BULGARIA - INGLATERRA

Detienen el Bulgaria-Inglaterra dos veces por cánticos racistas

El árbitro tuvo que detener el partido en dos ocasiones debido a los insultos racistas por parte de un pequeño grupo de búlgaros que finalmente fueron expulsados del campo.

El encuentro Bulgaria-Inglaterra, que marcha 0-3 a favor del combinado británico, se paró durante unos minutos por los cánticos racistas de un sector de los hinchas que acudieron al estadio Natsionalen Vasil Levski de Sofía.

En el minuto 27, con 0-2 en el marcador a favor de Inglaterra, el árbitro croata Ivan Bebek decidió parar el choque por la actitud de una parte de los aficionados radicales de Bulgaria, que corearon lemas racistas contra jugadores como Rahemm Sterling, Marcus Rashford y Tyrone Mings.

Entonces, desde la megafonía del estadio, se pidió que cesaran dichos cánticos racistas y tres minutos después se reanudó el juego en un estadio que fue clausurado parcialmente por la UEFA el pasado 19 de julio por un comportamiento similar de los aficionados.

Ante Inglaterra, el Natsionalen Vasil Levski contó con 5.000 localidades menos por sanción, mientras que para el próximo encuentro, frente a la República Checa el 17 de noviembre, no podrá ubicar a aficionados en 3.000 de sus asientos.

Tras el encuentro, la Federación Inglesa condenó los actos de racismo que habían sufrido sus jugadores y pidió una investigación a la UEFA: "Podemos confirmar que los jugadores de Inglaterra fueron sometidos a cantos racistas abominables, mientras jugaban el encuentro clasificatorio para la Eurocopa 2020 contra Bulgaria. Esto es inaceptable y nuestro reacción inmediata es apoyar a los jugadores y a las personas involucradas. Esta no es la primera vez que nuestros jugadores han sido sometidos a este nivel de abuso y no hay lugar para este tipo de comportamiento en la sociedad, y mucho menos en el fútbol. Pediremos una investigación urgente a la UEFA".