Competición
  • Clasificación Eurocopa

DEPORTIVO 0 - LAS PALMAS 1

Mel y Aythami conquistan Riazor

Un gol de Aythami en el minuto 85 provoca la primera derrota en casa del Deportivo. Gran debut de Pepe Mel. Los coruñeses estaban con diez por la roja a Expósito.

Regresaba Pepe Mel a Riazor, su último destino, su último despido. Y lo hizo para llevarse los tres puntos, algo que no había conseguido nadie hasta la fecha. Cuña de la misma madera, que se vio multiplicada porque el gol de la victoria lo logró Aythami Artiles. El central, también exblanquiazul, jugaba su primer partido desde su llegada. Efecto Mel, sin duda. La victoria relanza a Las Palmas en el sueño del playoff por los tres puntos, pero sobre todo por pensar que es posible. Todo lo contrario se respira en A Coruña, que después de tres empates consecutivos en casa, de tres avisos, llegó la estocada. Se aleja el ascenso directo, y lo hace en casa, en un Riazor que poco a poco ha pasado de fortín a chollo. Batacazo total.

Las expectativas que había en el partido, con el nuevo Las Palmas de Mel y los cambios de Natxo tras los últimos tropiezos en casa, no decepcionaron en un arranque eléctrico del partido. Los canarios, presionantes, mandando y con un Araujo hiperactivo. El Depor, con una clara ocasión a balón parado de Domingos que detuvo de forma magnífica Raúl Fernández. El paso de los minutos no bajó la intensidad del conjunto isleño, pero tampoco amilanó a los coruñeses, más verticales en sus acciones cuando lograban superar la línea de presión y que poco a poco se iba adueñando del partido después de una primera media hora frenética. Más llegadas, más peligro de los blanquiazules con un Nahuel incansable aunque precipitado por momentos. Satisfacción en la Unión Deportiva al ver que su equipo competía de nuevo tras el barniz del recién llegado Mel.

El segundo tiempo comenzó como acabó el primero, con los locales dominando a un Las Palmas que le costaba encadenar tres pases. Claro que poco a poco entraba a jugar otro factor: los nervios de Riazor recordando los tres empates precedentes. También cierto enfado en la grada con el colegiado, muy permisivo en las reiteradas faltas de los canarios sin sanción disciplinaria. Bien por la ansiedad, bien porque la gasolina iba bajando, los canarios se volvieron a encontrar desde la entrada de Curbelo para equilibrar de nuevo la partida. Y así, sin grandes sobresaltos se llegó a los últimos diez minutos, esos en los que suelen pasar cosas. Lo primero que pasó fue le expulsión de Edu Expósito, a lo que siguió una buena parada de Dani Giménez a una falta de Timor. Y lo siguiente fue un gol de Aythami, pleno de calidad, que había subido cual nueve al oler sangre. Gran gol, gran triunfo ante un Depor que se empieza hundir.