Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

BARCELONA

Un factor común de las tres derrotas del Barça: Busquets, suplente

No jugó ni un minuto en Bilbao (1-0). Tampoco salió en Granada (2-0) y en el Ciutat de Valencia compareció cuando el partido ya se había disparatado. Con él como titular, ocho victorias y dos empates.

Las sonrojantes derrotas del Barça en Bilbao, Granada y Valencia ante el Levante tienen muchos padrinos y miles de explicaciones, pero un factor común sobresale en ellas y da la razón a sus partidarios más radicales. En los tres partidos que el Barça ha perdido esta temporada, los tres en LaLiga, Sergio Busquets ha sido suplente. Busquets no jugó ni un minuto en San Mamés y Los Cármenes y para cuando salió en Orriols, el asunto ya se le había descontrolado al Barça, justamente lo que no suele pasar cuando él está sobre el campo. Busquets ha sido suplente en tres partidos lejos del Camp Nou esta temporada y los tres se resolvieron con derrota. La otra vez que se quedó en el banquillo, el Barça ganó bien al Sevilla: 4-0. Los números de Busquets en el banquillo contrastan con los que tiene cuando es titular: ocho victorias y dos empates en Dortmund y Pamplona.

Busquets es asunto de debate estos días en el Barça. A sus 31 años, existe la sensación en ocasiones de que le superan partidos de gran ritmo y de que le cuesta dar una buena respuesta física, más si el Barça tiene que jugar cada tres días. De ahí, posiblemente, la decisión de Valverde de darle descanso en el partido contra el Levante. Sin embargo, y por más que los tiempos de exuberancia física hayan pasado para el de Badia, pocos jugadores se ponen tan bien en el campo como él y conocen los automatismos del Barça. Acciones como las del 1-1 en Orriols son complicadas de ver con Busquets en el campo. Nadie acompañó lo suficiente el despeje de Piqué ni estuvo en la segunda jugada, donde se gestó el gol de Campaña. De Jong todavía tiene que aprender ese lenguaje para ser el mediocentro perfecto. Al Barça le cuesta fijarse y estar estable sin Busquets y no parece casualidad el dato. Es obvio que en las tres derrotas de la temporada han confluido más factores, pero este de Busquets es uno de los que Valverde necesita tener en cuenta. Da la sensación de que, en esencia, el Barça necesita ser fiel a sus coordenadas naturales y tener orden, un metrónomo sobre el que sostenerse aunque sufra cuando los interiores se le marchen y tenga que cubrir muchos espacios con menos piernas que en otros tiempos. El dato de las tres derrotas en tres suplencias es, no obstante, demoledor. Busquets sigue siendo mucho Busquets en el Barça.