ATLÉTICO

"Diego Costa mostró un enorme deseo de fichar por el Palmeiras, pero los números eran absurdos"

Alexandre Mattos, exdirector deportivo del club brasileño, ha explicado que ya contaba con la voluntad del delantero durante el pasado verano, pero la operación era prohibitiva.

Diego Costa afronta su último año y medio de contrato con el Atlético. El ariete afronta un nuevo parón a meses de entrar en su último año de contrato en el Atlético. Diego Costa volvía a intentar acompasar su ritmo cuando la pandemia global del coronavirus frenó en seco la vida de todos. El delantero del Atlético había disputado 56 minutos en la batalla de Anfield. Pocos le parecieron a juzgar por la cara con la que abandonó el campo, pero el hispano-brasileño todavía completaba un proceso de readaptación a la competición después de la hernia discal cervical que le hizo pasar por el quirófano. Otra vez. Disputó apenas un cuarto de hora en su retorno, precisamente contra el Liverpool en el Metropolitano. Luego tuvo algo menos de media hora contra el Espanyol y el Sevilla antes de viajar al Mersey.

Costa, por segunda temporada consecutiva, ha vuelto a ser perseguido por los problemas físicos y no ha estado en situación de ofrecer lo mejor de él. Circunstancia esta muy parecida a la que vivió la temporada pasada y que instaló en el Atlético un debate sobre su futuro. Finalmente, se quedó. Hubo algunos acercamientos, desde su país en concreto los grandes de su liga preguntaron por él. Lo hizo el Flamengo y, también, el Palmeiras. Así lo ha reconocido en una entrevista a Yahoo Brasil Alexandre Mattos, el que fuera director deportivo del equipo verde llevó las conversaciones, dice, en persona con el jugador y consiguió convencerle, pero hubo otros obstáculos que impidieron otro desenlace. "Diego Costa mostró un enorme deseo de jugar para el Palmeiras, pero los números eran absurdos", reconoce. El salario del jugador era el primero y las cantidades de un traspaso, el siguiente. Las fichas más altas del fútbol brasileño están por debajo de la mitad que gana el delantero en el Atlético. Mattos afirma que habló en diversas ocasiones con el delantero y que veía con buenos ojos volver a Brasil, si bien no encontró esa misma colaboración en el agente del jugador a mediados del año pasado. "Se habló mucho, pero no pasamos de ahí, su empresario no demostró ningún deseo de realizar el traspaso", explica considerando inviable el movimiento.

Al terminar la temporada y después de la sanción que Costa sufrió por el episodio del Camp Nou, se abrió el debate en el club con respecto a su futuro.

Una corriente interna apuntaba por su salida, mientras que otra aún confiaba en él. Lo cierto, es que el factor más determinante para que se quedara en el equipo fue la ausencia real de ofertas importantes. Nadie pagaba el montante del traspaso ni se hacía cargo de la gigantesca ficha del ariete. Ahora, a sus 31 años (cumplirá 32 en octubre) afronta otro parón, justo antes de entrar en su último año de contrato. El segundo episodio de Costa como rojiblanco ha estado marcado por los continuos problemas físicos. En muy poquitos momentos ha dejado las sensaciones con las que se manejó en la anterior entrega. Esta campaña se había perdido antes de la epidemia 18 partidos por lesión y había disputado 19 para un total de 1192 minutos y dos goles. En total, se ha perdido 50 partidos por problemas físicos en este segundo ciclo como rojiblanco con un total de 272 días de baja.