ATLÉTICO DE MADRID

Diez jugadores que lucieron el 10 en el Atleti

Diez historias de los más grandes futbolistas que se enfundaron la camiseta nº 10 del Atlético de Madrid.

  • 1. Francisco CAMPOS. Jugó nueve años en el Atlético, desde 1939 a 1948. Campos, nacido en Las Palmas, es el tercer máximo goleador histórico del equipo rojiblanco. Sus 154 tantos le colocan por detrás de Luis Aragonés y Escudero. Fue vital en la conquista de los títulos ligueros de 1939-40 y 1940-41, los dos primeros del Atlético. Formó parte de la delantera de seda. El 23 de noviembre de 1947 el Atlético le endosó un 5-0 al Real Madrid en uno de los grandes partidos de ese equipo. Marcó un gol. Disputó 236 partidos y además de los títulos ligueros ganó la Copa Eva Duarte.

    1. Francisco CAMPOS

    Jugó nueve años en el Atlético, desde 1939 a 1948. Campos, nacido en Las Palmas, es el tercer máximo goleador histórico del equipo rojiblanco. Sus 154 tantos le colocan por detrás de Luis Aragonés y Escudero. Fue vital en la conquista de los títulos ligueros de 1939-40 y 1940-41, los dos primeros del Atlético. Formó parte de la delantera de seda. El 23 de noviembre de 1947 el Atlético le endosó un 5-0 al Real Madrid en uno de los grandes partidos de ese equipo. Marcó un gol. Disputó 236 partidos y además de los títulos ligueros ganó la Copa Eva Duarte.

    FOTO:

    1 / 10

  • El sueco jugó durante cuatro temporadas en el Atlético, desde 1949 a 1953. Rubio y de pequeña estatura (163 centímetros) le costó adaptarse al fútbol español, pero cuando lo hizo fue para encandilar a la afición del Atlético. Llegó a un equipo en el que estaban Juncosa, Ben Barek, Silva y Escudero. Se ganó a la hinchada del Metropolitano. Fino, habilidoso, trabajador, se movía como una ardilla en el campo. Jugó 102 partidos y marcó 36 goles. Ganó dos Ligas y una Copa Eva Duarte. Fue uno de los integrantes de la delantera de cristal.

    2. Henry CARLSSON.

    El sueco jugó durante cuatro temporadas en el Atlético, desde 1949 a 1953. Rubio y de pequeña estatura (163 centímetros) le costó adaptarse al fútbol español, pero cuando lo hizo fue para encandilar a la afición del Atlético. Llegó a un equipo en el que estaban Juncosa, Ben Barek, Silva y Escudero. Se ganó a la hinchada del Metropolitano. Fino, habilidoso, trabajador, se movía como una ardilla en el campo. Jugó 102 partidos y marcó 36 goles. Ganó dos Ligas y una Copa Eva Duarte. Fue uno de los integrantes de la delantera de cristal.

    FOTO: (DIARIO AS)

    2 / 10

  • El 'Galgo del Metropolitano' jugó desde 1955 a 1962 en el Atlético. "No me gusta presumir, pero es verdad que esa banda izquierda era mortal para los rivales". Así se expresaba Peiró cuando se le preguntaba por el ala infernal, es decir la pareja que formó con su inseparable Collar. Peiró jugó 219 partidos y marcó 124 goles. Ganó dos Copas, ambas al Real Madrid, y una Recopa de Europa. Su traspaso al Torino causó conmoción entre los aficionados, que no daban crédito a su marcha. Fue un interior zurdo de gran calidad, uno de los mejores de siempre en el Atlético. Posteriormente hizo historia en el Inter.

    3. Joaquín PEIRÓ.

    El 'Galgo del Metropolitano' jugó desde 1955 a 1962 en el Atlético. "No me gusta presumir, pero es verdad que esa banda izquierda era mortal para los rivales". Así se expresaba Peiró cuando se le preguntaba por el ala infernal, es decir la pareja que formó con su inseparable Collar. Peiró jugó 219 partidos y marcó 124 goles. Ganó dos Copas, ambas al Real Madrid, y una Recopa de Europa. Su traspaso al Torino causó conmoción entre los aficionados, que no daban crédito a su marcha. Fue un interior zurdo de gran calidad, uno de los mejores de siempre en el Atlético. Posteriormente hizo historia en el Inter.

    FOTO: (DIARIO AS)

    3 / 10

  • Estuvo ocho temporadas en el Atlético, de 1967 a 1975. Jugador de equipo, Irureta formó en el centro del campo junto a Adelardo en uno de los mejores Atléticos de la historia. Con tan sólo 19 años el club madrileño lo fichó del Real Unión e hizo de él un futbolista imprescindible para el equipo. Irureta robaba y robaba y asistía a los Gárate y compañía. Jugó 279 encuentros de rojiblanco, con 69 goles. Ganó dos Ligas, una Copa y una Intercontinental. Posteriormente volvió a su tierra, ya que el Atlético le traspasó al Athletic

    4. Javier IRURETA.

    Estuvo ocho temporadas en el Atlético, de 1967 a 1975. Jugador de equipo, Irureta formó en el centro del campo junto a Adelardo en uno de los mejores Atléticos de la historia. Con tan sólo 19 años el club madrileño lo fichó del Real Unión e hizo de él un futbolista imprescindible para el equipo. Irureta robaba y robaba y asistía a los Gárate y compañía. Jugó 279 encuentros de rojiblanco, con 69 goles. Ganó dos Ligas, una Copa y una Intercontinental. Posteriormente volvió a su tierra, ya que el Atlético le traspasó al Athletic

    FOTO: (DIARIO AS)

    4 / 10

  • Jugó sólo dos años y medio en el Atlético, desde 1980 a 1982, pero dejó un recuerdo imborrable en el equipo rojiblanco. Fue un director de orquesta de los de siempre, habilidoso, con gran manejo del balón y de las jugadas a balón parado. Su fichaje no fue sencillo. Llegó del América por 40 millones de pesetas (240.000 euros). Llegó precedido de una gran fama al ser internacional por Brasil en el Mundial de Argentina. Disputó 107 partidos y marcó 24 goles. "Una zurda que canta", dijo la revista del Atlético a su llegada. En las semifinales de Copa de la temporada 1979-80 falló un penalti en la prórroga ante el Real Madrid, en el Bernabéu, lo que a la postre fue decisivo para su salida. Fue su único gran lunar de rojiblanco. Falleció en accidente de tráfico con 43 años.

    5. José Guimaraes DIRCEU.

    Jugó sólo dos años y medio en el Atlético, desde 1980 a 1982, pero dejó un recuerdo imborrable en el equipo rojiblanco. Fue un director de orquesta de los de siempre, habilidoso, con gran manejo del balón y de las jugadas a balón parado. Su fichaje no fue sencillo. Llegó del América por 40 millones de pesetas (240.000 euros). Llegó precedido de una gran fama al ser internacional por Brasil en el Mundial de Argentina. Disputó 107 partidos y marcó 24 goles. "Una zurda que canta", dijo la revista del Atlético a su llegada. En las semifinales de Copa de la temporada 1979-80 falló un penalti en la prórroga ante el Real Madrid, en el Bernabéu, lo que a la postre fue decisivo para su salida. Fue su único gran lunar de rojiblanco. Falleció en accidente de tráfico con 43 años.

    FOTO:

    5 / 10

  • Jugó de 1987 a 1993 y la temporada 97-98, aunque en esta última su presencia fue testimonial. Llegó al Atlético por 400 millones de pesetas (2,4 millones de euros), un chalet con piscina y un coche de lujo. Llegó al Atlético como el mejor jugador europeo, recién campeón de la Copa de Europa con el Oporto. No pudo ganar el título liguero con el Atlético, pero sí dos Copas en el Bernabéu, una con gol suyo al Real Madrid. Un tanto para la historia. Sus galopadas con el balón pegado a los pies son leyenda del Atlético. Disputó 215 partidos y marcó 52. El portugués fue un futbolista irrepetible y pocos jugadores como él tienen tanto cariño por parte de la hinchada colchonera.

    6. Paulo FUTRE.

    Jugó de 1987 a 1993 y la temporada 97-98, aunque en esta última su presencia fue testimonial. Llegó al Atlético por 400 millones de pesetas (2,4 millones de euros), un chalet con piscina y un coche de lujo. Llegó al Atlético como el mejor jugador europeo, recién campeón de la Copa de Europa con el Oporto. No pudo ganar el título liguero con el Atlético, pero sí dos Copas en el Bernabéu, una con gol suyo al Real Madrid. Un tanto para la historia. Sus galopadas con el balón pegado a los pies son leyenda del Atlético. Disputó 215 partidos y marcó 52. El portugués fue un futbolista irrepetible y pocos jugadores como él tienen tanto cariño por parte de la hinchada colchonera.

    FOTO:

    6 / 10

  • Nadie sabía nada de él cuando llegó al club madrileño en el verano de 1995. Cuando se marchó tres años más tarde había conquistado el corazón de los seguidores del Atlético. Fue uno de los héroes del doblete, el equipo que entrenó Antic y que hizo historia al ganar Liga y Copa en la campaña 1995-96. Tenía una clase espectacular y fue un maestro a la hora de lanzar a balón parado. Marcó el gol, de cabeza, en la final de Copa ante el Barcelona, en Zaragoza, lo que hizo que Jesús Gil le hiciera un busto. En esas tres temporadas, desde 1995 a 1998, jugó 139 encuentros y marcó 36 goles. En el equipo de los Simeone, Penev, Vizcaíno y Caminero, él ponía la calidad.

    7. Milinko PANTIC.

    Nadie sabía nada de él cuando llegó al club madrileño en el verano de 1995. Cuando se marchó tres años más tarde había conquistado el corazón de los seguidores del Atlético. Fue uno de los héroes del doblete, el equipo que entrenó Antic y que hizo historia al ganar Liga y Copa en la campaña 1995-96. Tenía una clase espectacular y fue un maestro a la hora de lanzar a balón parado. Marcó el gol, de cabeza, en la final de Copa ante el Barcelona, en Zaragoza, lo que hizo que Jesús Gil le hiciera un busto. En esas tres temporadas, desde 1995 a 1998, jugó 139 encuentros y marcó 36 goles. En el equipo de los Simeone, Penev, Vizcaíno y Caminero, él ponía la calidad.

    FOTO:

    7 / 10

  • Sólo jugó dos años de rojiblanco (de 1997 a 1999) pero dejaron marca en el Atlético. Un auténtico 10, un jugador que filtraba el último pase a los delanteros. De pequeña estatura, 165 centímetros, llegó del fútbol inglés, del Middlesbrough. Fue un media punta con llegada y su debut no pudo ser mejor, puesto que marcó en el partido liguero en el Santiago Bernabéu (1-1). Jugó 78 encuentros e hizo 21 goles de rojiblanco. Una durísima entrada de Míchel Salgado, en partido disputado en Balaídos, truncó su carrera, puesto que se lesionó de gravedad y ya no volvió a ser el mismo. Pero nadie en el Atlético se olvida de sus genialidades.

    8. Osvaldo Junior Giraldo, JUNINHO.

    Sólo jugó dos años de rojiblanco (de 1997 a 1999) pero dejaron marca en el Atlético. Un auténtico 10, un jugador que filtraba el último pase a los delanteros. De pequeña estatura, 165 centímetros, llegó del fútbol inglés, del Middlesbrough. Fue un media punta con llegada y su debut no pudo ser mejor, puesto que marcó en el partido liguero en el Santiago Bernabéu (1-1). Jugó 78 encuentros e hizo 21 goles de rojiblanco. Una durísima entrada de Míchel Salgado, en partido disputado en Balaídos, truncó su carrera, puesto que se lesionó de gravedad y ya no volvió a ser el mismo. Pero nadie en el Atlético se olvida de sus genialidades.

    FOTO: JAVIER GÁLVEZ (DIARIO AS)

    8 / 10

  • Un mago. El turco siempre fue a su aire en el Atlético, pero pocos jugadores habrán tenido su calidad. La aficíon no las tenía todas consigo cuando llegó, pero desde el inicio maravilló. Si el Atlético de Simeone tenía un problema se la daba al turco para que retuviera el balón, rodeado de contrarios. Jugó desde 2011 a 2015 en el Atlético, con 178 partidos y 22 goles. Ganó una Liga, una Copa, una Supercopa de España, una Europa League y una Supercopa de Europa. Siempre con una sonrisa en la boca, tenía mal genio si las cosas no salían como él quería. Una de las imágenes recientes más famosas de nuestro fútbol la tiene a él como protagonista, tirando su bota a un linier.

    9. ARDA TURAN.

    Un mago. El turco siempre fue a su aire en el Atlético, pero pocos jugadores habrán tenido su calidad. La aficíon no las tenía todas consigo cuando llegó, pero desde el inicio maravilló. Si el Atlético de Simeone tenía un problema se la daba al turco para que retuviera el balón, rodeado de contrarios. Jugó desde 2011 a 2015 en el Atlético, con 178 partidos y 22 goles. Ganó una Liga, una Copa, una Supercopa de España, una Europa League y una Supercopa de Europa. Siempre con una sonrisa en la boca, tenía mal genio si las cosas no salían como él quería. Una de las imágenes recientes más famosas de nuestro fútbol la tiene a él como protagonista, tirando su bota a un linier.

    FOTO: JESÚS ÁLVAREZ ORIHUELA (DIARIO AS)

    9 / 10

  • Es el 10 más atípico del Atlético, el anti-héroe, el jugador callado y sacrifcado por el equipo, bien saliendo desde el inicio o desde el banquillo, jugando en punta o en el centro del campo. Llegó al Atlético en 2014, estuvo su primera temporada en blanco porque tuvo que ser operado de corazón. Esa operación le marcó y siempre mostró su agradecimiento al Atlético. Lleva 221 partidos con el Atlético, 37 goles. Ha ganado una Europa League y una Supercopa de Europa. Muy querido por su afición y por sus compañeros, el argentino siempre crea muchos problemas a los rivales.

    10. Ángel CORREA.

    Es el 10 más atípico del Atlético, el anti-héroe, el jugador callado y sacrifcado por el equipo, bien saliendo desde el inicio o desde el banquillo, jugando en punta o en el centro del campo. Llegó al Atlético en 2014, estuvo su primera temporada en blanco porque tuvo que ser operado de corazón. Esa operación le marcó y siempre mostró su agradecimiento al Atlético. Lleva 221 partidos con el Atlético, 37 goles. Ha ganado una Europa League y una Supercopa de Europa. Muy querido por su afición y por sus compañeros, el argentino siempre crea muchos problemas a los rivales.

    FOTO: CHEMA DIAZ (DIARIO AS)

    10 / 10

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.