BARCELONA

El Barça de Setién aún no ha ganado en ningún gran estadio

Desde su llegada, el Barça ha perdido en Mestalla, San Mamés y el Bernabéu y no ha pasado del empate en el Sánchez Pizjuán y San Paolo. Valverde ganó fuera a Real Madrid, Atlético, Sevilla, Athletic...

Setién tampoco pudo conseguir su primer gran triunfo como entrenador del Barça en Sevilla. Desde que llegó en enero al banquillo azulgrana, no ha podido con los grandes partidos y, pese a que en el Sánchez Pizjuán lo gestionó mejor que otros días, no pudo volar de vuelta a Barcelona con los tres puntos. Con Setién, el Barça no ha ganado en ningún gran campo. Perdió 2-0 en Mestalla con un sistema de juego diabólico que un equipo como el Valencia, frágil esta temporada, supo penalizar; se estrelló en la Copa en San Mamés (1-0); se diluyó como un azucarillo en la segunda parte del Clásico (2-0) y no pasó de un empate con un juego decepcionante en Nápoles (1-1) y el de anoche en Nervión.

Los resultados de Setién contrastan con los de su predecesor, Ernesto Valverde, que consiguió algo dificilísimo. El Txingurri ganó hasta tres veces en el Bernabéu: 0-3 el primer año y 0-1 (Liga) y 0-3 en la Copa. Pero además, el Barça de Valverde ganó en el Sánchez Pizjuán, San Mamés o el Wanda esta misma temporada (0-1). En Europa, Valverde sufrió dos grandes derrotas que marcaron su trayectoria (Roma y Liverpool), pero también ganó Old Trafford, Wembley (al Tottenham) o el Giusseppe Meazza. Resultados que contrastan con los del entrenador cántabro, a quien se le resisten los grandes escenarios.

Tácticamente, no obstante, Setién planteó un buen partido. Seguramente, el mejor que ha dibujado fuera de casa. Fue profundo en los laterales con Semedo y Sergi Roberto; y encontró en Rakitic una buena solución a la baja de De Jong y en Suárez la pimienta que le hacía falta al ataque azulgrana. Maniató bien durante muchos minutos las transiciones del Sevilla y, como explicó al final del partido, manejó los cambios con intención de no desvertebrar al equipo. Quitando las ocasiones de Ocampos y Reguilón, lo consiguió y murió en el área rival, sin éxito.

A Setién se le complica LaLiga y, con ello, su continuidad. El cántabro sabe mejor que nadie que de no ganar ningún título, Bartomeu se plantearía un cambio por más que termine contrato en 2021 (con opción a 2022) y que el mercado no le ofrezca muchas posibilidades.