Wembley honró al fútbol y La Marsellesa resonó en Londres

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Inglaterra

38' Dele Alli

47' Rooney

45' Sale Hart entra Butland

67' Sale Sterling entra Lallana

78' Sale Barkley entra Shelvey

79' Sale Kane entra Bertrand

87' Sale Dele Alli entra Jones

Francia

45' Sale Matuidi entra Pogba

45' Sale Ben Arfa entra Kingsley Coman

56' Sale Cabaye entra Lass

56' Sale Gignac entra Giroud

66' Sale Anthony Martial entra Griezmann

82' Sale Schneiderlin entra Sissoko

INGLATERRA 2 - FRANCIA 0

Wembley honró al fútbol y La Marsellesa resonó en Londres

Alli y Rooney hicieron los dos goles en un emotivo partido con homenajes a las víctimas del atentado en París. El mítico estadio entonó 'La Marsellesa' de forma atronadora.

Inglaterra y Francia se dieron cita en Wembley en un partido tan atípico como especial. El fútbol pasó a segundo plano tanto durante los 90 minutos del partido como en unos prolegómenos que entre seguridad y homenajes se extendieron casi dos horas antes del inicio del encuentro para mostrar la unión de Ingleses y Franceses contra los atentados terrorista que asolaron París el pasado viernes. El objetivo era volver a la normalidad con un mensaje rotundo a los terroristas que el pasado viernes intentaron destruirla al acabar con la vida de 129 personas. Y se logró.

La Federación Inglesa de fútbol (FA) reveló antes del partido que, pese a la incertidumbre y al estado de alerta lógico, la venta de entradas durante el fin de semana siguió su curso habitual y que apenas un centenar de personas decidieron ejercer su derecho de devolver sus tickets ante el temor a otro ataque. El resto de aficionados, más de 80.000, fueron llegando y llenando a cuenta gotas el mítico estadio situado al noroeste de Londres desde alrededor de las 18:00 horas protegidos y controlados por fuertes medidas de seguridad.

Las autoridades británicas, con Scotland Yard a la cabeza, prepararon un dispositivo especial similar al que ya utilizaron durante los juegos olímpicos del año 2012. Las patrullas se multiplicaron y muchos de los policías, a diferencia de en otros encuentros, fueron armados. El objetivo era prevenir antes que tener que curar con la convicción de que todo transcurriera con normalidad pero con la orden de abrir fuego si se volvía a repetir otro atentado como los que cuatro días antes atemorizaron a los aficionados franceses y alemanes que se dieron cita en el Estadio de Saint Denis. Del mismo modo, se puso como condición obligatoria examinar una a una todas las mochilas que entraron al estadio y se solicitó a los aficionados acudir al campo con un mínimo de media hora de antelación con el objetivo de evitar aglomeraciones y para que todos los hinchas estuviesen sentados en sus localidades cinco minutos antes del pitido inicial.

El público, mayoritariamente británico, cumplió con las recomendaciones policiales pero sobre todo lo hizo con los homenajes previos al encuentro y el canto a coro de la marsellesa para solidarizarse con los victimas de sus vecinos franceses.

El príncipe Guillermo, asistente en el palco junto a otras autoridades como David Cameron, primer ministro de Reino Unido, ensalzó la decisión de las federaciones inglesas y francesas de disputar el encuentro como “un poderoso mensaje” contras los terroristas. Cameron, en la misma línea, destacó que el encuentro no buscaba como es habitual en el deporte a un ganador y a otro perdedor sino demostrar a los terroristas que pase lo que pase “ellos nunca vencerán”.

Wembley se engalanó para la ocasión con el lema de “Libertad, Igualdad, Fraternidad” en las pantallas gigantes de su fachada principal y con los colores rojo, azul y blanco de la bandera francesa iluminando el arco que encumbra el estadio. La respuesta de jugadores y aficionados fue estremecedora. Las noticias que llegaban desde Alemania sobre la suspensión del amistoso contra Holanda no lograron alterar la calma entre la hinchada ni evitar que los himnos, en especial el francés, se convirtieran en un emotivo canto en pro de la vida y en contra del terrorismo que atenta contra ella.

El aficionado inglés calentó la voz con su God Save the Queen para convertir luego y por un día la marsellesa en himno universal al entonarlo a coro guiado por la letra que lucieron las pantallas de Wembley. Las gradas se tiñeron de rojo, azul y blanco con un mosaico y el príncipe Guillermo junto a Roy Hodgson y Deschamps, los dos seleccionadores, hicieron una ofrenda floral con una corona tricolor. Los 46 jugadores, con un brazalete negro como señal de luto, se entrelazaron los unos con los otros, ingleses con franceses, para ejemplificar aún más la unión de los dos pueblos y rendir un minuto de silencio a las 129 victimas. Luego, tras el pitido inicial, los aficionados continuaron los homenajes cantando y hondeando banderas durante 90 minutos en los que lo de menos fueron los goles de Dele Ally y Rooney. Los terroristas, como anticipó Cameron, fueron los únicos derrotados.

 

Dos golazos resolvieron el partido

En lo que se refiere al partido, Inglaterra se llevó la victoria ante Francia gracias a dos golazos. Primero fue el jovencísimo Alli el que, con un derechazo, sorprendió a Lloris poco antes del descanso. Y a los tres minutos de la segunda mitad fue Rooney el que, de volea, firmó el definitivo 2-0. Además, ese gol hace que el punta del United aumente sus registros goleadores con la selección hasta 51. El madridista Varane jugó el partido completo, mientras que Griezmann disputó 23 minutos.

 

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar