REAL ZARAGOZA

“No hay ningún resquemor y todo ha quedado zanjado”

Pombo, después de un año complicado y de negociaciones en el que llegó a tener el cartel de transferible en verano, ha renovado con el Real Zaragoza hasta 2023: "Me siento al 200%".

“No hay ningún resquemor y todo ha quedado zanjado”
ALFONSO REYES

—¿Qué siente después de haber renovado?

—Me siento muy afortunado y muy contento por haber renovado con la que ha sido mi casa y mi vida durante todos estos años. Yo siempre he puesto el 100% en el campo, pero el tema de la renovación queda zanjado y ahora ya estoy centrado en ayudar al equipo.

—¿Todo este proceso de la negociación durante el último año le ha podido afectar?

—En innegable que todo afecta. No diría que uno no está 100% mentalizado en lo que debe hacer, que sí que lo estaba, pero es cierto que te afecta un poquillo. Ya está zanjado, ya estoy renovado, que era lo que yo quería, y ahora estoy centrado al 100% en ayudar al equipo dentro de lo que pueda.

—¿Está todo zanjado de verdad o queda algún resquemor?

—No hay ningún resquemor porque si yo no quiero firmar no firmo y si el club no me quiere firmar no me pone la oferta encima de la mesa. Eso está zanjado y más que hablado. Yo hago lo que yo quiero y siento y lo que yo siento es renovar y así ha sido.

8
  • Centrocampista
  • España

—¿Qué es lo que más le ha dolido durante todo este último año?

—No me ha dolido nada. Son cosas de negociaciones. Al final tienen que estar ambas partes de acuerdo y se tiene que alargar lo que se tiene que alargar para estar todos contentos y así ha sido.

—En su última comparecencia señaló que le gustaría que cuando entrara al campo no le pitaran. ¿Tiene la sensación de que eso ha cambiado?

—Hay veces que se nota más la gente que pita que la que aplaude, pero son cosas del fútbol y opiniones de cada uno. La gente también tenía ganas de que renovase, al final ha sido así, ha salido bien por ambas partes y todos contentos.

—Ha realizado una pretemporada normal, pero ha sido un verano algo complejo para usted. ¿Cómo se encuentra físicamente en estos momentos?

—No me siento al 100%, sino al 200%. Más que físicamente, me siento mentalmente muy capacitado para ayudar al equipo. Si el míster quiere ponerme de titular, yo voy a estar de titular, y si no me quiere poner, yo voy a estar igualmente feliz. Lo único que puedo hacer es aportar cosas buenas.

—¿Cómo se ve en ese rol de salir desde el banquillo y jugar treinta o veinte minutos?

—Tampoco es una situación tan nueva para mí porque en el tramo final de la pasada temporada tampoco tuve muchas oportunidades de jugar de titular, pero si el míster lo decide así, es lo bueno y lo que necesita en ese momento el equipo. Yo voy a tratar de que en los veinte, diez o un minuto que tenga, salir a muerte a ayudar al equipo para conseguir la victoria.

—¿Cómo está viendo a los nuevos fichajes?

—Son unos fichajes extraordinarios. Luis Suárez ya lleva cuatro goles y Dwamena y Kagawa, dos. Son el tridente de ataque que tenemos ahora y hay que aprovecharlo lo máximo posible. Van a estar al 100% y nos van a ayudar muchísimo.

—El curso pasado marcó cinco goles. ¿Se pone alguna cifra esta temporada?

—Yo intento mejorar todos los años. Yo no puedo asegurar al 100% si voy a marcar más de cinco, pero sí que puedo asegurar que voy a estar al 100% y voy a aportar al equipo todo lo que esté en mi mano. No puedo asegurar los goles, pero sí el trabajo.

—¿Qué es lo que más le está gustando de este inicio de temporada?

—Me está gustando todo: la predisposición del equipo, la gente que no juega, la que juega, la unión que estamos haciendo, la unión que estamos teniendo con la afición… Hay más de 28.000 abonados, que es más que el año pasado y que el anterior. Está siendo una auténtica locura y yo creo que va a seguir así.

—¿Qué le pareció el arbitraje del pasado sábado?

—Es fútbol, los árbitros también se equivocan, al igual que nosotros, y no hay que entrar más en ese tema.

—¿Tienen ganas de que llegue ya el próximo partido para olvidar cuanto antes lo que sucedió frente al Lugo?

—Fue un partido bueno por nuestra parte, pero el Lugo también juega, se cierra, no metes las oportunidades que tienes… Después del arranque tan bueno que estamos teniendo tampoco se puede pedir más. Siempre se quiere ganar, pero al final si te vas a casa con un punto y con la portería a cero también es un buen resultado. Vamos a ir a Oviedo a sacar los tres puntos y estoy convencido de que vamos a hacerlo porque tenemos una plantilla muy buena.

—El Oviedo es colista, pero en esta categoría uno no se puede fiar, ¿verdad?

—Ya sabéis de sobra lo que es esta categoría, en la que el último le puede ganar al primero fácil. Es una locura de Liga. No vamos a ir para nada relajados y nos da igual en la posición y situación que esté el Oviedo. En lo único que pienso es en entrenar a tope estos días para llegar al fin de semana y sacar los tres puntos.

—El Lugo cambió de sistema frente al Zaragoza y realizó bastantes interrupciones para cortar el ritmo. Teniendo en cuenta que no será el único equipo que se comporte así, ¿han sacado alguna enseñanza de este último encuentro?

—Enseñanza sacas de todos. También fuimos a Ponferrada o a Alcorcón y cambiaron la forma de jugar. Es normal. Saben que vienen a La Romareda y que el Zaragoza está al 100% y si pueden hacerte daño por algún lado lo van a cambiar. Y no sólo ellos, nosotros también podemos cambiar.