Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

ATLÉTICO DE MADRID

Marcos Llorente: su abuelo salvó al Atlético y su padre lo abandonó con el 'Decreto 1006'

Marcos es hijo de Paco Llorente, futbolista del Atlético entre 1985 y 1987 hasta que rescindió y se fue al rival vecino, y nieto de Grosso, que jugó a préstamo como rojiblanco en la 63-64, ayudándolo a librar el descenso.

Marcos Llorente ya es jugador del Atlético, procedente del Madrid, y no es el primero de su familia que puede decir eso de sí mismo. Lleva la sangre de otros grandes futbolistas y, en concreto, es descendiente muy directo de dos pasaron de un equipo a otro por una u otra razón. Su padre, Paco, y su abuelo, Ramón Grosso, vistieron las camisetas del Real Madrid y del Atlético, como ahora hará Marcos. Tres generaciones ya.

Grosso fue futbolista importante en el Madrid durante una larga etapa (de 1964 a 1975), pero sus primeros pasos en Primera los dio en el Atlético. En aquella 63-64, cuando se iniciaba la construcción del nuevo estadio (el Calderón), los rojiblancos empezaron el curso con muy mal pie, llegando ser colista cumplido el primer tercio de la temporada. Concluye la primera vuelta tercero por la cola (14º de 16) y Barinaga, recién llegado como tercer entrenador, pidió el fichaje de un delantero, pero no había dinero...

Y surge el nombre de Grosso, atacante del Plus Ultra, filial del Real Madrid: llevaba 13 goles en 15 partidos y el curso anterior había logrado 71 con el Madrid Amateur. Era necesario pedirle ese favor al Madrid. Desde el Plus Ultra no quieren, pero finalmente se acuerda la cesión para la Liga, no para la Copa (que se jugaba después) ni para el partido contra los blancos.

"¿Es usted el salvador del Atlético?", le preguntaron nada más llegar, a lo que concretó. "Yo no soy nadie, estoy empezando y tengo mucho que aprender", replicó. Dos días después del acuerdo, Grosso debutó ante el Murcia en el Metropolitano. Con 1-1 y el temor de un nuevo traspié, el recién llegado marca en el 84' de chilena y da el triunfo al Atleti.

El nuevo ariete espabila al equipo, que enlaza una racha de seis triunfos y tres empates. Se queda sin jugar dos partidos (uno el del Madrid) y el Atleti los pierde. Los rojiblancos escalan a la séptima posición: la apuesta ha salido perfecta... y Grosso regresa al Madrid para la Copa. El giro del destino quiso que se cruzara con el Atlético, a quien le marcó su primer gol como madridista. De blanco acabaría disputando 366 encuentros.

Paco Llorente, el camino inverso a su hijo: del Atleti al Madrid

Paco Llorente fue futbolista del Atlético y del Madrid. Además, yerno de Grosso, sobrino de Gento y hermano de José Luis y Toñín, jugadores de baloncesto, y del futbolista Julio, hoy representante de Marcos. Tras un breve paso por el Madrid de aficionados, saltó al Móstoles. Allí despuntó como extremo regateador y el Atlético lo fichó para su filial, el Madrileño, de cara a la 85-86. En ese mismo curso llegó a debutar con el primer equipo rojiblanco, con Luis Aragonés en el banquillo.

Al año siguiente, y como campeón de Europa Sub-21, ya es futbolista de pleno derecho del Atlético. Su rendimiento fue magnífico y Ramón Mendoza quiso ficharlo para el Real Madrid. Lo consiguió porque, en marzo de 1987 y aún con la temporada en juego, Llorente aplicó de forma pionera el 'Decreto 1006', que permite la rescisión unilateral de los contratos a cambio de una indemnización, en este caso de 50 millones de pesetas (algo más de 300.000 euros). El presidente Vicente Calderón, que ya tuvo que ver como Hugo Sánchez se iba al Madrid en 1985, no disimuló su tremendo enfado. Aquel caso hizo explotar además la función de las cláusulas de rescisión, hasta el momento algo desconocido. Luego, Paco cumplió siete años de blanco, antes de quedar libre y marcharse al Compostela.