INGLATERRA

El tedio de Hazard con Sarri

Gianfranco Zola, segundo de Sarri, explica que los métodos del italiano hacían "sufrir a los jugadores con talento" como el belga o Willian.

El tedio de Hazard con Sarri
Darren Walsh Chelsea FC via Getty Images

"Es un placer tener a Hazard durante los partidos. Quizá, durante la semana, es un problema pero durante los encuentros es un placer". Maurizio Sarri no fue del todo claro aquel 28 de mayo en una previa de Europa League pero el mensaje se entendió: con sus entrenos, Eden Hazard no era de los que más disfrutaba.

El 'Sarriball', el modelo de juego del italiano, requiere de varios ejercicios bastante repetitivos y en una entrevista con Bein Sports, Gianfranco Zola, que fue ayudante de Sarri en el Chelsea, reconoce abiertamente que Hazard se aburría en los entrenamientos en Bein Sports.

"Había jugadores con talento, como Hazard, jugadores que saben como ganar partidos por su cuenta, que sufrían ese tipo de ejercicios pero el resto lo necesitaban", asegura el italiano. Un sufrimiento que no era otra cosa que hartura.

Aún así, el belga, al igual que Willian al que también incluyen en este grupo, hacían los ejercicios una y otra vez de la mejor manera que podían. "Para ser sincero, eran brillantes porque se aburrían pero seguían haciéndolo todo el rato. Al principio, los jugadores estaban muy atentos a todo pero cuando las semanas pasaron entre las repeticiones y los partidos que jugaban estaban cansados y se aburrían. Pero aburrirse es parte de nuestro trabajo. A veces necesitas aburrirte para insistir en algo que estás haciendo y que salga mejor que antes", añade Zola.

A las órdenes del italiano, a pesar del aburrimiento en los entrenos, Eden Hazard completó una buena campaña 18/19. El belga jugó 52 partidos (toda la Premier salvo una jornada), marcó 21 goles y dio 17 asistencias. Además, conquistó su segunda Europa League, torneo en el que tuvo menos incidencia y que Sarri usaba para que rotara pero en el que fue clave con dos goles y una asistencia en la final. Su último partido antes de llegar al Real Madrid.