• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Mirandés

24' Maikel Mesa

55' Sale Guarrotxena entra Ruyman

67' Rúper

71' Sangalli

73' Sale Eguaras entra Provencio

80' Sale Maikel Mesa entra Álvaro

Elche

45' Sale Armando entra Guillermo

63' Pelayo

67' Sale Pedro entra Liberto

85' Sale Hervías entra Hugo Fraile

MIRANDÉS 1-0 ELCHE

Maikel Mesa saca al Mirandés del pozo con un gol de oro

El equipo rojillo, tras el cese de Terrazas, sale del descenso momentáneamente después de acabar con una racha de cuatro partidos sin ganar. El Elche pierde la cabeza.

0

 Anduva explotó de jubilo cuando Figueroa Vázquez hizo sonar su silbato por última vez ayer. El Club Deportivo Mirandés se imponía ante el Elche por la mínima y respiraba la parroquia rojilla. Se esperaba más del cuadro ilicitano, que sólo asustó un poco al inicio del segundo tiempo, con la entrada del bilbaíno Guillermo. El resto del encuentro no se le vio. Tal vez el empuje del cuadro local lo provocó. Y eso que los mirandeses no cambiaron de dibujo. El conjunto dirigido por el interino Javier Álvarez de los Mozos ofreció las señas de identidad que tanto le caracterizaron la temporada y que en la actual apenas había ofrecido. Con su 3-3-3-1, presionó al rival cerca de su área, lo que se trasladó en varias llegadas por banda para crear cierta zozobra a los alicantinos.

Aunque el gol curiosamente llegó por el centro. Un pase filtrado de Eguaras para Maikel Mesa, lo resolvió perfectamente en el mano a mano el futbolista canario para lograr el gol que a la postre daría los tres puntos a los 'rojillos'. Desajuste defensivo de los visitantes que aprovechó con un remate medido el mediapunta del bando local. Agradeció Anduva y también sus compañeros el regreso a la titularidad del futbolista navarro. Tres jornadas fuera de la convocatoria han dado mucho de sí. Esta vez se incrustó en la banda y dejó su mejor versión. De hecho en la segunda parte también combinó con Pedro en dos ocasiones, aunque el delantero no estuvo fino para rematar el partido y conseguir el tanto de la tranquilidad.

Y entretanto el Elche seguía sin aparecer por Anduva. Sin capacidad de reacción, los de Toril no dejaron nada destacable en la portería de Roberto. Cierto que la presencia de Guillermo tras el descanso inquietó algo a la defensa del Mirandés y fue entonces cuando el técnico local modificó el sistema con la entrada de Ruyman. Es la primera vez en la última temporada y media que el Mirandés juega con un 4-2-3-1 y durante los siguientes diez minutos surgió cierta confusión que el equipo visitante no supo aprovechar. Hervías protagonizó la única ocasión clara de los visitantes, pero su tímido disparo lo paró Roberto sin problemas.

A la contra el Mirandés pudo sentenciar, aunque a Pedro le faltó fuelle en el remate final. En cualquier caso, el triunfo se quedaba en Anduva más de dos meses después. Victoria para salir momentáneamente del descenso. Bálsamo psicológico ante un rival inoperante. Sin embargo, el mediapunta canario se resarciría de ese fallo en el 25, cuando recogió un fantástico pase entre líneas de Eguaras para batir con cierta comodidad a Germán.

El gol le sentó de fábula al Mirandés, que profundizó en su dominio y generó ocasiones suficientes como para incrementar la ventaja antes del descanso, pero ni Sangalli ni Guarrotxena por partida doble consiguieron volver a encontrar portería, permitiendo al Elche irse a vestuarios con ciertas espectativas.

De hecho, el conjunto ilicitano regresó al césped con un punto más de intensidad. La entrada de Guillermo pareció ofrecer mayor profundidad al juego de los hombres de Toril, que en los primeros quince minutos fueron superiores al Mirandés.

El propio Guillermo pudo empatar en el 53 tras aprovechar un error rival, pero Roberto atajó su remate sin dificultad, al igual que sucedió apenas un minuto después con Hervías de protagonista.

De los Mozos no lo veía claro y decidió asegurar el resultado. Dio entrada a Ruyman e impuso una defensa de cuatro hombres por primera vez en toda la temporada.

Ese cambio táctico devolvió el dominio al Mirandés, que pudo sentenciar el choque en la recta final con sendas ocasiones de Eguaras y, sobre todo, Pedro, que marró dos mano a mano ante Germán. Sin embargo, el marcador ya no se movió y el Mirandés pudo coger algo de aire.