INTERNACIONAL | KIEDRZYNEK

"¿El Real Madrid? No me interesa el nombre del club o el marketing"

La portera polaca dejó el PSG para fichar por el Wolfsburgo porque tiene "hambre de títulos". En una entrevista a un medio local, Katarzyna Kiedrzynek afirmó que no mira el nombre del club

Katarzyna Kiedrzynek con la selección polaca.

La portera polaca Katarzyna Kiedrzynek concedió una amplia entrevista a Hanna Urbaniak en un medio de su país. La guardameta, tras siete años en París, dejó el PSG para fichar por el Wolfsburgo porque tiene "hambre de títulos", que no ha podido ganar en Francia, donde el Olympique de Lyon sigue siendo el gran dominador. Kiedrzynek se mostró muy sincera y no dudó en afirmar que a día de hoy no iría al Real Madrid aunque tuviese una oferta: "Cuando llegué a PSG, ni siquiera me di cuenta de que este es un gran club. Me tomó un tiempo ver dónde estaba. No me interesa el nombre del club o el marketing, sino ganar. ¿Iría a Real porque todos los medios en Polonia escribirían sobre mí? Oh no". La polaca, además, añadió: "Cada vez hay más secciones femeninas están siendo creadas por grandes clubes masculinos, pero con pocas excepciones como el Barcelona, no son equipos que igualan el nivel de Wolfsburg y que garantizan luchar por la Liga de Campeones".

"Tengo 29 años y tengo una amplia experiencia, pero todavía tengo hambre de éxito y quiero ser aún mejor. Nunca me he sentido tan bien en mi carrera como ahora. Creo que es el momento perfecto para el cambio", explicó sobre su decisión de cambiar de aires y de país para jugarse en el Wolfsburgo con otra jugadora polaca, Ewa Pajor. "Dejar PSG no es fácil porque me siento parte de este equipo que se ha construido durante muchos años. Vine a París básicamente como nadie, las chicas ni siquiera sabían en qué posición estaba jugando". Y sólo lamentó no poder despedirse sobre el césped: "Por coronavirus no puedo despedirme de los aficionados en el estadio. Toda esta gente quien vino a cada partido y nos apoyó. Siento que me quitaron algo muy hermoso porque no puedo despedirme de ellos. Y debo admitir que durante estos siete años me involucré con el club, así como con Francia y los franceses".

Ofertas no le han faltado a la guardamenta. Incluso podría haber seguido en Francia, en el todopoderoso Olympique de Lyon que puso todo para fichar a la polaca: "Puedo decir que es verdad. Recibí una oferta de Lyon, un entrenador me llamó y me instó a transferir. Hablamos durante bastante tiempo, dijo que yo fui el primer portero que llamó y que le gustaría que viniera a jugar allí. Por supuesto, es muy agradable y alentador para mí, pero no pudo convencerme porque no consideré esa solución". Rechazó la Lyon, algo muy poco habitual: "De hecho, estaban sorprendidos. No podían entender que este es el mejor club del mundo y todos quieren jugar aquí. Tengo un enfoque ligeramente diferente a esto. No se trata solo de respeto por el PSG y los seguidores, sino después de todos los años en los que competimos ferozmente entre nosotros. Se dice que un futbolista debe pensar en su carrera, pero este no es mi estilo. Olympique Lyon es el mayor rival del PSG y yo no hago esas cosas".

Ganar títulos, su gran ambición

El Wolfsburgo es uno de los grandes del fútbol femenino y, con la maternidad de Schult, la portería se ha quedado huérfana: "Esa fue mi principal motivación. Puede sonar extraño, pero sueño con celebrar el éxito con el equipo. Muchas veces he visto a otros clubes disfrutar de los campeonatos, levantar copas, y nunca he experimentado eso realmente. Me encantaría experimentarlo, porque por ahora es toda mi vida. Los trofeos individuales no pueden endulzar esto. El Wolfsburg es un club cuya ambición principal es ganar. Y en París, si no cambian de actitud, es posible que no puedan hacerlo durante muchos años, a menos que ya nadie quiera venir a Lyon".

Kiedrzynek también habló de su competitividad con Enlder. La chilena se ha convertido en la meta titular, algo que la polaca entiende que no ha sido por méritos deportivos: "Al PSG le gustan los jugadores de fútbol populares que tienen muchos fanáticos y patrocinadores. En las últimas temporadas, a veces incluso tuve la impresión de que son más adecuados en términos de cómo se verán en la sesión para Hugo Boss que en términos de deportes. Por eso se han ido muchos buenos futbolistas. Recuerdo persuadirlos para que transfirieran a Paulina Dudek. Le dije: Sé que no la conoces, pero no solo mires su nombre o nacionalidad. Cuando vine aquí no era nada. Créeme. Y resultó ser la mejor transferencia de PSG en los últimos años".