ATLÉTICO DE MADRID

Así es el nuevo Carrasco: menos regates y más búsqueda de gol

Cumple con el deseo de Simeone y busca más la meta. El curso pasado tiraba cada 40 minutos; éste lo hace cada 33'.

Valencia - Atlético

Gran victoria, por fin metiste Yannick”, escribía en Twitter Griezmann tras el triunfo del Atlético sobre el Bayern en Champions que asombró a Europa (una vez más). El francés ponía de relieve que el belga pudo abrir su cuenta personal de goles de la campaña 16-17. El curso pasado anotó cinco (cuatro en Liga y uno en Copa); un bagaje escaso para lo que el habilidoso extremo puede lograr. Simeone quiere que aporte más dianas y Carrasco ha recogido el guante: éste año regatea menos (aunque no ha perdido esa habilidad, ni mucho menos) y dispara más. De momento, adelanta a Gaitán, flamante fichaje del pasado verano a cambio de 25 millones, en su lucha por ser un fijo del once de Simeone. Más goles le asegurarán el éxito en esa misión. De momento, ayer la UEFA le nominó como mejor jugador de la jornada de la Champions.

Ya el curso pasado Simeone destacó que quería que Carrasco se soltase más cuando rondase el área. El belga, una centella y bien dotado para el dribbling, en ocasiones pecaba de excesivo en sus maniobras, algo que esta temporada está puliendo. Y los datos respaldan la teoría: la campaña anterior, Carrasco efectuaba un disparo cada 40,6 minutos, mientras que en la presente lo hace una vez cada 33 minutos. Ya lo ha hecho en 13 ocasiones esta temporada, de las cuales encontró el marco rival ocho veces. Conclusión: dispara más que antes y lo hace con un buen porcentaje (61,5%) entre los palos.

Del mismo modo que ha elevado sus prestaciones en el remate, las ha disminuido en el regate. O, mejor dicho, las ha orientado más eficientemente, pues como pudo verse ante el Bayern sigue desbordando y dejando atrás rivales con su cambio de ritmo: intentó siete regates y logró que tres tuviesen éxito. Pero si es cierto que el nuevo Carrasco es más selectivo a la hora de saber cuándo desbordar: el curso pasado tuvo un 45,8% de éxito en los dribblings intentados; este curso ronda el 38%. En la 15-16 intentaba un regate cada 10 minutos y lo lograba cada 28’; en la 16-17, esas cifras han caído a 12 minutos por cada intento de desborde y 33’ por cada uno en que tiene éxito.

¿La meta? Aportar más a las cuentas goleadoras del Atleti y mejorar su promedio del pasado curso, que fue de un gol cada 414,6 minutos entre LaLiga y la Champions. Por lo pronto, deja entrever que el belga es uno de los integrantes de su bloque duro: ha sido en titular en seis de los ocho partidos oficiales jugados hasta el momento. Carrasco, mientras, no se duerme en los laureles: “Ningún jugador tiene el puesto fijo, hoy puedes ser titular y mañana estar en la grada. Hay que trabajar día a día para tener minutos...”.