Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Albacete Albacete ALB

-

Liga Endesa ACB
Iberostar Tenerife TEN

-

Movistar Estudiantes EST

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Coosur Real Betis BET

-

Unicaja MAL

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Liga Holandesa
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Twente Twente TWE

-

Groningen Groningen GRO

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Willem II Willem II WII

-

INGLATERRA

¿Qué necesita el Manchester United para mejorar?

Decimocuarto en la Premier con 10 puntos, el Manchester United se encuentra a tan solo dos puntos de los puestos de descenso y a 15 del Liverpool, líder de la liga.

¿Qué necesita el Manchester United para mejorar?
MARKO DJURICA REUTERS

El Manchester United vive uno de los estados de forma más preocupantes de su historia reciente. Tanto por sensaciones y resultados, como por el contexto y el destino inexistente que parecen estar recorriendo. Un proyecto que genera dudas a cada paso que da. Un proyecto que no transmite nada concreto, que no traduce sus intenciones en argumentos consolidados. Más preguntas que respuestas. Más misterios que casos resueltos.

Su inicio de Premier League está siendo, seguramente, el más negativo de los últimos años. La ya comentada sombra de Sir Alex Ferguson sigue alargándose y muchos son los que preguntan, primero, cuál es la solución que desbloquee el actual mar de dudas y, segundo, hasta cuándo habrá que esperar a este histórico club de las islas británicas y del fútbol europeo.

¿Qué le ocurre al Manchester United? ¿Por qué vuelven a firmar una dinámica negativa y llena de dudas? Los de Solsjkaer empezó la temporada goleando al Chelsea creando un escenario surrealista que instaló un escenario ficticio que a la mínima brisa de aire hizo esfumar todo para dar paso, de forma rotunda, a un escenario donde la niebla, las sombras dentro de ella y los claroscuros son la tónica predominante.

Los empates como rutina

Nada nuevo en el seno de Old Trafford. Una vieja rutina que ya es una realidad preocupante. Los empates siguen llegando como si fuera algo normal. La pérdida de puntos se ha convertido en algo habitual desde hace un par de temporadas y el inicio de campaña ha vuelto a darle cobijo a una dinámica que aleja enormemente a los de Manchester de su mejor nivel y, en consecuencia, de sus objetivos marcados.

Pogba desaparecido

Su verano fue un mar de dudas, polémicas, incluso de declaraciones directas. Afirmó querer irse. Afirmó querer dejar el Manchester United. Pero, finalmente, siguió, no se fue, se mantuvo en el proyecto, y la incerteza de su figura se ha mantenido con todo ello. Paul Pogba no está. La irregularidad y reiteradas desconexiones y ausencias durante el inicio de temporada (sumado a una lesión) le convierten en uno de los grandes ausentes del proyecto. La estrella que no aparece. El líder que no ejerce sobre el césped. Y, claro, los rumores siguen echando leña a un fuego respecto a su futuro que sigue siendo candente.

Sin refuerzos en ataque

La salida de Lukaku no se tradujo en sustitutos de garantías ni a la altura de un delantero catalogado como uno de los mejores del viejo continente y del mundo. Jugadores como Rashford o Martial tuvieron que coger las riendas del ataque de los Red Devils con una exigencia desmesurada, ya que ninguno de ellos son nueves puros. Una solución complementaria está siendo el joven Daniel James, una de las grandes revelaciones del torneo, pero que no llegó con el cartel de estrella, de crack mediático. Una solución que, de momento, está saliendo bien, pero su fichaje en ningún momento fue llevado a cabo para sustituir al atacante belga.

El problema no es defensivo

Las cifras del Manchester United encuentran un factor positivo. O al menos eso debería deducirse conociendo que son el cuarto equipo menos goleado del campeonato. Dos fichajes importantes se produjeron el pasado verano, pero ambos en materia defensiva. Wan-Bissaka y Harry Maguire fueron las dos grandes inversiones veraniegas, y parece que sus refuerzos están ofreciendo resultados a corto plazo. Al menos eso se deduce al ver que los de Old Trafford sólo han recibido nueve goles, colocándole en las primeras plazas en este apartado.

Es el decimosegundo equipo más goleador

Quizás aquí sí aparece uno de los problemas. Sin grandes fichajes ofensivos en verano, pensar que una potencia europea como el Manchester United sólo ha marcado diez goles es un dato preocupante. Más cuando un dato positivo como haber recibido sólo nueve convierte al segundo en un dato mucho menos importante de lo que debería. El balance global se minimiza cuando las notables cifras defensivas no se ven complementadas en metros finales y en el ámbito ofensivo. Son el decimosegundo equipo más goleador. Como curiosidad, clubes como Wolverhampton, Aston Villa o Bournemouth, entre muchos otros, suman más goles a favor.

No impone su físico

Son decimoquintos en el ranking de duelos aéreos ganados por partido. El dato no sería relevante de no ser porque el Manchester United tiene una de las plantillas de altura media más alta del fútbol inglés. Jugadores como Rashford, McTominay, Pogba, Matic, Fosu-Mensah, Rojo, Bailly, Maguire o De Gea no parecen haber sido suficiente, por ahora, para mejorar el juego aéreo. Es un dato que refleja un problema evidente. Lo que debería ser un punto a favor queda en el olvido, en el carácter estéril al no obtener beneficio deportivo correspondiente.

Los rivales paran sus ataques

Son el segundo equipo que más faltas recibe. A priori, un dato relevante y a tener en cuenta, ya que deja claro que el carácter ofensivo existe, que la personalidad de querer buscar la portería rival late, está viva. Sin embargo, no es suficiente, no es tan válido como debería. Lo intentan, pero no consiguen marcar la diferencia, no consiguen batir las líneas rivales y son sus contrincantes los que obtienen beneficio al adelantarse y adivinar cada uno de sus pasos. Los ataques y juego del Manchester United no son beneficiosos para sus objetivos y se han convertido en un equipo predecible.