Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As
  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Betis

26' Bruno González

46' Mandi

69' Sale Rubén Castro entra Sanabria

76' Sale Joaquín entra Musonda

82' Sale Dani Ceballos entra Brasanac

Las Palmas

28' Sale Dani Castellano entra David García

67' Sale Momo entra Vicente Gómez

76' Sale Mauricio Lemos entra David Simón

87' Vicente Gómez

BETIS 2-LAS PALMAS 0

Víctor Sánchez ya es Amo

El técnico madrileño se estrena con una victoria rotunda, en la que el Betis fue mejor a Las Palmas. Dos goles a balón parado sirvieron el equipo verdiblanco, que no marcaba así desde marzo.

Las Palmas - Athletic en directo

Cambio radical en el Betis, de Gustavo Poyet a Víctor Sánchez del Amo. 'El Amo' a secas ya para esos aficionados béticos que apreciaron en la indiscutible victoria también una transformación del equipo verdiblanco, empujado por el habitual ánimo en la actitud que suele llegar con la sustitución de entrenador, pero también blindado por un nuevo dibujo (5-3-2) que prácticamente evitó que uno de los equipos más goleadores del campeonato, Las Palmas, se acercase con peligro a Adán. Dos chispazos de minimalismo a balón parado bastaron para darle los tres puntos al necesitado equipo de Heliópolis, que vivirá una semana tranquila. Víctor demostró que la plantilla daba para más pero sobre todo confirma lo que la mayoría barruntaba: este Betis es más fiable que en las once jornadas precedentes con el entrenador uruguayo.

Cuatro días de entrenamientos y una alineación repleta de nombres que antes estaban condenados al ostracismo (Bruno, Ceballos, luego Musonda) bastaron al entrenador madrileño para darle la vuelta a la imagen y a un marcador para el equipo verdiblanco. Serio, rocoso, es verdad que sin muchas ocasiones arriba, pero efectivo en las que tuvo a balón parado: hacía ocho meses, desde marzo, que el Betis no anotaba en jugada de estrategia. Llegó Víctor y colocó tres centrales para que dos de ellos hicieran los goles que sirvieron para ganar a Las Palmas.

Meter a los buenos, equilibrar el dibujo y con un fútbol minimalista esperar los réditos. Quique Setién había saltado al campo valiente, como siempre, y Víctor le esperó con fiereza y casi siete defensas: dos laterales, tres centrales (Mandi, Pezzella y Bruno) y dos centrocampistas defensivos (Donk y Petros). De la propuesta nació un Betis más sólido y más efectivo que siempre. Ni Las Palmas ni el Betis acababan de acercarse a las áreas en una auténtica guerra de guerrillas pero los verdiblancos aprovecharon su mayor potencia física para ganar el partido. A la media hora (Bruno) y llegando al descanso (Mandi), en dos córners bien botados por Joaquín, lograron los goles dos hombres espigados. Y al vestuario un 2-0 casi sin acercarse, como tampoco lo había hecho su rival. Eso es fútbol.

Setién, el artista que tanto han añorado en Heliópolis desde que se supo que pudo fichar en verano, mostró el cuchillo contra la roca pero, como tantas veces este año a domicilio, le salió rana. Demasiado solo Roque Mesa en el centro del campo, poca tralla Araujo arriba, sólo en los minutos finales y con cuentagotas puso Las Palmas en aprietos a Antonio Adán. En el 82, un recién entrado Vicente Gómez lanzaba el disparo más peligroso al que se enfrentó el portero del Betis mientras el partido moría entre los cánticos y la alegría de la afición verdiblanca, que ve como su equipo vuelve a dar señales de vida con un entrenador nuevo. Víctor comienza con el mejor pie posible.