BARCELONA

Todos los adeptos de Neymar

Xavi aprobó su regreso ("sería una bomba"); Iniesta habló de "grandísimo fichaje". Y Messi le espera con los brazos abiertos. "Me encantaría que volviese".

A Neymar todavía le salen amigos por todas partes. Pese a su abrupta huida a París sin dar explicaciones en 2017, pese a sus demandas cruzadas con el Barça por el bonus de renovación; y pese al rastro de escándalo que sus años de azulgrana dejaron por los casos Neymar 1 (primero en el que el club fue condenado por la Justicia por dos delitos fiscales) y el Neymar 2 (este todavía colea), el brasileño todavía tiene adeptos que abarcan casi todos los espectros del barcelonismo y que permiten que su regreso sea factible a nivel social. Jordi Cruyff, Puyol, Xavi, Iniesta y Messi han expresado la idoneidad del regreso. Otro asunto es la viabilidad económica de la vuelta.

Pese a titubear la temporada pasada, en la que no pisó el acelerador para traerlo de vuelta pese a la escenificación de los viajes a París, Josep Marisa Bartomeu, presidente y vicepresidente deportivo, parece dispuesto a intentar su regreso este curso siempre que no derribe el listón económico que este año bajará en el club azulgrana (el Barça podría bajar su presupuesto de los 1.047 millones a los 800 por los efectos de la Covid-19). A Bartomeu le ha dado vuelo la reciente declaración de Sandro Rosell. El artífice de la llegada del brasileño al Barça, que se le acabó volviendo tan en contra que tuvo que dimitir por la opacidad de las cuentas del fichaje, pidió recientemente la vuelta del brasileño porque es un "talento único". Eso sí, matizó que lo haría con "un contrato variable ligado a resultados deportivos y a resultados sociales y de comportamiento". A nivel del club, el Barça sigue pensando que, en los últimos años de Messi, el fichaje de Neymar permitiría mantener al Barça en la cima mediática en tiempos en los que se necesitarán recursos.

Neymar encuentra algún rechazo en el mundo de las corbatas. Víctor Font, precandidato oficial a la presidencia, se refirió al brasileño recientemente en la Cope como "agua pasada". Font no conoce el vestuario como Joan Laporta, que sabe de su amistad con Messi y de la necesidad de no mandar mensajes que distorsionen el ecosistema en el vestuario. El año pasado, Laporta dijo esto de la vuelta de Neymar: "Como aficionado, Neymar es un gran jugador. Y estando al lado de Messi rinde mucho más. En este sentido, todos los jugadores rinden mucho más, especialmente los grandes. Además, él tuvo la humildad de saber quién lideraba. Y todo jugador que es aceptado por Leo siempre mejora. Y Neymar es un caso de estos. Neymar ha ido a liderar el PSG y por circunstancias que algunas ya se sabían no lo ha conseguido. Pero esto no va de traer o no un jugador. Antes me plantearía recuperar el estilo...".

El respaldo a Neymar se convierte en demoledor en la hierba. Quienes han pisado alguna vez el césped como profesionales, y sobre todo los que han jugado con él, no tienen duda de que, con sus cosas, es un fichaje atractivo para el Barça. Recientemente, Xavi lo calificó como "una bomba". En enero, Iniesta lo definió como "uno de los mejores" y predijo que sería "un grandísimo fichaje" si regresase. Meses antes, fue Carles Puyol, un modelo de comportamiento en sus años en el club, quien también pidió audacia al Barça: "Si Neymar está en el mercado y lo necesitas, no debes pensar en el pasado". El mismo Jordi Cruyff, mucho más cercano a ex presidentes como Laporta que a actuales dirigentes, también pidió su regreso ya la temporada pasada: "Hay muchos jugadores con talento, pero él es uno de los cinco más especiales. Le daría una segunda oportunidad por una cuestión práctica. Tienes la garantía de que conoce el club, la exigencia, la presión, el entorno, la forma de jugar y un vestuario que le abre las puertas".

Y, por encima de todos, Messi. "Neymar es uno de los mejores del mundo y me encantaría que volviese" dijo recientemente en Mundo Deportivo. El argentino ya mandó un mensaje a los socios para que le diesen, como Jordi, una segunda oportunidad: "Él está con mucha ganas de volver. Le intentamos convencer y no pudo ser. Siempre se mostró arrepentido. Al final, todos queremos ganar. Jugadores y afición". Si Messi es el primero de los muchos adeptos de Neymar, es que hay luz verde para intentar su regreso.