BETIS 2-BARCELONA 3

1x1 Barcelona: De Jong enseña el significado de jugador total

El holandés dibujó su mejor partido como blaugrana, con una exhibición de talento, fuerza y eficacia que hacía tiempo que no se veía en un solo futbolista.

Ter Stegen: Le remataron cuatro veces a puerta, en dos acabó el balón al fondo de la red, y en las otra dos, detuvo la pelota con ciertas dificultades. Hay que reconocer que uno de los goles fue de penalti, pero en el segundo gol que encajó pudo hacer algo más ya que en el remate de Fekir no se estiró lo suficiente. Con el balón en los pies, estuvo más acertado que el día del Athletic.

Semedo: El lateral portugués protagonizó un partido notable, con mucha presencia en la banda, y siempre buscando la profundidad. Está ganándose el sitio en la pizarra de Setién.

Umtiti: Horroroso. Lento, disperso y sin apenas recursos. Su juego es simplemente un despropósito al no aportar en ningún momento seguridad en la zaga. Y lo peor es que tendrá que volver a ser titular la próxima jornada ante el Getafe por la expulsión de Lenglet.

Lenglet: Aparte del gol que marcó de cabeza, y que a la postre dio los tres puntos al Barcelona, tuvo que multiplicarse en defensa ante la inoperancia absoluta de su compatriota. Hizo lo que pudo ante un Fekir especialmente inspirado. Fue expulsado de una manera un tanto inocente al ver una segunda amarilla por una falta innecesaria.

Junior: Papel digno del ex bético, que además se las vio con un futuro blaugrana como Emerson. No subió apenas por la banda, pero se mostró serio en defensa.

Sergio Busquets: Sobresaliente en todas las facetas. Sigue demostrando estar muy cómodo en la pizarra de Setién. Y eso que las circunstancias le obligaron a acabar el partido de central. Antes, marcó un gol importante, ya que servía para que el equipo se fuera al descanso con un empate a dos.

De Jong: El mejor. Superlativo y nos quedamos cortos. Dio un recital de fútbol que dejó boquiabierto a todo el Benito Villamarín. Y no sólo por su extraordinario gol, de volea tras un gran control con el pecho, sino por su facilidad de romper líneas y de ayudar al equipo en defensa. El holandés ha demostrado el grandísimo jugador que está llamado a ser de cara a la próxima década.

Vidal: Incombustible, aunque un error suyo en una pérdida de balón al hacer un mal control, precipitó el gol de Fekir. Su capacidad de lucha y sacrificio son innegociables. Aguantó 56 minutos en el campo. Y es que no hay que olvidar que el chileno está entre algodones por culpa de su rodilla derecha.

Sergi Roberto: Fatal. Uno de sus peores partidos como blaugrana. Está bien correr en el campo y darlo todo en cada jugada, pero también se necesita un mínimo de calidad para evitar perder tantos balones y quedar en evidencia cada dos por tres. Está llamado a chupar banquillo en los partidos importantes si no da un salto cualitativo.

Messi: Da igual que no marcara, pese a que contó hasta tres ocasiones clarísimas para batir a un acertado Joel, porque su exhibición de asistencias no tiene parangón. Le dio un pase de tiralíneas a De Jong para marcar el primer, sirvió un gol en bandeja a Sergio Busquets en una falta lateral e hizo lo propio en otra falta a Lenglet. Un genio.

Griezmann: Desdibujado totalmente. Y no vale eso de decir que se pone el mono de trabajo y es un gran jugador de equipo. Se le fichó para que desequilibrara y no está cumpliendo con las expectativas. Su única aportación fue una gran asistencia entre líneas a Messi, que el argentino desaprovechó.

CAMBIOS:

Alba: Su presencia dio un plus en la banda izquierda y tuvo a Messi como mejor socio para combinar.

Arthur: Tuvo más de una oportunidad para rematar el partido, pero no le salió nada.

Rakitic: Estuvo en el campo y poco más.