Competición
  • Clasificación Eurocopa

ATLÉTICO DE MADRID

Saúl encarnó en el derbi la mejor versión de Gabi

El ilicitano reclamó su puesto en el eje con un partido inmaculado ante el Madrid, dirigiendo la presión y asistiendo por dos veces. La batalla por ese puesto está servida.

Saúl le arrebata la pelota a Modric para luego asistir en el 0-3.
Brooks Von Arx/ZUMA Wire/dpa Brooks Von Arx/ZUMA Wire/dpa

Joao Félix, Costa, Correa, Lemar… Muchos atléticos brillaron en la ofensiva colchonera en el repaso que los del Cholo le dieron al Real Madrid. Pero la puesta en escena voraz del equipo rojiblanco se vertebró a partir del descomunal partido que completó Saúl. De nuevo de mediocentro, esta vez junto a Koke, llegó la versión que le encumbró y con la que más disfruta. Hace justo un año, tras la marcha de Gabi, reflexionaba en AS: "Suplir a Gabi va a ser casi imposible. Transmitía una jerarquía que solamente él tenía. Cómo transmitía esas ganas cada vez que salía a presionar y ese carácter particular que tiene". Pues el Saúl del MetLife contra el Madrid igual no era Gabi, pero se le acercaba mucho o quizá lo mejoraba. El Atlético se instaló en campo contrario, asfixiando la salida del Real Madrid y por ahí se derritió el equipo blanco. Saúl ejerció de director de orquesta, con y sin balón.

Para empezar, en 66 minutos de juego, fue el rojiblanco que más intervino. Tocó 56 veces el balón, todo pasaba por él. Lideró al equipo en anticipaciones (3) y en recuperaciones (8), pero también en regates. Completó los cuatro que intentó. Pero además se le observó particularmente efectivo y clarividente a la hora de habilitar las subidas de Lodi por el costado izquierdo con pases que superaban la tímida presión blanca y permitían al Atlético que el brasileño se asociara con Lemar para generar superioridades. Tan bien interpretó Saúl la presión que recuperó dos pelotas cerca del área rival para asistir a Joao Félix y a Diego Costa.

Mucha competencia.

El centrocampista ilicitano reclamó un puesto en el eje del centro del campo. Habrá competencia y la batalla está servida. Herrera ha llegado como un jugador que encaja como un guante en la idea de Simeone. Koke vuelve al centro también, su puesto natural, y Thomas regresa mañana de vacaciones para comenzar el trabajo. Además, llegó Marcos Llorente, una petición del entrenador. Hay mucho donde elegir y Saúl ha comenzado golpeando. La temporada pasada no brilló como le hubiera gustado. Las bajas le obligaron a ocupar diversas posiciones. Sumó muchos partidos como lateral izquierdo, algo que no le agrada, pero que asume por el bien del equipo. Ahora busca su sitio en el nuevo Atlético.