BARCELONA

"Os vamos a meter siete"

Messi protagonizó un pique con Vicente Moreno en el Barça-Mallorca de la primera vuelta que admitió el técnico y que demostró que no es buena idea encender al argentino.

Aparte de otro de sus múltiples y espectaculares hat-tricks que casi convierte en rutina, del Barça-Mallorca de la primera vuelta (7 de diciembre de 2019) quedó la imagen de Messi señalando con su dedo índice derecho a Vicente Moreno. Al paso por el minuto 36 de partido, y con 2-1 favorable al Barça, Sastre entró con fuerza sobre el argentino a la altura del banquillo del Mallorca. La falta, fuerte y clara, fue protestada por Vicente Moreno. Messi, molesto, reprochó las protestas a Enrique Moreno y le señaló. Cinco minutos después le demostró a Moreno que no es una buena idea encenderlo. El argentino se sacó de la chistera un golazo fantástico.

Como era lógico, a Moreno le preguntaron en la rueda de prensa post-partido por el incidente con Messi. Entonces no se arrugó y dijo: "¿Y por qué no enfadarle? Es un jugador como cualquier otro. Hay determinados jugadores que parece que estén en una burbuja y parece que no puedes hablar con ellos, pero no tiene mayor importancia. El creyó que le hicieron una falta delante del banquillo y yo pensé que no fue así. Y parece que se molestó, pero no hay que darle más importancia". Algunos recordaron ese día que Moreno y Messi se habían enfrentado en un Barça-Xerez y que había todavía algún asunto pendiente...

El paso del tiempo ha añadido un capítulo a aquel episodio. En una entrevista en el canal de Youtube del periodista Edu Pino, Moreno desveló ciertas interioridades de aquel partido, que terminó 5-2: "Mis jugadores me dijeron tras el partido que el culpable de la derrota había sido yo porque había enfadado a Messi. Sí estaba enfadado y, en el túnel de vestuarios, entrando tras el descanso, me dijo que nos iban a meter siete y se lo decía a Luis Suárez, que había que meter siete. No llegó, pero marcó tres. Está bien, es el mejor jugador del mundo. Fíjate el genio que tiene, el carácter que tiene, la rabia que coge, el querer ganar y lo que pasó lo pone más en valor".

Siete meses después de aquel episodio, Moreno ha llegado a esta conclusión: "Messi es el mejor del mundo de lejos, y al que vamos a disfrutar, pero también a sufrir. Cuando quiere, marca la diferencia".