ESPANYOL

El Espanyol destituye a Gallego y Machín firma hasta 2021

El club ha oficializado el despido del entrenador catalán y el nombramiento del soriano como su relevo. Machín será presentado este martes a las 10:30 horas.

"Soy perico, soy uno de los vuestros, y no os vamos a fallar”. David Gallego proclamaba estas palabras el pasado 9 de junio, sumido en una multitudinaria ovación, sobre la tarima del Aplec de Penyes del Espanyol, en Sant Sadurní d’Anoia. Ni siquiera cuatro meses después, el otrora idolatrado técnico blanquiazul —artífice de éxitos con el Juvenil A, un ascenso con el filial en 2018 y, ese mismo año, de cuatro victorias, un empate y ningún triunfo con el primer equipo— se convirtió este lunes por la tarde en el penúltimo cuadro de la galería de entrenadores del Espanyol. El nuevo inquilino del banquillo es Pablo Machín, quien precisamente rivalizó con él por el cargo en mayo, cuando tuvo el club de urgencia que buscarle un sustituto a Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, que se marchó de improviso al Betis.

A Gallego no le ha acompañado la suerte, ni el tiempo, en la instauración de un sistema llamado a ser continuista pero que por interpretativo desorientó a los jugadores, inmersos durante el verano no en la preparación al uso sino en unas previas de la Europa League que sí sorteó con éxito, igual que por ahora la marcha en la fase de grupos de la competición continental. Especialmente después del triunfo del pasado jueves en Moscú, ante el CSKA, que parecía reflotar al equipo pero que se quedó en un mero espejismo. Porque en LaLiga es donde deambula el Espanyol como un alma en pena, con cinco derrotas en ocho jornadas a cuál más desgraciada, desde el debut contra el Sevilla a la resurrección del Mallorca este pasado domingo, transitando por la superioridad que mostraron ante los pericos Granada, Real Sociedad y Valladolid, pese a que el técnico en sus comparecencias relativizaba el pobre juego al mismo tiempo que suavizaba su otrora directo discurso. El apoyo de los jugadores, eso sí, se mantenía firme mientras se iba desvaneciendo la fe de los seguidores.

David Gallego, emocionado, en el Aplec de Penyes del pasado 9 de junio.

Con contrato en vigor hasta 2021, después de la decisión comandada por el presidente, Chen Yansheng, a través de videoconferencia, arregló el club la documentación con Gallego antes de firmar también hasta dentro de año y medio a Machín, llamado a rescatar al Espanyol, a sacarlo de la zona de descenso, pero sobre todo a reavivar su juego, que pasará del 4-3-3 y el 4-4-2 que iba alternando su antecesor a un 3-5-2 habitual en quien fuera el técnico del ascenso del Girona a Primera y, la temporada pasada, del Sevilla. Es harto probable que la entidad recurra al mercado de invierno en busca de algún retoque para la plantilla.

De hecho, se cerrará una suerte de círculo para ambos entrenadores. Machín fue destituido en Nervión el pasado mes de marzo por su eliminación continental ante el Slavia de Praga y su bajón de rendimiento en LaLiga, a pesar de que ocupaba una holgada sexta posición (a cutro puntos de la zona Champions), acusando seguramente haber jugado las previas de la Europa League. Gallego curiosamente debutó en Primera en Montilivi, frente al Girona de su ahora sucesor, con una victoria de prestigio que sacudió muchos miedos contenidos en los pericos durante el último periodo de Quique Sánchez Flores.

Un vaivén en el banquillo que ni la séptima plaza del curso pasado ni la supuesta estabilidad económica ha sabido frenar el Espanyol de Chen Yansheng, quien queda señalado en este relevo al tratarse Gallego de una apuesta personal, avalada eso sí en su momento por el área deportiva. Machín será presentado este mismo martes, a las 10:30, en Cornellà-El Prat, y se estrenará en un entrenamiento mañana. Dispondrá de 11 días para preparar el partido que supondrá su debut como técnico perico, el Espanyol-Villarreal del domingo día 20.