REAL MADRID | SERGIO RAMOS

"Después de una dura noche, cabeza y corazón en el Clásico"

El capitán del conjunto blanco se pronunció en redes sociales. Además, en una entrevista a LaLiga, Ramos ha asegurado que el equipo quiere "dar un golpe sobre la mesa y ganar".

El defensa del Real Madrid Sergio Ramos lamentó la "dura noche" de la derrota de octavos de final de Liga de Campeones frente al Manchester City (1-2) en el Santiago Bernabéu, que espera olvidar para ponerse a trabajar en la "victoria de mañana", poniendo la "cabeza y el corazón en el Clásico" que les espera el próximo domingo frente al FC Barcelona.

"Después de una noche muy dura, veo dos opciones: podemos pensar en la derrota de ayer o trabajar para la victoria de mañana. Yo elijo lo segundo. Cabeza y corazón ya en el Clásico", afirmó el sevillano en su cuenta de Twitter.

El capitán del conjunto blanco se pronunció en redes sociales tras el encuentro que les complicó la continuidad en Champions y del que fue expulsado con roja directa en el minuto 87 tras una entrada sobre el delantero brasileño Gabriel Jesús, por la que se perderá el duelo de vuelta previsto para el 17 de marzo en el Etihad Stadium.

El Real Madrid no tiene tiempo para lamentaciones y este domingo se la jugará en el Santiago Bernabéu contra el actual líder, del que le separan dos puntos, encuentro en el que deberán revertir la mala racha que arrastra el equipo desde dos jornadas, tras el empate ante el Celta (2-2) y la derrota ante el Levante (1-0).

Más tarde, Sergio Ramos concedió una entrevista a LaLiga, que fue difundida por el club en su web oficial, y aprovechó para desear "dar un golpe sobre la mesa y ganar".

"Va a estar muy disputado, por el momento de la temporada en el que llegamos y porque la diferencia de puntos entre ambos es mínima. Puede ser determinante o no en función del resultado, pero creo que a la Liga todavía le queda muchísimo. Hay muchos puntos en juego y puede pasar de todo", analizó.

"Para nosotros sería muy importante conseguir esta victoria en casa, con nuestra afición. Es un aliciente extra. Con ellos somos más fuertes y eso se tiene que notar. Ojalá podamos dar un golpe encima de la mesa y ganar en casa", añadió pidiendo el apoyo de una afición que se fue triste tras la derrota europea ante el Manchester City.

Ramos, que se convertirá en el jugador con más clásicos de la historia, desgranó un partido siempre especial para los que lo disputan. "El clásico no es un partido normal. A pesar de que haya en juego tres puntos, como en cualquier otro encuentro, no es un duelo como los demás. Ganar al Barcelona supone una gran alegría y suele tener un impacto muy positivo en el grupo a nivel anímico", dijo.

En lo personal asegura que mantiene "intacta la ilusión" con la que disputó su primer clásico. "No juego como si fuese el último. Lo hago como si fuese el primero, con la máxima ambición y las máximas ganas de lograr la victoria".

El capitán marcó el objetivo de la Liga, como a principio de temporada hizo Zinedine Zidane. "Está muy competida, pero nosotros la vamos a pelear. Tenemos mucha ilusión por conseguirla y, para ello, tenemos que dar nuestro mejor nivel".

"La Liga cada año es más difícil y está más igualada. Hoy en día no puedes decir que vas a ganar en cualquier campo, porque no es real. Cualquier equipo te puede hacer daño. Eso también es lo bonito de la Liga española y lo que la hace mucho más emocionante. Para nosotros tendrá una satisfacción mayor si finalmente podemos conseguir el título", sentenció.