BARCELONA 5 - MALLORCA 2

1x1 Barcelona: Messi ya empieza a labrar su séptimo Balón de Oro

El crack argentino firmó su hat trick número 35 en LaLiga. Nadie en los casi de cien años de esta competición había sido capaz de tal proeza.

Ter Stegen: Partido de luces y sombras del meta alemán. Empezó sirviendo una asistencia de más de cuarenta metros con un golpe preciso y certero que llegó a las botas de Griezmann para finalizar el contragolpe en una gran jugada personal, pero luego se comió literalmente ekl segundo gol de Budimir al hacer una salida en falso a un balón centrado en el área. En cualquiera caso, el uno por el otro.

Sergi Roberto: Al de Reus cada vez más se le ve más entonado jugando en la banda derecha. Rápido y potente en todas sus acciones, combinó con criterio y realizó centros con mucho peligro e intención. Hasta se atrevió a rematar a puerta. Está en el mejor momento de la temporada. Ahora mismo nadie se acuerda de Semedo.

Piqué: No tuvo mucho trabajo, pese a que el Mallorca fue capaz de marcar dos goles. El central catalán hasta se atrevió a buscar la portería rival, subiendo con la pelota y colocándose como delantero centro en algún momento puntual.

Lenglet: Partido sin mucha estridencia del francés, que no se complicó nunca la vida, llegando a enviar el balón a las gradas cuando veía que la situación empezaba a estar comprometida.

Junior: Su mejor partido desde que viste la camiseta blaugrana. Estuvo muy atento a las incursiones del japonés Kubo, al que apenas dejó un palmo de terreno, y además no le hizo ascos a subir al ataque, para ayudar a Griezmann en las combinaciones. Rápido y atento, se le vio en todo momento concentrado.

Sergio Busquets: Superlativo. Un partido para enmarcar el suyo y ya van unos cuantos. Perfecto en la recuperación de balones, preciso en los pases entre líneas, inteligente en la anticipación. Una exhibición en todos los sentidos.

De Jong: Ovacionado cuando se retiró del campo, el holandés volvió a completar un partido excepcional. Jugando siempre con criterio, condujo el balón de una forma prodigiosa. Estuvo muy cerca de firmar la jugada de la jornada con un eslalon de cuarenta metros, marchándose de todo el mundo y dejando un balón a Griezmann solo ante el portero que envió al muñeco.

Rakitic: El croata está haciendo méritos para seguir en el Barcelona. Valverde le está dando la titularidad en los últimos partidos y el jugador está respondiendo con creces. Serio y solvente en la medular, es el contrapunto perfecto a Busquets y De Jong. Ahora mismo parece que le ha ganado el pulso a Arturo Vidal.

Messi: Sigue comiendo aparte. Firmó un hat trick de una forma tan natural que hasta parece sencillo. Esta vez lo hizo con remates certeros y dibujados a la escuadra, con especial atención al tercero, un prodigio de técnica y potencia a la hora de rematar. Antes de empezar el partido, brindó a la afición su sexto Balón de Oro. Por cierto, ya es ‘pichichi’ de LaLiga, su ecosistema habitual en la última década, con un gol más que Benzema. El camino para el séptimo Balón de Oro y Bota de Oro ya ha empezado.

Suárez: El charrúa marcó un gol que va a dar la vuelta al mundo. Y no sólo por la espectacular ejecución, con taconazo incluido, sino por toda la jugada en sí, de una belleza pasmosa, con De Jong como gran oficiante. Lo extraño es que no acabara con dos o tres goles más en el zurrón, pero Reina le impidió que se luciera aún más si cabe.

Griezmann: El francés está cada vez más enchufado a sus socios en ataque. Se nota que empieza a aflorar la química y se encuentran cada vez más en el campo. Abrió la lata con un golazo tras una espectacular asistencia de Ter Stegen. A este paso tendrá que ir preparando el confeti porque el festival que se viene parece de los que pueden hacer época.

CAMBIOS:

Arturo Vidal: Puso músculo y garra en el mediocampo. Con el chileno en el campo, el esfuerzo y trabajo son innegociables.

Aleñá: El canterano necesita minutos para volver a sentirse jugador. En el tiempo que estuvo en el campo se ciñó al guion, pero cumplió sin tacha.

Carles Pérez: Sigue siendo jugador del filial porque no jugó 30 minutos, pero en los pocos que estuvo en el campo estuvo muy cerca de marcar. Milán le espera para confirmar que ya es jugador del primer equipo.