MÁLAGA

Málaga y afición se movilizan para llenar La Rosaleda

La afición del Málaga en La Rosaleda, durante un partido.

Mariano Pozo

Diario AS

La hinchada prepara un recibimiento masivo al equipo en la previa del duelo ante el Deportivo. En lo que va de Liga, ha registrado una afluencia media del 56,52 por ciento.

Las peñas malaguistas están movilizando a todos los aficionados para que acudan el domingo a La Rosaleda para apoyar al equipo contra el Deportivo. El Fondo Sur 1904 ha promovido un recibimiento al equipo y se ha citado a la gente a las 16:00, dos horas antes de que comience el partido. Se les cita en la Avenida de La Palmilla con distintivos del equipo para ir creando el mejor ambiente para dar calor a los jugadores. Habrá gran papelada blanquiazul. Además, el club ha enviado una notificación a sus abonados. Si no pueden acudir al partido se les pide que cedan su carné, que es transferible a cualquier persona. Todo ello con el objetivo de conseguir el mejor ambiente posible para este partido.

Hasta ahora el porcentaje de asistencia de espectadores al estadio es de un 56,52%. La mejor entrada fue contra el Granada (22.988 personas), mientras que la más floja se produjo contra el Lugo (12.758). El total de espectadores en estos 13 partidos es 220.433 en una Rosaleda en la que caben 30.000.

Estos datos no son mi mucho menos los peores de Segunda. Es un hecho que la dispersión de los horarios y la precariedad de las economías en las familias provoca que mucha gente no vaya al fútbol y opte por ver un partido desde la televisión. Pero llama mucho la atención que muchos de los 20.000 abonados con que cuenta el Málaga opten por quedarse en sus casas. Hace un par de semanas Muñiz expresó su preocupación por este retraimiento generalizado en la grada. Pobres entradas contra Lugo, Almería (13.313) y Las Palmas (15.842).

Los futbolistas se van a sumar a este llamamiento a través de sus redes sociales, donde están encontrando mucho apoyo por parte de los aficionados que ya les han trasladado que les van a hacer un recibimiento colosal porque se espera un partido grande. Los jugadores tienen la sensación de que La Rosaleda se va a llenar. Hace mucho tiempo que no registra un lleno a reventar.