GIRONA

El Girona espera haber aprendido la "lección" contra el Huesca

Unzué hizo autocrítica y fue claro: "Espero que sea una cosa puntual porque con este ritmo no seremos capaces de ganar a ningún rival". Bounou no jugó y esperan cerrar su salida.

Unzue, entrenador del Girona
EDDY KELELE DIARIO AS

Lo que debió ser un encuentro para recuperar las buenas sensaciones y el optimismo de cara al inicio de Liga se acabó convirtiendo en una pesadilla. Hay preocupación en Girona. Y no es para menos. El Huesca (0-2) fue excesivamente superior al conjunto de Juan Carlos Unzué en el amistoso del pasado sábado y, a una semana del debut en Liga contra el Sporting, el ambiente está enrarecido. El 4-3-3 que presentó el técnico fue muy similar al del curso pasado con Eusebio Sacristán y la afición rojiblanca empieza a temer que la campaña no sea tan ilusionante como se antoja. Pero calma y paciencia. Tras caer ante el Huesca, cuerpo técnico y plantilla, no han tardado en hacer autocrítica y recuerdan que es solo pretemporada. El domingo, los errores ya empezarán a castigarse de verdad.

Unzué fue claro y sincero a la hora de hablar de las sensaciones tras perder contra el Huesca: "Espero que sea una cosa puntual porque con este ritmo no seremos capaces de ganar a ningún rival de la categoría. Como mínimo, esto nos ha pasado en el momento ideal. Ahora empieza la Liga y el próximo domingo saldremos con la motivación de ganar los tres puntos", se arrancó. Verse tan superado por el Huesca puede servirle al Girona y a su afición de estímulo y no empezar la Liga con un exceso de confianza. "Perdimos, pero no nos dejamos ningún punto. Podemos sacar una lección y la aprovecharemos. Tenemos tiempo suficiente para reaccionar", explicó un Unzué que espera que contra el Sporting se ofrezca una versión más sólida. Los aspectos negativos ante el Huesca fueron que se vio un equipo endeble e inseguro atrás y sin pegada en ataque. Stuani, Borja García y Samu Saiz, que actuaron arriba, apenas se mostraron. Deben ser los líderes este curso del grupo gerundense.

En la pretemporada, el Girona ha ido de más a menos y llegará al inicio de Liga sin haber sido capaz de ganar ninguno de los últimos cuatro encuentros disputados (Leeds, Montpellier, Nàstic de Tarragona y Huesca). Toca volver a sentar las bases del equipo y "ser agresivos y capaces de robar en campo contrario, morder".

Movimientos en el mercado

Por otro lado, la dirección deportiva trata de cerrar cuanto antes la plantilla y una de las opciones para apuntalar el ataque es Álex Gallar. El extremo del Huesca gusta, y mucho, al director deportivo rojiblanco, Quique Cárcel, y están tratando de firmarle. Eso sí, su cláusula de rescisión es de dos millones y no será fácil sacarle del club oscense. Pero hay otro tema pendiente, y que se desencallaría con mayor celeridad, que es conocer el futuro de Yassine Bounou. El portero no participó ante el Huesca (según Unzué, por culpa de unas molestias) y está en la rampa de salida porque ya comunicó hace meses que no quería jugar en Segunda. El club espera encontrarle una salida cuanto antes, pero tiene claro que ha de llegar una buena oferta por él. Además, si sale, Unzué ya dejó claro que tocará firmar a otro meta.