BARCELONA

El Barça empieza a trabajar con dudas este viernes

Los jugadores trabajarán a partir de las 9,30 del viernes de manera individual, con guantes, no podrán ir al vestuario, sólo seis coincidirán en el campo y tienen incertidumbres que transmitieron a Carles Naval.

Los jugadores del FC Barcelona recibieron, antes de abandonar el miércoles las instalaciones del club y tras someterse al test del coronavirus, un dossier en el que se les informaba del protocolo que tendrán que seguir a partir de que se inicie la fase1 del protocolo de LaLiga para la vuelta a la competición que empezará a partir de las 9,30 del viernes.

As ha tenido acceso al documento donde se detalla todos los pasos que tendrá que seguir el jugador de cara al inicio de su actividad en los entrenamientos. Lo cierto es que a más de uno le sorprendió algunas de las normas que señala el protocolo, generando bastante revuelo en la plantilla, hasta el punto que el delegado Carles Naval tuvo que aclarar algunas dudas.

Para empezar los jugadores tendrán que acudir a las instalaciones del club de forma escalonada, cada 15 minutos, yendo directamente al campo asignado, sin pasar por el vestuario y equipado con la ropa de entrenamiento que se le entregó el miércoles en una bolsa y con las botas aparte. No podrá haber en ningún momento más de doce jugadores en la Ciutat Esportiva y como máximo podrán coincidir seis jugadores en el campo, guardando un mínimo del doble de distancia social de lo permitido, es decir, cuatro metros. Sólo dos futbolistas podrán estar en el gimnasio a la vez. Se restringen las visitas a los fisioterapeutas para recibir masajes a los estrictamente necesarios. Los jugadores además tendrán que ejercitarse con guantes y cuando acaben la sesión se dirigirán a su vehículo para volver directamente a sus domicilios.

Sin embargo, lo que ha generado más polémica son algunas de las normas que prescribe que tendrán que seguir fuera de las instalaciones deportivas. Se les prohíbe expresamente la visita de cualquier persona a sus casas, aunque la región en concreto haya pasado a fase 1 por parte del Gobierno. También se les desaconseja salir de su domicilio, tanto al jugador como a su familia, y para colmo se les recomienda que sea el club el que les entregue la comida en sus domicilios. Pero si todas estas normas les genera confusión y muchas dudas, cuando entren en la fase de entrenamientos en grupo, se abrirá directamente la caja de los truenos porque el protocolo de LaLiga exige el confinamiento de los jugadores en un hotel de concentración hasta que empiece la competición, algo que la mayoría de jugadores se niegan en seco, tal como adelantó ya la AFE, considerando esta norma como abiertamente “inconstitucional”.