ALMERÍA

Guti cumple cien días al frente del Almería en su peor momento

El madrileño llegó al cuadro rojiblanco en la madrugada del 4 al 5 de noviembre. Con luces y sombras, mantiene al equipo arriba, pero los últimos resultados le hacen peligrar.

Guti cumple cien días al frente del Almería en su peor momento
Carlos barba DIARIO AS

La madrugada del pasado 4 al 5 de noviembre la UD Almería anunció el fichaje de José María Gutiérrez. El ex del Real Madrid había sido uno de los entrenadores que se había reunido en tierras árabes con Turki Al-Sheikh, aunque con el equipo todo el curso arriba (su peor puesto fue el cuarto), en ascenso directo por esas fechas, un relevo parecía inimaginable. Sin embargo, el no desplegar un vistoso juego de ataque le costó el puesto a Pedro Emanuel para dárselo al mediático Gutiérrez, antes Guti, ya que el madrileño pidió ser llamado por su apellido. Hoy se cumple un centenar de días desde su incorporación y lo hace en su peor momento, peligrando incluso el puesto en caso de no vencer el sábado en El Alcoraz.

Puntos positivos

Números de ascenso. El torrejonero cogió al Almería segundo y, a pesar de que tras su empate inicial ante el Zaragoza, abandonó los puestos de ascenso directo, de momento y a falta de que el propio Zaragoza dispute su encuentro aplazado, mantiene a los rojiblancos en el mismo puesto, colocándose incluso líder tras vencer en Almendralejo.

Variedad táctica. En su primera aventura en solitario en el fútbol profesional el ex del Real Madrid ha mostrado un gran aspecto camaleónico, con varios dibujos de juego. Desde su llegada la UDA ha jugado con 1-4-4-2, 1-4-3-3, 1-4-2-3-1 y 1-5-3-2, modificando el mismo incluso en mitad de un partido. Ello ha provocado que se trate de un Almería imprevisible para el rival, que no sabe con qué esquema ni con qué jugadores saltará al terreno de juego. En este sentido, no ha repetido de alineación en las trece jornadas.

Mejor visitante. Desde noviembre a esta parte el Almería es el mejor conjunto visitante de la categoría de plata, algo que históricamente parecía casi imposible en el sudeste peninsular. Con Pedro Emanuel los rojiblancos apenas perdieron un partido, pero empataron más de la mitad de ellos. Por su parte, con Gutiérrez el equipo almeriense ha vencido tres encuentros y empatados otros tantos, recibiendo sólo seis goles y dando una exhibición en Lugo, de las mejores en la última década.

Capacidad de cambiar. No sólo se ha mostrado camaleónico con los dibujos de entrada, sino que ha leído bien la mayoría de los partidos, con cambios acertados. Un buen ejemplo fue ante el Mirandés, cuando el de Torrejón de Ardoz se vio por debajo en el marcador y en inferioridad numérica. Las modificaciones del madrileño fueron clave.

Faceta ofensiva. En los últimos tres encuentros el Almería apenas ha materializado un tanto. Aun así, el conjunto indálico ha anotado más tantos con Gutiérrez que con Pedro Emanuel, a pesar de que el primero ha disputado un encuentro menos. La doble Ñ se ha asentado como una de las mejores delanteras de la categoría, con la ayuda desde segunda línea de Lazo.

Puntos negativos

Defiende peor y encaja más. Si por algo se caracterizaba el Almería del jeque antes de la llegada de Guti era por su solidez defensiva, concediendo poco y mostrándose como un equipo segurísimo, con Maras, Owona, Martos y compañía mostrando su gran nivel. Con Guti es un debe. El propio entrenador ha reconocido que deben encajar menos (catorce tantos en trece partidos).

Ataques de entrenador. El ex del Real Madrid ha querido tanto apretar las tuercas en determinados momentos que ha terminado por descolocar a sus jugadores. En el último encuentro colocó a un mediocentro, caso de Petrovic, en el eje de la zaga y a un central, Costas, en el lateral diestro, a pesar de contar con Romera. El equipo se resintió en defensa, siendo un flan por ese lado.

El Mediterráneo no es un fortín. Antes de que Gutiérrez aterrizase, el Almería sólo había claudicado ante el Cádiz en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, plaza que se le ha atragantado: ha dejado escapar puntos en cuatro de sus siete encuentros, perdiendo tres de los últimos cuatro.

Bandadas en sala de prensa. Si como futbolista acaparaba titulares fuera del campo, como entrenador no es menos. Hace tres semanas disparó contra el colectivo arbitral, dejando entrever una mano negra en contra de su equipo. En el siguiente encuentro, en Soria, cuando parecía que de nuevo podría apuntar hacia el colegiado, cargó contra sus jugadores, exigiéndoles ante la prensa un mayor nivel.

Copa del Rey. Aunque se argumente que con esa derrota, el cuadro rojiblanco se centraría en la liga para conseguir el objetivo del ascenso, su primer suspenso llegó en el feudo del Tamaraceite, equipo de Tercera División que venció por primera vez al Almería de Guti.