ATLÉTICO DE MADRID

Fallece Joaquín Peiró, leyenda de Atlético, Málaga y Selección

Mito del Atlético de Madrid, jugó también en el Murcia, Torino, Inter de Milán, Roma. Como entrenador, vivió su etapa más brillante al frente del Málaga.

Joaquín Peiró (Madrid, 29-1-1936) leyenda del Atlético de Madrid como jugador, y del Málaga durante su etapa de entrenador ha fallecido a los 84 años de edad en Madrid. Una noticia que ha llenado de pesar a todos aquellos que le conocieron, trataron, admiraron y disfrutaron con su amistad. Peiró fue un futbolista extraordinario y como entrenador hizo grandes campañas especialmente en el Málaga, donde su fallecimiento ha impactado de manera muy sentida.

Criado en el Madrid de la posguerra se forjó como futbolista en la histórica Ferroviaria, un club madrileño que llegó a jugar en Segunda ya desaparecido. En 1955 ingresó en el Atlético de Madrid y desde el principio dejó impronta de su clase y un carisma colosal que hicieron de él uno de los primeros jugadores mediáticos en España. Rápido y de enorme zancada, llevaba sobre su espalda el ‘10’ y tenía como compañero a Enrique Collar, un gran extremo que era rival de Paco Gento por la titularidad en la Selección. Peiró y Collar formaron lo que los buenos aficionados atléticos conocieron como “el ala infernal”.

Joaquín Peiró forma en su etapa como jugador del Atlético junto a Miguel, Callejo, Chuzo y Collar

'El Galgo de Cuatro Caminos’, como se le apodaba, ganó con los rojiblancos dos Copas consecutivas, ambas al Real Madrid y la Recopa de 1962 a la Fiorentina. Además estuvo en el Mundial de Chile de aquel año donde España quedó eliminada en la primera fase. Era un gran Atlético aquel donde se recitaba de memoria su ataque: Jones, Adelardo, Mendonça, Peiró y Collar. Sus brillantes actuaciones provocaron la atención de equipos italianos y el Torino le fichó tras pagar 25 millones de pesetas de la época (unos 150.000 euros al cambio). Era el tercer jugador español que se iba al Calcio tras Luis Suárez y Luis Del Sol. Fue una venta polémica. El Atlético necesitaba dinero. Su situación económica era delicada. Cientos de aficionados, enfadados, se presentaron y cortaron la calle Barquillo (sede del club) para expresar su protesta al presidente, Javier Barroso. No hubo marcha atrás y 'El Galgo de Cuatro Caminos' se fue al Torino donde estuvo dos temporadas.

Del Torino, al Inter de Helenio Herrera. ‘El Mago’, con quien ganó dos Copas de Europa para terminar en el Roma donde se retiró con 34 años. Se puede decir que triunfó en el complicado fútbol italiano (un idioma que hablaba a la perfección).

A pesar de su talento descomunal Peiró solo fue 12 veces internacional con España (otras cinco con la Selección B hoy en desuso). Debutó el 23-6-1956 con derrota, 3-1 en Portugal. Marcó el gol del honor. Además del Mundial de Chile 1962 jugó el de Inglaterra de 1966, tan desacertado como conflictivo para la Roja debido a una tremenda concentración de 40 días que impuso el seleccionador, José Villalonga, y que quebró el ánimo de la plantilla. Su último partido fue contra Suiza en Sheffield (2-1) y la delantera era la siguiente: Amancio, Del Sol, Peiró, Luis Suárez y Gento.

En el banquillo en lugar de Clemente.

Ya como entrenador tuvo buenas experiencias. Era un técnico partidario del buen fútbol y que no se le escapaba ni un solo detalle. "Yo sé cuando un jugador ha salido por la noche nada más verle, porque yo también he salido cuando era jugador", solía decir. Tenía mucha vista y un carácter socarrón y bondadoso que le hicieron ganarse el afecto de todos. Dirigió al Atlético Madrileño, filial del Atlético de Madrid, Granada (sigue siendo el entrenador que más tiempo ha permanecido en este banquillo de manera consecutiva, dos temporadas y 21 partidos) y Figueres. Estando en este equipo, en marzo de 1990, Jesús Gil despide a Javier Clemente y decide fichar a Peiró en plena temporada. El técnico choca con el carácter volcánico de Gil y es cesado poco después.

Peiró dirige un entrenamiento del Málaga (01-02)

Tras varios años sin entrenar llega al Badajoz en 1998 donde salva al equipo de un descenso seguro. Al año siguiente pasa al Málaga donde retoma su pulso como gran entrenador y se convierte en leyenda en La Rosaleda. Ascenso a Primera División, recordada victoria en el Camp Nou (1-2) con goles de Agostinho y Vicente Valcarce y consolidación del equipo entre los grandes.

Peiró, un entrenador con mucha vista, construyó un once reconocible que 20 años después, los malaguistas recitan de memoria: Contreras; Rojas, Fernando Sanz, Roteta, Valcarce: Rufete, De los Santos, Sandro, Agostinho, Darío Silva y Dely Valdés. Para el recuerdo han quedado sus famosas guardias en el hotel Guadalmar para evitar que Darío Silva se fuera de marcha. Sacó el mejor rendimiento del genial y díscolo uruguayo. Su gran frustración fue no poder fichar para el Málaga a Pedro Munitis, Mista y Samuel Etoo, pese a que les tenía convencidos.

Tras una breve etapa en el Murcia abandonó los banquillos y se quedó en Madrid con su familia, sus amigos, sus recuerdos. A los 84 años se ha marchado para siempre pero su recuerdo es imborrable. ¡Hasta siempre, don Joaquín!