REAL MADRID | VARANE

"He visto jugadores que no soportan la presión del Madrid"

Raphael Varane concedió una entrevista a Onze Mondial en la que repasa su carrera, recuerda su fichaje por el Madrid, elogia a Cristiano y Benzema...

"He visto jugadores que no soportan la presión del Madrid"
Juan Manuel Serrano Arce Getty Images

Esta es la novena temporada de Raphael Varane en el Real Madrid. El francés, uno de los veteranos del equipo blanco pese a tener sólo 26 años, está atravesando un gran momento de forma y a nivel personal. En este parón de vacaciones, echó la vista atrás con la revista Onze Mondial y en una entrevista hizo balance de su trayectoria, analizó sus problemas con las lesiones, habló de su fichaje por el Real Madrid y su evolución en el equipo madridista y no ahorró elogios a Cristiano, Zidane y Benzema. Varane da la clave sobre Benzema: "Psicológicamente está apaciguado". A continuación, publicamos un extracto de la entrevista en Onze Mondial.

Comenzó a jugar de pequeño en su jardín, con su hermano: "Sí, como yo era el hermano pequeño tenía que recuperar la pelota, me molestaba un poco (risas). Más de una vez nos deteníamos porque estaba llorando. Pero debido a que he sido un competidor desde que era joven, quería desafiarlo, incluso si era más alto que yo. Me formó mentalmente y también en la forma en que juego al fútbol".

Entró en su primer club a los 7 años: "Era bastante alto, y toda la técnica básica la aprendí y la trabajé con mi padre. Entonces podría jugar unos meses con mi hermano. Tuve la suerte de tener a mi hermano en el equipo, y él era el capitán (risas). Después de eso, siempre trabajé así: llegué con humildad e hice mi trabajo en el campo. Luego me fui integrando gradualmente".

En Le Pôle-Espoirs de Liévin tuvo un momento difícil. ¿Por qué? "Por el desarraigo. Y luego es la adolescencia. Entre los 13 y los 15 años, nos hacemos muchas preguntas sobre nuestro futuro. ¿Nos centramos más en el fútbol? ¿Ponemos más énfasis en los estudios? ¿Qué hacemos en los estudios? Estas son las preguntas habituales para los adolescentes, pero bajo la presión del fútbol, la presión del internado, la competencia... Además, sufrí muchas lesiones. Fue difícil".

También tuvo una enfermedad de crecimiento y jugaba con dolor: "Sí. Siempre supe adaptarme y apretar los dientes. He jugado muchos juegos con dolores, pero debes saber cómo lidiar con eso. Algunos jugadores no saben cómo hacerlo o no pueden hacerlo. Yo tengo esta capacidad, intento conocerme bien. Interactúo mucho con el personal médico y los médicos saben que cuando digo algo o que tengo sensaciones no me equivoco. Me ayuda en mi carrera hoy".

Tiene una gran fortaleza mental: "No es 100%, pero el talento es solo una pequeña parte de una carrera. La mente es lo más importante. No creo que mentalmente fuera un superdotado. Hay cracks que se notan a los 10 años y decimos "Él tendrá éxito". Yo no. Era bueno, pero no era un fenómeno. De pequeño, me dijeron que no tenía la mente para tener éxito. Era demasiado amable, no era lo suficientemente malo. Cuando estaba más en dificultades, menos personas creían en mí y cuanto más me revelaba, más realmente bueno era. Mis mejores años fueron cuando me ascendieron. Y mis peores años fueron cuando jugaba en mi categoría".

"De pequeño, me dijeron que no tenía la mente para tener éxito"

Después llega el Madrid. ¿Por qué lo elige? "Estaba hablando de eso con Gervais Martel, el presidente de Lens. Tenía que aceptar, era una oportunidad excepcional. También lo discutí con mi agente en ese momento, luego con la familia. Era una elección. Nos dijimos que si no funcionaba siempre existía la posibilidad de volver".

Zidane puso su nombre en la mesa y Mourinho aceptó: "¡Sí! También es su talento. Son ellos quienes vieron cosas en mí".

Llegaba con un territorio conquistado entonces: "¡No, para nada! Hacen una apuesta. Nadie en el club me conocía excepto ellos (sonríe). En Madrid, entre los medios nadie me conocía, entre los jugadores nadie me conocía. Entonces no, este no es territorio conquistado".

Hay una anécdota con Cristiano Ronaldo, que te dice durante un entrenamiento: "¡Varane, ve al medio!". Le responde: "Yo no soy Varane, ¡soy Rapha!". ¿No quiere que le falten al respeto? "¡No, no, no, no fue falta de respeto! Soy súper agradable, soy genial, incluso en el vestuario. Yo también soy bastante tímido. Pero además de eso, cuando hay momentos difíciles o cuando tienes que mostrar tu personalidad, puedes contar conmigo. Los jugadores que me conocen desde hace un tiempo ahora lo saben. Por supuesto, no es el aspecto de mi personaje que ves más o que ves primero, o incluso eso marca más. Pero hubo un momento en el que no deberían pisarlo. No era una cuestión de respeto o falta de respeto, era solo una cuestión de "No se me ve, no se me considera demasiado". Entonces fue como: "Oh, yo también estoy aquí, también tengo un nombre". Fue más así (risas)".

Pronto dominó el castellano: "Era más para encajar en el vestuario, para poder comunicarse con los demás y comprender lo que está sucediendo. Porque me gusta entender todo (sonríe)".

Presión en el Madrid: "Es una presión diferente. Todos los días, hay muchos periódicos, televisores, radios, etc. Y lo que sucede en Madrid a menudo tiene repercusiones en todo el mundo. Es global. La presión dentro del club también es enorme. Los aficionados son extremadamente exigentes. Ganar es bueno, pero nunca es suficiente, siempre puedes mejorar las cosas en el juego. Un empate es catastrófico. Es un nivel de estándares más alto que cualquier club. Lo sentimos y vivimos con eso. No todos los jugadores pueden vivir con esto. He visto jugadores que no lo soportan porque a veces se les mete en la cabeza...".

Logró la Liga de Campeones y la Copa del Mundo en el mismo año, pero los trofeos individuales se fueron a otros jugadores. ¿Su lado amable puede haber influido? ¿No debería ser más extravagante? "Extravagante significa hacer más ruido. Ya estoy a la sombra. Están los goles, las acciones más espectaculares, las diferentes apariciones en los medios también. Soy así, no necesito cambiar. No voy a cambiar para conseguir algo".

Jugó siete años con Cristiano Ronaldo. ¿Qué recuerdos guarda? "Genial, genial... A nivel humano y futbolísticamente ya ni siquiera tengo palabras. Logró algo extraordinario: hizo que la hazaña fuera normal, banal. Y para hacer eso... No hay palabras para explicarlo, es enorme, es extraordinario. Me enseñó mucho y también me sorprendió. Cuántas veces me he dicho a mí mismo: "Wow, esto es fuerte".

En Madrid juega con varios franceses: "¡Va muy bien con ellos! Integramos a Ferland Mendy muy bien. Tenemos un buen ambiente. Nos reímos mucho juntos, nos mantenemos unidos. Los españoles a veces nos dicen: "Vamos a tener reuniones en francés ahora (risas)".

Benzema está en plena forma: "Está claramente en la cima de su juego. Psicológicamente, lo veo (piensa)... calmado. La palabra que me viene es apaciguado. Tomó su papel de líder de ataque muy en serio. No, ya no me sorprende. Lo que encuentro fuerte es la consistencia de su rendimiento. No solo las estadísticas, no solo los goles, sino lo que hace en el juego, el contenido del juego, es enorme. Y eso, cada tres días".

"Benzema está en la cima de su juego. Psicológicamente lo veo calmado"

La vuelta de Zidane: "Bien. Conozco muy bien su método de trabajo. Él sabe lo que puede esperar de mí, él me conoce. Está yendo bien, estamos comenzando a reiniciar la máquina, para encontrar sensaciones individual y colectivamente".

Sin embargo, cuando llegó por primera vez, en 2016, le tomó un tiempo confiar completamente en usted: "No era titular, es verdad. Jugaba, pero no con las responsabilidades que quería. Duró unos seis meses. También hubo una lesión antes del Euro, no fue fácil. Demuestra que no hay regalo para nadie, es el alto nivel, sin lujos. Me hizo pensar un poco más. En ese momento, quería más, y estaba un poco frustrado, sí".

Dígame una frase que le represente: "Había una frase en el Pôle-Espoirs que me marcó: 'Caer está permitido, levantarse es obligatorio'. Es algo que decirse a uno mismo en tiempos difíciles".