ATLÉTICO DE MADRID

Herrera, a empezar de cero

El mexicano se ha recuperado de una tendinopatía y, tras convertirse en un básico para el Cholo, se le han cerrado las puertas del once.

Herrera, a empezar de cero
CHEMA DIAZ DIARIO AS

Héctor Herrera es el último futbolista que ha recuperado el Atlético desde la enfermería, pero le va a costar recuperar el estatus que tenía. La temporada del mexicano en el equipo ha sido una montaña rusa, que empezó muy abajo, subió progresivamente y ahora ha vuelto a caer. Con 22 futbolistas del primer equipo aptos, le va a tocar remar para volver a convencer al Cholo y recuperar el tiempo perdido.

El medio se cayó del equipo el 1 de febrero, unas horas antes del derbi ante el Madrid para el que iba a ser titular, por una "tendinopatía en el aductor izquierdo". Hasta ese día venía siendo titular con bastante asiduidad. Su buen toque de balón y su personalidad para dirigir y presionar le dieron galones, lo que animó a Simeone a valorar el cuatrivote con Koke, Saúl y Thomas como una opción interesante. Además, la lesión de Koke le hizo casi indiscutible. Pero entonces llegó el propio problema físico del mexicano, a quien se vio muy desbordado en los dos partidos de la Supercopa.

Ahora, mientras él se ha recuperado de la lesión, Koke ha superado la suya y ha agarrado los mandos del equipo con un gran rendimiento. Thomas sigue siendo fijo y Saúl también, y además pisa menos el lateral porque Lodi se ha asentado. Y ha asomado Llorente, que aunque en los dos últimos partidos ha permanecido casi inédito, ha ganado relevancia a ojos de Simeone. Y la opción del cuatrivote parece más inviable con los regresos de João y Costa, el buen momento de Correa y el fichaje de Carrasco. Entrar en el centro del campo se antoja complicado.

No obstante, no es la primera vez que a Herrera le toca remontar. El azteca no debutó hasta la segunda parte del quinto partido de la temporada. Entró contra la Juventus con 1-2 y él mismo marcó el 2-2. Un estreno inmejorable. Aun así, le costó asentarse. En los once primeros encuentros acumuló sólo 92 minutos y en ocho de ellos se quedó en blanco. Pero tras esa racha, entró y fue cogiendo peso en el equipo: participó ya en todos los partidos hasta la lesión, diez como titular y nueve como reserva. Y hubiera seguido contando, pero la tendinopatía le frenó en seco. Ahora está caro hasta entrar en la convocatoria. Tras la remontada de otoño, a Herrera le toca empezar de cero.