CORONAVIRUS

"Es durísimo no poder estar con tu gente para que te arrope..."

‘La Futbolería’ unió a Fernando Sanz (LaLiga), y a Santi Denia (seleccionador Sub-19), que han perdido a sus padres por la COVID-19. Aunque también hubo tiempo para charlar de fútbol...

Fernando Sanz y Santi Denia comparten quinta (1974) y triunfaron como centrales en los 90 y los inicios de este siglo. Luego uno optó por los despachos y el otro por el banquillo. El 21 de marzo, ambos perdieron a su padre por culpa del coronavirus y Javier Matallanas los juntó para transmitirles las condolencias de AS y hablar de la pandemia, pero también de fútbol.

—Lo primero, Fernando, darle el pésame por el fallecimiento de su padre, Lorenzo Sanz. ¿Cómo está?

—Fernando Sanz: El día 21 fue el fatal desenlace, aunque viene de tiempo atrás, cuando mi madre nos dice que él está con unas décimas de fiebre. En el hospital le dicen que con fiebre el protocolo es estar en casa. Aguanta siete días, le nota peor, ella lo lleva al hospital y es la última vez que lo ve. Lo cogen para hacerle unas placas, entra en cuidados intensivos y ya todo fueron noticias malas.

—¿Y cómo lo llevan en la familia, sin haber podido verse?

—F.S.: A mí madre aún no he podido verla ni darle un beso, y así estamos muchísimas familias, a las que mando toda la fuerza. Ya no pongo la tele, veo los números y me hace un daño tremendo. No hemos podido despedir a mi padre. Por suerte hemos tenido muchísimos mensajes de cariño y un reconocimiento a su dedicación. Seguro que él lo disfruta en el cielo.

"Hemos tenido muchísimos mensajes de cariño y de reconocimiento a mi padre. Seguro que los disfruta desde el cielo"

Fernando Sanz

—Las circunstancias lo hacen todo mucho más duro...

—F.S.: Fue un caos. Tu padre acaba de fallecer y se hace todo muy desagradable. Las incineradoras y los tanatorios no daban abasto. No puedes estar ni con amigos ni con seres queridos que te arropen y te ayuden con el duelo. No he podido arropar a mi madre, que iban a cumplir 50 años de casados. Toda una vida, imagínate cómo puede estar y sin el apoyo de ninguno de sus cinco hijos, de sus 17 nietos… Es durísimo.

(Se incorpora Santi Denia a la conversación de La Futbolería)

—F.S.: Hablé con Santi por teléfono porque él perdió a su padre el mismo día. Coincidimos muchas veces en el campo como rivales… Te mando un abrazo, Santi. ¿Cómo estás?

—Santi Denia: Empatizo contigo, se me han puesto los pelos de punta porque recuerdas toda la situación, esa impotencia, esa rabia que tenemos todos. Te mando un abrazo muy fuerte.

—Vaya dos centralones…

—F.S.: En nuestra época se jugaba bien también y había gente con mucha personalidad. Equipos como Zaragoza, Valencia, Depor… tenían jugadores con un carácter brutal.

—S.D.: Y mucha calle, se veían regates y detalles de estar todo el día jugando, no con la Play…

"Me acuerdo mucho de Antic, del Doblete, de aquellos años en el Atleti... Tengo la espina de que pudimos ganar esa Champions"

Santi Denia

—Por cierto, otra pérdida dura ha sido la de Antic.

—S.D.: Otro grande se nos ha ido. Me acuerdo mucho de él y de aquellos años en el Atleti. Tengo la espina de que tras el Doblete pudimos ser campeones de Europa. Éramos al menos igual de buenos que el Dortmund. Qué recuerdos más bonitos... Kiko dice que nos hizo coaching. Nos cambió la mentalidad y sacó el máximo rendimiento, lo mejor que puede hacer un técnico.

—También quería mandarte el pésame de AS. Y preguntarle por el reconocimiento de las víctimas…

—S.D.: Es complicado y no quiero polemizar. En las muertes por coronavirus cuentan las que se hizo la prueba, es el protocolo. Pero hay muchos casos, sobre todo en residencias, como el caso de mi padre, que murieron sin prueba porque no tenían. En el acta de defunción pone sospechoso y no me gusta nada. Siento mucha rabia. Está claro que él murió por coronavirus. Si no es por esto, habría vivido dos años, o cinco, o quince porque estaba bien. Como muchos ancianos en residencias que han muerto así. Los sospechosos que han tenido fiebre, tos, neumonía bilateral... que se contabilicen. El ministro dice que se valorará, pero es legítimo por parte de las familias pedir que se valoren como víctimas del coronavirus. Aunque haya unos protocolos, deberán tener también corazón con las familias.