombre fuerte de la agencia Sports Promotions, de Rob Jansen (el intermediario holandés más prestigioso y el primer agente FIFA en Holanda desde 1978). Participó activamente en el trasvase de grandes jugadores holandeses a Italia: Bryan Roy (al Foggia en 1992), Marciano Vink (al Genoa en 1993), Wim Jonk y Dennis Bergkamp (al Inter en 1993) y Michel Kreek (al Padua en 1994).

Su primer pelotazo

“Compramos a Bryan Roy gracias a un joven de 18 años de Nocera Inferiore. Fue camarero en Haarlem (Holanda). Me llamó desde el restaurante diciéndome que habíamos pagado a cuatro millones de jugadores y que él lo podía haber hecho por la mitad. Me puso en contacto directamente con la Federación Holandesa de fútbol. Llegó a Foggia con Roy y dijo que era su traductor. En la conferencia de prensa de presentación escupió veneno contra los agentes del mundo del fútbol y los clubes. Hoy es el rey de los agentes, pero hace 20 años era sólo un niño obeso que me pedía subirse a mi Ferrari y yo dudaba porque con lo gordo que estaba no pensaba que fuera a entrar”, explica Pasqualle Casillo, el que fuera presidente del Foggia, aquel mítico equipo de los 90 del Calcio dirigido por el hedonista Zeman (“es mejor perder 5-4, al menos te da un poco de emoción", era la carta de presentación del checo en pleno apogeo del Catenaccio). Era el año 1992, momento en el que hizo su aparición como agente Raiola. Trajo al prometedor holandés Bryan Roy, que venía de ganar la UEFA con el Ajax ante dos equipos italianos (Torino en la final y Genoa en las semifinales) y ser uno de los mejores jugadores de la Eurocopa de 1992, donde cayó en semifinales ante la campeona, Dinamarca, en la tanda de penaltis. Fue el primer gran movimiento del hoy archiconocido Mino Raiola. La primera pieza del dominó cayó desde Holanda a Italia. El inicio de su historia se remonta a Foggia, una pequeña ciudad italiana al sur de Italia, donde se trasladó a vivir después de cerrar su primer gran traspaso y en donde conoció a su mujer.

En realidad, su primer gran representado fue Nedved, también checo como Zeman. Su traspaso se produjo en 1996 por 4,5 millones de euros del Sparta de Praga al Lazio después de su gran Eurocopa. La relación de Mino Raiola con Zeman fue siempre especial desde que coincidieron en Foggia. “Un día te traeré tu tipo de jugador: uno que corre mucho, tiene una gran técnica, está ansioso por aprender e incluso no podrás cansarlo’. Cuando vi a Nedved pensé para mí mismo. ¡Ese es él! ¡Y él es checo! Otros clubes le ofrecieron mucho más dinero y quería que tuviera un gran contrato, pero el entrenador Zeman estaba en contra de que él tuviera un gran contrato al principio. Finalmente tuve una pelea con Zeman y pasamos casi seis meses sin hablarnos. Nedvěd siempre me decía con calma: ‘Mino, déjalo ir, no te enojes”, rememora Raiola. El técnico Zeman le pidió que no se lo llevara al Lazio porque si no la gente iba a pensar que él tenía algo que ver con el fichaje o que se podía llevar alguna comisión. “Un día Zdenok (Zeman) me llamó en plena negociación para decirme: ‘Eres un pedazo de mierda, no respetas una palabra”, recuerda. Nedved fue el punto de inflexión en su carrera. “Tú puedes ser bueno, pero sin un buen jugador no llegas muy lejos”, repite. Hace un años antes, cuando estaba bajo la tutela Jansen, cerró el traspaso de Marciano Vink al Genoa en 1993 con una fórmula que ha ido aplicando a lo largo de estos años. “El Ajax tenía una oferta sobre la mesa de 5 millones de liras, pero yo se lo llevé al Genoa por 2 a cambio de que mi cliente tuviera el contrato más alto de todos sus compañeros”.

Ampliar

Nedved, en su época en el Lazio.

"Puede parecer arrogante, pero creo que yo fundé este mercado. El fútbol ahora se ha convertido en espectáculo y entretenimiento. Si fuera por mí, terminaríamos inmediatamente con el sistema de transferencia actual. La FIFA se queda con una parte de los ingresos de los jugadores. Este sistema de mercado de transferencias es una forma de trata de personas", declaró Raiola en febrero de 2020 a la revista holandesa Voetbalmagazine. Para cerrar su primer gran traspaso tuvo que lidiar con Luciano Moggi. La primera vez que le conoció fue a principio de la década de 1990, cuando Moggi era director técnico del Torino. Según cuenta el propio Raiola, consiguió una cita con él a las 11 de la mañana. Se presentó a las 10.45 de la mañana. “Me llevaron a una habitación y fue como ir al dentista: había unas 25 personas, todas fumando, mirando cosas y hablando. A las once y cuarto de la mañana nadie se había acercado a mí, así que voy al secretario y le digo: "¿Puede decirle al señor Moggi que estoy esperando y me puede decir cuánto tiempo tardará?" Me miró y dijo: 'Todas esas personas están esperando al señor Moggi”. Raiola decidió no esperarle y se marchó. “Dos horas después me encontré con Moggi en un restaurante y le dije que parecía muy grosero que me hiciera esperar”. Pero tú quién eres le soltó Moggi: “Si eres tan desagradable conmigo, nunca venderás un jugador en Italia”. Fue una de las frases que se quedó grabadas a fuego en la memoria de Raiola, un tipo al que no le gusta el traje y no es raro verle en bermudas o chándal (“las corbatas son para gente que quieren demostrar más con su apariencia que con sus palabras”, comenta). Una estética contracorriente con el fin de que los dirigentes le menosprecien por su físico para pegar su particular estacada en las distancias cortas. Con Moggi, en 2001 cuando fue el traspaso de Nedved de la Lazio a la Juventus (estuvo a punto de recalar en el Atlético dos años antes con Arrigo Sacchi), le llegó a decir: "Voy a ir a Florencia a las 11.50 pero me voy a las 12:10. Después de esa hora doblo el precio de Pavel Nedved".

“¿"Este gnomo en bermudas con pinta de Los Soprano se supone va a ser mi agente?”

Ibrahimovic, el día que conoció a Raiola

El futbolista checo se convirtió en Balón de Oro en 2002 y consiguió que llegara a la Juventus con un salario mejor que el de Zidane en el Real Madrid. Fue el primero de la gran factoría de este ‘Jerry Maguire versión holandesa-napolitana’. Fundó hace años junto a su amigo Patrice van Oostaijen la agencia Maguire tax and legal, en honor a la película Jerry Maguire, escrita y dirigida por Cameron Crow y protagonizada por Tom Cruise, un exitoso agente deportivo de fútbol americano que se da cuenta de que en su negocio las personas son lo más importante y resulta despedido al expresarlo públicamente. El histriónico Rod Tidwell (Cuba Gooding Jr.) pasa a ser su único cliente y una de las escenas míticas de esa película es cuando dice lo de “Show me the money”.

Ibrahimovic

Su vida es un poco de película, como la forma en la que llegó a Zlatan Ibrahimovic. Era verano de 2002 y la carrera del sueco no evolucionaba como se esperaba tras su primera temporada en el Ajax. Zlatan se apoyó en el periodista holandés Thijs Slegers para retomar su prometedora carrera. Quería comerse el mundo, pero se hablaba más de sus patadas de karateca que de sus goles. La aparición de Mino Raiola surgió de este modo, tal y como describe la autobiografía del jugador Io Ibrahimovic, de David Lagercrantz (Editorial Rizzoli, 2011).

—Necesito encontrar un nuevo agente
—Escucha. He pensado en dos posibilidades. La primera, la empresa que representa a Beckham, que se supone que es fantástica. Luego hay otro. Pero...
—Pero, ¿qué?
—Es un mafioso.
—Mafioso, suena bien.
—Sabía que dirías eso.
—Fantástico, prepara un encuentro.

Mino Raiola, encima de Ibrahimovic en su etapa en Los Ángeles.

El primer encuentro fue en el hotel Okura, a las fueras de Ámsterdam, y resultó memorable por lo que se cuenta en la autobiografía de Ibrahimovic. “¿Este gnomo en bermudas con pinta de Los Soprano se supone va a ser mi agente?”, le preguntaba Ibrahimovic a Thijs. El gnomo empezó a pedir de todo al camarero: sushi, aguacate, tortitas, magdalenas, tres tostadas, patatas fritas, queso y algo de postre. “Pero ha venido a comer o a hablar de fútbol?”, decía inquietado Ibrahimovic. De repente, Mino Raiola se puso como un loco a sacar papeles: “Sheva, 22 goles en 27 partidos, Christian Vieri 24 en 27, Filippo Inzaghi 20 en 25, David Trezeguet 20 en 24. Y mira tú, cinco en 25. ¿Sabes lo que significa? Que con estas estadísticas no te puedo vender”. Le miró y dijo: “Si estuviera marcando muchos goles, mi madre podría ser mi agente, no necesitaría a nadie”. Se rieron los dos y parece que conectaron. Raiola le dijo que sería su agente si vendía su Porsche y comenzaba a conducir Fiat, ponía su Rolex en una caja fuerte, se comprara un reloj normal y sobre todo: “Que se pusiera a entrenar en serio, como Nedved, si de verdad quería ser el número uno porque sus números eran una basura”. Desde entonces son inseparables y, hasta que el PSG rompió la banca con Neymar y la sucesiva inflación de precios en el mercado de traspasos, fue el futbolista que más dinero movió en traspasos (169 millones de euros). Le llevó a la Juventus de Capello pese a que había ya tensado mucho la cuerda con Moggi en el pase de Nedved. “Míster, ¿es cierto que Trezeguet y Zlatan no pueden jugar juntos?”, le preguntó en una cena junto a Moggi meses antes de que empezara la temporada. El extécnico del Real Madrid alucinó: “¿Qué clase de preguntas son estas y qué tiene que ver con nuestra cena?”. Raiola fingió timidez y se disculpó como un niño bueno: “No es que Moggi dice que sus estilos de juego no son compatibles”. En su dominio del arte de la negociación y la psicología de dirigentes y entrenadores, dejó la pelota en el tejado de Moggi. “Lo que sucede en el campo es mi problema. Tú asegúrate de que Zlatan venga aquí y yo me encargaré del resto”, le espetó Capello. Pasó por la Juventus, el Inter y Barcelona, que pagó 69,5 millones de euros, en el que el futbolista chocó con Guardiola (la famosa frase del filósofo) y el club azulgrana suspendió incluso los pagos pendientes al agente por los ataques constantes al que fuera técnico culé y Johan Cruyff. Le trajo Laporta y Rosell cerró su peor acuerdo como presidente cuando Ibrahimovic salió al Milán por tan sólo 24 millones de euros en 2011. La táctica, cómo no, la diseñó Raiola: “Tú dile que sólo quieres ir al Madrid, que además ya ha preguntado por ti. Que te da igual estar en el banquillo, cosa que no se puede permitir el Barça por tu salario. Entonces, sólo la posibilidad de imaginarte de blanco, aceptará cualquier oferta. Ahí aparecerá Galliani. Que no pondrá ni 50, ni 40, ni 30…”. Dicho y hecho. Fue una jugada redonda en la que la banca (Raiola) siempre iba a salir ganando…

Pogba

Pogba es el tercer futbolista del triunvirato de Mino Raiola. “El 99% de mis representados son amigos míos”, dice el agente. Algo tiene para que acaben bajo sus tentáculos grandes jóvenes futbolistas. El idioma universal, don dinero, hace milagros. Como lo que vimos en el verano de 2016, cuando Raiola narró durante todo el verano la negociación del futbolista para sacarlo de la Juventus como si se tratara de un auténtico mercado persa. Exigía una comisión del 25% para llevarse al francés a cualquier club, cuando lo habitual es que sea del 10%. Con una foto en una piscina donde ambos se pegaban un baño, muertos de risa a juzgar por el filtro de Instagram, como si fuera lo más normal del mundo que un chaval, por aquel entonces de 23 años, compartiera inquietudes de ocio y vida en Miami con un señor que le saca 27 años. “Nos decimos todo sin decirnos nada. Vacaciones”, expresaba en su Instagram el futbolista. Este es uno de los motivos por los que Raiola no tiene feeling con Florentino, que siempre ha rechazado tener trato alguno con él. Es Raiola quien pone las reglas, algo a lo que no está acostumbrado el presidente del Real Madrid, y menos en un mundo de jóvenes multimillonarios futbolistas. Al portero Areola, suplente de Courtois en el Madrid, le lleva Mino, pero con quien trata es con José Ángel Sánchez.

Esas reticencias son el pan nuestro de cada día para el agente holandés. “Es un saco de mierda”, dijo una vez Alex Ferguson sobre él. Su mala relación nace de cuando coincidieron en Manchester. "Hay un par de agentes que no me gusta, y Mino Raiola es uno de ellos. Nosotros queríamos renovar a Paul, pero Raiola apareció y todo fue mal desde la primera reunión. Éramos como agua y aceite. Desde ese momento estuvo todo dicho: él había logrado congraciarse con la familia de Pogba y el jugador firmó por la Juventus" escribió el técnico en su libro 'Leading' (Editorial Hachette, 2016 de Michael Moritz). “Desconfié de él desde el momento en que lo conocí. Teníamos a Paul bajo un contrato de tres años, y tenía una opción de renovación de un año que estábamos ansiosos por firmar. Pero Raiola apareció de repente en escena y nuestra primera reunión fue un fiasco”, relata sir Ferguson. En el fondo la guerra no estaba librada entre el Manchester y la Juve sino entre agentes. Oualid Tanazefeti, anterior representante de Pogba, adquirió el control absoluto de sus derechos de imagen por dos millones de dólares en 2014 durante los siguientes 15 años. Eso provocó que Raiola no pudiera negociar realmente su traspaso a un gran club porque ni Madrid ni Barça iban a comprar a un futbolista sin sus derechos de imagen por allá de 2015. Este agente marroquí, que conoció a Paul Pogba en 2006 cuando el francés jugaba en la academia de Le Havre. Una vez llegó al Manchester, Tanazefeti pidió ayuda a Raiola. Según desgrana el libro ‘Pogba’, de Luca Caioli y Cyril Collot (Editorial Marabout, 2017), el jugador pagó 10 millones de euros para recuperar esos derechos de imagen y romper así definitivamente con Tanazefeti y quedarse con Raiola. Según L’Equipe, Mino consultó a los mejores abogados especializados, los cuales le anunciaron que el contrato de venta de los derechos de imagen era una pieza clave para el futuro de Paul Pogba. Tanazefeti intentó revendérselos a Jorge Mendes y a Doyen Group, pero ambos rechazaron el ofrecimiento. Ahora ya con sus derechos de imagen, Raiola aspira de nuevo a repetir la fórmula de Ibrahimovic y romper la banca, en el mercado más difícil de la historia por la pandemia del COVID-19. "Este United arruinaría a Pelé, Pogba necesita un equipo", dijo en la ‘Reppublica’ en febrero. 

Desencuentros

“Es incómodo como un grano en el culo”, destacó en una ocasión De Laurentiis, presidente del Nápoles. Y Guardiola le acabó contestando en abril de 2018 después de muchos años con incesantes ataques: “Hace dos meses me ofreció a Pogba y Mkhitaryan. ¿Por qué me los ofreció? Si soy un hombre malo, debe proteger a sus jugadores y no llevarles con una persona como yo, con un perro. Compararme con un perro está mal. Hay que respetar más a los perros”. No todo es oro lo que reluce en su carrera de representación. "Si Mario Balotelli tuviera la cabeza de Zlatan Ibrahimovic, Lionel Messi tendría menos Balones de Oro", explicó una vez sobre el futbolista ahora en el Brescia y que pasó sin éxito por Marsella, Niza, Liverpool, Milan, City e Inter. Nacido en Palermo, de padres africanos, criado en Brescia por unos padres adoptivos, Raiola no pudo romper la banca con este futbolista. E, incluso, hay futbolistas con los que ha roto como el caso de Insigne (2020), Lukaku (2018) o Hamsik (2011), al que no pudo sacar del Nápoles. “No seguí trabajando con él porque nuestras filosofías eran diferentes. Yo era católico, él era protestante, no podíamos quedarnos en la misma iglesia”, afirmó un día en La Gazzetta.

Haaland

Haaland, que cumplirá 20 años el próximo 21 de julio, protagonizó el primer gran movimiento de su carrera con la ayuda de Mino Raiola, que pronto convenció a su padre para impulsar su carrera. El crack fichó por el Borussia Dortmund, procedente del Red Bull Salzburg, por 22 millones de euros en el pasado mes de diciembre. El delantero marcó 41 goles en 36 partidos entre el Red Bull Salzburg y el Borussia. Es el segundo máximo anotador en la Liga de Campeones esta temporada, solo por detrás de Robert Lewandowski, con 10 goles y ya tiene 13 en sus primeros 14 partidos como ‘borusser’. El Madrid ya está llamando a su puerta…

Ampliar

El Dortmund sólo pagó por él 20 millones de euros, más 23 en comisiones (8 para el padre y 15 para Mino). Muy poco tiempo después, y aún con coronavirus de por medio, Haaland vale más de 72 millones. Su padre, Alf-Inge Haaland, sabe muy bien qué decir para su hijo cotice al alza, como otros muchos jugadores representados por Raiola: "Estamos centrados en Borussia. Se nos vinculó a más de 100 equipos, pero es cierto que LaLiga es una muy buena competición para mi hijo, con grandes equipos. Nunca se sabe si llegará a jugar en España. Lo que tenga que pasar, pasará".

Futuros cracks

Su agencia ahora está asociada a la firma Uuniqq Sarl, ubicada en Mónaco, pero en marzo de 2018, las autoridades fiscales holandesas le investigaron por las operaciones entre 2017 y 2014 con la mencionada Maguire Tax & Legal. “No tengo ninguna conexión con esta compañía. Solo soy un viejo amigo de su dueño. Es un estudio tributario con caché. Eso es todo”, afirma. Por otra parte, fue inhabilitado el año pasado por la Federación Italiana por el 'caso Scamacca', por el traspaso de Gianluca Scamacca, con 16 años, de la Roma al PSV Eindhoven en 2015, aunque al día siguiente fue suspendida cautelarmente esa sanción, revocada definitivamente un mes después. Ahora la moda es reclutarlos cada vez más jóvenes. Sin ir más lejos, el caso de Xavi Simons, de 16 años, con 2,4 millones de seguidores en Instagram e hijo del exfutbolista profesional Regillio Simons, que se lo sacó de La Masia al PSG. Un pocos más mayores son los hijos de Kluivert (Roma) y Thuram (Monchengladbach), que forman parte de una decena de futuras perlas con las que está decorando su futuro ‘jardín’ millonario. Promesas como Moises Kean, Donnarumma o Haaland tienen muchas papeletas de romper el mercado, gracias a la particular habilidad de este rey-gnomo, parafraseando a Ibrahimovic, de los agentes. Los gnomos fueron personajes considerados con los años símbolos de ingenio, sabiduría, fuerzas mágicas y fueron considerados como conocedores y protectores de tesoros ocultos. Mino Raiola empezó hace casi 30 años y sigue manteniendo todas esas dotes, y particular estilo, que le permiten seguir en la cima de las agencias de representación mundial.

Diez pelotazos potenciales

Valor en millones de

25

50

25

22

18

22

28

72

18

67

Haaland

Delantero (19 años)

Boadu

Delantero (19 años)

De Ligt

Central (20 años)

Moise Kean

Delantero (20 años)

Donnarumma

Portero (21 años)

Donyell Malen

Delantero (21 años)

Kluivert

Extremo (21 años)

Calvin Stengs

Extremo (21 años)

Thuram

Delantero (22 años)

Hirving Lozano

Extremo (24 años)

Diez pelotazos potenciales

Valor en millones de

Orden por edad

72

Haaland

Delantero (19 años)

18

Boadu

Delantero (19 años)

67

De Ligt

Central (20 años)

25

Moise Kean

Delantero (20 años)

50

Donnarumma

Portero (21 años)

25

Donyell Malen

Delantero (21 años)

22

Kluivert

Extremo (21 años)

18

Calvin Stengs

Extremo (21 años)

22

Thuram

Delantero (22 años)

28

Hirving Lozano

Extremo (24 años)

Diez pelotazos

potenciales

Orden por edad

Valor en millones de

72

Haaland

Delantero (19 años)

18

Boadu

Delantero (19 años)

67

De Ligt

Central (20 años)

25

Moise Kean

Delantero (20 años)

50

Donnarumma

Portero (21 años)

25

Donyell Malen

Delantero (21 años)

22

Kluivert

Extremo (21 años)

18

Calvin Stengs

Extremo (21 años)

22

Thuram

Delantero (22 años)

28

Hirving Lozano

Extremo (24 años)

Back to top