BARCELONA

Griezmann, el '1-0 man'

El francés lleva siete goles en Liga. De ellos, seis fueron el primero del equipo. Contra el Betis hizo el 1-1 y el 2-1. Es el gol más valorado en el fútbol y sus números empiezan a coger valor.

Después de un Clásico algo decepcionante, Griezmann volvió a aparecer en el escenario en el partido ante el Alavés. Intuyó por dónde llegaría el centro de Suárez y cogió número en el punto de penalti. Su golpeo, con la pierna derecha, fue imposible para Pacheco. Griezmann marcó su séptimo gol en LaLiga, octavo oficial en la temporada. Sus números ya empiezan a estar al nivel de un jugador que forma parte del tridente del Barça. Messi lleva trece goles; Suárez suma diez; y Griezmann ya está en siete. Un digno tercer escalón para un jugador que, con trabajo e intelecto, está sabiendo interpretar el juego de sus dos compañeros de delantera, de su equipo, y empieza a empatizar con todos.

Pero, si se rasca, hay un dato que incluso tiene más valor. De los siete goles que ha marcado en LaLiga, seis de ellos han sido el primero del Barça en el marcador. Y el único que no lo fue, contra el Betis, fue el 2-1 que venía precedido del 1-1 que había marcado el ex jugador del Atlético de Madrid. Él sólo, pues, le había dado la vuelta al partido. Además, ante Villarreal, Eibar, Mallorca, Real y Alavés marcó los primeros goles de su equipo. Cuando marca Griezmann, además, el Barça no pierde. Cinco victorias y un empate.

El fútbol es, cada día más, un juego de números. Y a los goleadores les gusta engordar sus cifras hasta llegar a tremendos números como, por ejemplo, se vio en la temporada 2011-12 con los 50 goles de Messi en Liga. Pero si en algo coinciden el viejo y el nuevo fútbol es en el valor de cualitativo. El viejo fútbol siempre valoró mucho el gol del 1-0, el que abre la lata. Los nuevos estudiosos también le dan un valor doble. Tal vez por eso empiece a hacerse necesario valorar en cierta medida la progresión de Griezmann, que ha hecho tres goles en los últimos cuatro partidos de Liga y que pese a no estuvo brillante contra el Madrid parece llegar en un buen punto de forma a los meses de enero y febrero, donde los equipos no ganan los títulos pero sí pueden perderlos y necesitan posicionarse en condiciones.