Competición
  • Champions League

CHAMPIONS LEAGUE

Todos contra la Premier

La Champions arranca con el Manchester City como gran favorito. Tras el equipo de Guardiola, Barcelona y Liverpool son los clubes en los que más confían los apostantes.

El Liverpool levantó el trofeo de la Champions la temporada pasada.
REUTERS

Una nueva Champions comienza y, por primera vez en varios años, no son los equipos españoles los rivales que hacen temblar a Europa. Si hasta la temporada pasada los clubes de LaLiga habían conquistado 22 de los últimos 30 títulos europeos posibles, la 2018-19 dibujó un nuevo mapa en el que los equipos de la Premier se convirtieron en los grandes titanes del viejo continente: Liverpool, campeón de Champions; Chelsea, de la Europa League; City, de la Premier; y Tottenham, finalista de la Copa de Europa, forman un cuarteto que amenaza con alargar la tiranía del fútbol inglés durante un año más.

Como ya ocurriera la temporada pasada, el City de Guardiola parte como principal favorito en las casas de apuestas. El técnico ha logrado dejar su sello en Inglaterra, donde lo ha ganado todo, pero los resultados en la Champions con los citizens se han quedado siempre por debajo de las expectativas: aún no ha superado los cuartos de final después de tres temporadas al frente del equipo mancuniano. Tras el City, Barça y Liverpool son los clubes en los que más confían los apostantes.

Cambios. La principal novedad de esta Champions League será el uso del VAR. Por primera vez, el videoarbitraje estará presente en toda la competición, desde la fase de grupos hasta la final. En la edición anterior, que fue la de su implantación, el VAR hizo acto de presencia solamente desde los octavos. Por lo demás, no habrá ningún cambio significativo en lo correspondiente a la organización. Se mantienen los dos horarios que se impusieron la temporada pasada (a las 18:55 y a las 21:00) y los criterios para el reparto de los 1.950 millones de euros en premios para los 32 clubes participantes.

Sólo por participar en la fase de grupos, cada club ingresará 15,25 millones de euros. Las victorias se pagarán a 2,7 millones y los empates, a 900.000 euros. Por cada ronda superada, cada equipo sumará un mínimo de 10 millones y un máximo de 15 hasta llegar a la final, y junto a ese montante, el campeón se llevará otros 19 kilos.

A ello, habrá que añadir el reparto de los 292 millones de market pool (basado en los partidos jugados y los ingresos y audiencias de televisión en cada país) y un añadido basado en los resultados de los últimos diez años, que determinará el destino de otros 585 millones. Por todo ello, Real Madrid, Barcelona, Atlético y Valencia parten ya con un fijo de 180 millones a dividir entre los cuatro antes de iniciar la competición.