VALENCIA 1 - SEVILLA 1

1x1 del Valencia: El Valencia se rompe sin Coquelin pero Sobrino acelera al equipo

Los che fueron superiores al Sevilla hasta que el francés se lesionó. Kang-In mejoró por el centro y Sobrino con el gol dio vida al equipo cuando peor estaba.

1x1 del Valencia: El Valencia se rompe sin Coquelin pero Sobrino acelera al equipo
JOSE JORDAN AFP

Cillessen: Pese a que el gol no se puede considerar un error manifiesto del holandés, sí que es cierto que pudo hacer más ya que la potencia del disparo no era excesiva e iba bastante centrado. La realidad es que Vaclik atajó la ocasión más clara de los blanquinegros y Cillessen no pudo hacer lo propio.

Gayà: Se comió a Ocampos. Hizo un partido de veterano pese a tener solo 24 años, tanto defendiendo como en el ‘cuerpo a cuerpo’ en las acciones más intensas. No dejó respirar al argentino quien, aunque encontró el gol, lo hizo por el centro. Cortó un balón en un contraataque hispalense cuando ya se mascaba la tragedia en Mestalla y que hubiera dejado a Chicharito solo ante Cillessen.

Paulista: Con el sistema de Celades en el que el equipo saca la pelota parada, se ve obligado a asumir más tiempo con el balón en los pies. Se mostró seguro durante todo el partido excepto en una jugada al principio en la que perdió el balón y casi le cuesta caro a su equipo. Al cruce mantuvo si excepcional nivel mostrado en las pasadas jornadas.

Garay: Asumió responsabilidades en la salida de balón llegando incluso hasta el campo propio con el esférico en los pies. Cubrió a Chicharito de forma notable y no le permitió que rematara ni una sola vez a portería, además en el juego aéreo estuvo excepcional.

Wass: Le ha venido muy bien el partido de descanso en Pamplona. Se le vio con otros aires a anteriores citas y combinó muy bien con Ferrán Torres por la derecha. Quizás tomó un par de malas decisiones en la primera parte disparando cuando podía centrar. Además, a niveles defensivos destacó la elevada presión que ejerció casi subiendo hasta el área rival.

Parejo: Sin protagonismo. Van ya varios partidos en los que el capitán no brilla y sin él el equipo no ha carburado en el último lustro, por lo que Celades debe recuperarlo cuanto antes. Y no es que el de Coslada esté jugando del todo mal, de hecho, asistió a Sobrino en el gol con un balón medido, es que no se le ve nada cómodo sobre el campo con el estilo de juego del catalán y muchas veces no encuentra a quien pasar el balón.

Coquelin: Se rompió y con él el equipo. Le costó entrar en el partido, y no marcó bien al inicio la defensa en la zona central, pero a partir de un regate espectacular a Ocampos y de ser ovacionado por la grada, se vino arriba. Mostró un alto nivel con el balón en los pies y su equipo le echó en falta cuando cayó lesionado en el 38.

Carlos Soler: No se encontró en la izquierda. Debutó en esa posición esta temporada y no se le vio nada cómodo, apenas desbordó y no mandó ningún balón al área. De hecho, cada vez que recibía buscaba el centro ante la imposibilidad de encarar por la izquierda.

Kang-In: Centrado. El coreano demostró que jugando por la línea de tres cuartos del campo y con libertad para moverse puede llegar a ser muy buen futbolista, de hecho, le sirvió un pase en profundidad a Maxi que el uruguayo no anotó por poco. Pero a partir de ese instante su físico dijo basta y desapareció del partido. Del Cerro Grande le perdonó la expulsión por una patada fuera de tiempo y no es la primera vez.

Ferrán Torres: No dio tregua ni a Escudero ni a Gudelj. Esutvo constantemente regateando y desbordando, pero le faltó acertar con el último pase. Protagonizó una vistosa acción en la que dejó al lateral hispalense en el suelo tras un giro sobre sí mismo y un caño posterior.

Maxi Gómez: Cazador. Apenas tuvo una ocasión clara en todo el partido, pero Vaclik atajó su buen disparo a la izquierda. En vistas de la falta de balones al área, se dedicó a bajar los saques largos de Cillessen y abrir el esférico hacia sus compañeros. Lo poquito que le llegó a zona de remate lo cazó, pero sin fortuna alguna.

Cambios.

Kondogbia: No entró bien al partido, de hecho, desquició a la grada sin siquiera pisar el verde debido a su lentitud para ponerse las vestimentas de partido. Pero se recompuso y sus segundos 45 minutos fueron los mejores en las últimas semanas. Resguardó la medular y trató de dar más libertad a Parejo.

Vallejo: Voluntarioso, como siempre, pero desacertado. Le costó por la banda izquierda y falló en varios controles clave para su equipo. Se fue desquiciando poco a poco pese a que había entrado muy bien al partido.

Sobrino: Revolucionario y goleador. Entró al verde como lo hace las pocas ocasiones que tiene minutos, acelerado, y anotó el tanto del empate con un remate cruzado imparable para el portero. A partir de ahí se vino arriba y empujó con todo, pero no le dio para encontrar alguna ocasión más.