Temas del día

Messi sentencia la Liga

BARCELONA 4 - BETIS 2

Messi sentencia la Liga

Messi sentencia la Liga

JOSEP LAGO

AFP

Fue suplente y tuvo que salir porque el Betis se adelantó dos veces. Villa hizo el 2-2 antes de que entrara. El '10' hizo otros dos goles y deja al Barça a dos puntos de ganar la Liga.

A la que salió Messi, la Liga se tiñó de blaugrana, probablemente ya de forma definitiva. El Betis mantuvo encendida la llama del susto, llámenle del Clavo Ardiendo, si quieren, durante un buen tramo de partido. Pero a la que Vilanova le vio las orejas al lobo y llamó a los Marines, la cosa tardó dos minutos en volver a su sitio. El Barça remontó el partido, lo acabó ganando por 4-2 y tiene la Liga en el saco. De hecho, podría ganarla el miércoles sin jugar dependiendo del resultado del Real Madrid-Málaga.

Entre la puesta en escena del partido y el desenlace del mismo se vivieron todos los estados de ánimo posible. De la desconfianza, a la indignación pasando por la fe y acabando por la euforia. Así de grande es un partido de fútbol.

Empezó el partido bajo la losa del varapalo europeo recibido en te el Bayern, que se incrementó cuando a los dos minutos de juego, en un claro homenaje al Día de la Madre, la defensa del Barça le puso alfombra roja a Pabón para que inaugurara el marcador. Eran tiempos de duda y angustia en el Camp Nou.

Poco a poco, el Barcelona comenzó a carburar con un Tello imparable y un Alexis hiperactivo mientras Messi se lo miraba desde el banquillo mientras se devoraba las uñas. El chileno aprovechó una internada de Tello con centro de Iniesta para marcar un bello gol de cabeza que ponía el empate y la esperanza en el marcador.

Pero de la esperanza se pasó a la desesperación, porque Villa ofreció en esos instantes del partido un recital de mala suerte de cara a gol . Hasta tres goles claros falló el asturiano ante Adrián, la mayoría de ellos gracias a jugadas de un Tello que exhibió un cambio de ritmo digno de Champions League.

No obstante, fue el Betis el que golpeó por segunda vez. Cuando mejor estaba jugando el Barcelona, Rubén Pérez enganchó un trallazo monumental desde lejos ante el que nada pudo hacer Pinto. El descanso, con el 1-2 en el marcador fue el momento de la incerteza.

En cuanto salió Messi a calentar, el Camp Nou se olvidó de todo y mientras el argentino se despojaba del chándal, Villa, ponía fin a su mala racha en el encuentro al aprovechar un gran centro de Alves y un fallo garrafal de Amaya. La entrada de Leo en el campo con el 2-2 significó el inicio del fin para el equipo sevillano.

Dos minutos después de pisar el césped, y en la segunda pelota que tocaba, Messi marcó el 3-2 al ejecutar un tiro libre por la escuadra. El estado de ánimo que reinaba por entonces en el Camp Nou era el de admiración. Cinco minutos después, la admiración se tornó en pleitesía cuando una nueva falta chutada por Messi , esta vez en el otro lado del ataque, se estrelló en la cruceta.

La fiesta la culminó, no podía ser de otra manera, Messi, al marcar el 4-2 tras una jugada coral del ataque barcelonista. La euforia dominaba por entonces el estadio. El Barça ya se siente campeón. Pero no debe olvidar, que el motor de los cambios de ánimo responde al nombre de Leo Messi.

 

Comentarios

Comentarios no disponibles