BARCELONA

Messi, la renovación telemática

Bartomeu había señalado marzo como mes clave para la ampliación del argentino antes de que llegasen las fechas clave de la temporada en Liga y Champions. El jugador ha manifestado su deseo de seguir. El nuevo escenario económico también marca.

Pese al nuevo escenario económico que se abrirá después de la crisis del coronavirus, el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, está obligado a avanzar telemáticamente en la renovación de Messi. Bartomeu se había marcado en rojo el mes de marzo para dar pasos hacia delante en la ampliación del jugador, que termina contrato en 2021, pero que tiene una cláusula que le permite rescindir su contrato este mes de junio para ir a cualquier club. La intención del presidente era mantener una reunión con el padre del jugador, Jorge Messi, antes de que llegasen las fechas clave en Liga y Champions. La polémica con Abidal ("los responsables de la dirección deportiva deben asumir sus responsabilidades", sentenció al francés por acusar a los jugadores de la destitución de Valverde) y la crisis de I3 Ventures disparó rumores de todo tipo que Messi disipó en una entrevista con Mundo Deportivo el pasado 20 de febrero. "Ya lo dije muchas veces, que mi idea es esa (seguir) y mientras el club y la gente sigan queriendo eso, por mi parte no va a haber nunca ningún problema. Muchas veces dije también que me gustaría estar y que estemos bien todos. El club, que la gente esté contenta con el equipo que haya, que haya un proyecto ganador y sigamos optando a todos los títulos como lo hicimos siempre en este club. Esa es mi idea, seguir en este club. Quiero ganar otra Champions, quiero seguir ganando Ligas y siempre aspiro a eso (...). En muchos momentos tuve la posibilidad de salir del club, había muchos clubs interesados que estaban dispuestos a pagar hasta la cláusula, pero en ningún momento se me ocurrió irme y ahora tampoco. Lo vuelvo a repetir. Si el club quiere, no hay problema".

Bartomeu quiere la ampliación de Messi como su última gran foto en la presidencia del Barça y el jugador, seguir. No hay problemas, pues en el pistoletazo de salida. Falta ahora plasmar las condiciones negro sobre blanco. Un borrador de contrato para el mejor jugador del mundo y seis veces Balón de Oro. Una ficha altísima ganada a base de títulos colectivos y galardones individuales que el Barça debe afrontar y saber financiar, también en este momento de crisis. Como con Iniesta, la idea de Bartomeu es ofrecer un contrato vitalicio a Messi, pero la sensación es que el argentino quiere ser dueño de su futuro año a año. Ese será uno de los primeros asuntos a resolver entre Bartomeu y Jorge Messi, el padre del jugador, quien por cierto pasa estos días en Argentina. La idea de Messi, como significó Mundo Deportivo el pasado mes de enero, sería renovar hasta 2022 manteniendo la opción de salir en junio de 2021 de manera unilateral de la misma manera que la tiene este año.

Después de la tremenda tormenta de febrero con los líos de Abidal y de las redes sociales, el Barça ha recuperado cierta calma con el liderato y con este parón inesperado que a Messi le vendrá de perlas para ponerse fino de cara a final de temporada si se reanuda, se ha recuperado un cierto escenario de calma en el Barça que sería total si el club anuncia la renovación telemática del jugador. Sería un golpe de efecto desconocido y original por el soporte y el momento.