Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Premier League
Liga Holandesa
Waalwijk Waalwijk WAA

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Utrecht Utrecht UTR

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Zwolle Zwolle ZWO

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

Temas del día Más temas

REAL MADRID

"El Real Madrid tritura hombres"

Costa Rica llora la salida de Keylor. El tico se echa a un lado sin amenazar tormenta, no como Bale. Zidane, que miró hacia otro lado en la decisión del club, frío en el adiós del portero...

A Keylor no se le podrá reprochar no saber echarse a un lado, aunque le hayan empujado a empellones. El Betis fue la despedida anticipada del costarricense a cinco años como madridista aunque aún tenga contrato hasta 2021. La portería es de Courtois, el club le ha barrido la competencia al belga (tendrá por detrás a Lunin y Luca Zidane, 67 partidos como profesionales entre ambos) y Zidane ha terminado mirando hacia otro lado...

El Betis, cosas del destino, fue el rival ante el que Keylor dejó un par más de buenas paradas. Justo el rival ante el que, en agosto de 2015 y unos días antes del famosísimo incidente del fax que a punto estuvo de llevarle al United por De Gea, el tico se ganó la ovación del madridismo deteniéndole un penalti y luego un mano a mano al bético Rubén Castro. Aquel día se vio que había un vínculo entre el portero y su parroquia de Chamartín. Ayer se llevó los aplausos sin jugar aún siquiera, al inicio, cuando se arrodilló para rezar bajo palos.

Emocionado en su adiós

Mientras Bale se reía junto a Kroos en el banquillo pese al 0-2, a Keylor se le vio irse emocionado. Con la mano en el corazón, recorrió las cuatro esquinas del terreno de juego para dar las gracias. El madridismo le correspondió. A Undiano, otro que se despedía, no se le pasó el momento y le acarició la cabeza. "No puedo decir lo que nos dijo Keylor antes del partido, sólo puedo darle las gracias, ha sido como un padre para mí", decía Fede Valverde. Luego llegarían las redes sociales. Pacheco, portero del Alavés y con el que compartió vestuario, respondió a la foto del adiós del tico con el emoji de un corazón roto... Un clima de despedida en el que a Zidane se le echó en falta cintura. En los micrófonos, frialdad y balones fuera ("Veremos qué pasa"). Un escuálido "hoy (por ayer) jugó bien", no le concedió más.

Keylor se abrazó a Nacho y Marcelo.

En Costa Rica, mientras, lloran. "El Real Madrid a veces se parece a una máquina desalmada que tritura hombres", se lamentaba ayer el columnista costarricense Danilo Jiménez en La Nación. 1.699 días después de su debut oficial, ante el Elche, Keylor volvió a salir, por última vez y ya en chanclas, a pasearse por el césped. Lo hizo con su esposa, Andrea Salas, y su bebé, que nació el pasado 15 de febrero. Keylor, a diferencia de Bale, y aunque se siente dejado de lado por Zidane, no amenaza con irse dando problemas al club. Una integridad cada día más en vías de extinción.