Competición
  • Premier League
  • Serie A

GIRONA-ESPANYOL

El Girona retiró adhesivos antisemitas de la zona de los hinchas del Espanyol en Montilivi

El Girona retiró adhesivos antisemitas de la zona de los hinchas del Espanyol en Montilivi

Fueron ocho pegatinas con la cara de Ana Frank y una camiseta del Barcelona, que colgaron durante el Girona-Espanyol cuatro individuos a priori no vinculados a ningún grupo.

El perfil de Twitter @Periquitocat (creado hace solo unos días) difundía este lunes una espantosa imagen que ha suscitado, lógicamente, una unánime denuncia. Se trata de un fotomontaje en el que aparece la cara de Ana Frank (una célebre niña judía asesinada por los nazis) vestida con una camiseta del Barcelona, enganchada a su vez en una de las gradas de Montilivi. Un hecho, que según ha podido confirmar AS, es totalmente veraz. 

Fuentes del Girona han corrobarado a este periódico que este mismo lunes por la mañana han retirado ocho adhesivos idénticos al de la fotografía, y una veintena más con otro tipo de consignas, de la zona visitante de Montilivi, que el pasado domingo ocuparon centenares de aficionados pericos con ocasión del partido Girona-Espanyol. Sin embargo, y según testigos presenciales, quienes engancharon estas pegatinas eran cuatro individuos que no están vinculados a ningún colectivo o peña pericos, y con entradas en otro sector del estadio, aunque al ir ataviados con banderas y bufandas del Espanyol habrían sido enviados directamente a la grada visitante, por parte de los Mossos d’Esquadra, para situarlos bajo control. La Curva, sin ir más lejos, ya se ha desmarcado de ellos mediante un escrito.

Este lamentable episodio emula lo sucedido el pasado 22 de octubre de 2017 en la Curva Nord del Olímpico de Roma cuando seguidores del Lazio, con ocasión la disputa de un encuentro de la Serie A ante el Cagliari, exhibieron multitud de pegatinas, igualmente, con la cara de Ana Frank y la camiseta del eterno rival lacial, el Roma. Hasta 13 aficionados fueron expulsados de cualquier evento deportivo y la federación italiana multó con 50.000 euros al Lazio como “objetivamente” responsable de los hechos.