Competición
  • Champions League

James Rodríguez pone Colombia patas arriba

Mundial Sub-20

James Rodríguez pone Colombia patas arriba

James Rodríguez pone Colombia patas arriba

El del Oporto es la estrella de un Mundial colorido.

El Mundial de Colombia ya tiene a su primera gran estrella tras la disputa de las dos jornadas iniciales. Y, para locura general en el país, es colombiana. Tal y como ocurriera ante Francia en el estreno, el centrocampista zurdo del Oporto James Rodríguez volvió a marcar ante Mali y se confirma como el líder de una selección que poco a poco va soñando con poder alcanzar el título. Las esperanzas depositadas en James son enormes. La pasada campaña, su primera en el Oporto, destacó en el entonces equipo de Villas-Boas e incluso en la final de la Copa de Portugal le hizo tres goles al Vitoria de Guimaraes.

Sus buenas actuaciones le permitieron debutar con la absoluta de Colombia y un sector de la afición reclamó su presencia en la Copa América. Sin embargo, el plan de los técnicos era convertirlo en la pieza angular de la Sub-20 para que la selección cafetera cumpliera como anfitriona mundialista. Y así está siendo. Genial por el flanco izquierdo, creativo cuando tiene espacios, llegador desde segunda línea y preciso con su zurda en todas las acciones a balón parado, James tiene revolucionado a su país. Los taxistas y policías hablan de él. También las mujeres en la cola del mercado. Y los niños, por supuesto, lucen su camiseta con orgullo.

Otro gol.

En realidad todo el pueblo colombiano, que ha convertido en una liturgia las noches en las que juega su equipo. El martes, en el tranquilo alto de Chipre, cerca del mirador desde el que se divisa toda la ciudad de Manizales, la paz quedó perturbada a las 21:44. Un grito unánime volvió a salir de las casas. Era gol de Colombia. El que le clasificaba ya matemáticamente para los octavos. Y era de James, quién si no, el nuevo ídolo de una nación hambrienta de fútbol y de éxitos.

Su nombre se pronuncia James y no 'Yeims'

Aunque su nombre provenga del ámbito anglosajón, su pronunciación, como la de otros muchos colombianos que se llaman igual que él, está españolizada. Por lo tanto, se le dice James, tal y como suena, y no 'Yeims', que sería la forma fonética más extendida fuera de Sudamerica. Así lo ha reconocido él en varias entrevistas en Europa con la intención de que los analistas y expertos puedan ceñirse a sus preferencias. En todo caso, la carrera de este gran futbolista lleva un camino meteórico con apenas 20 años. Pese a que nació en Cúcuta, comenzó a jugar el fútbol en Ibagué y pronto fue fichado por el Envigado, un modesto club colombiano en el que maduró. El Banfield argentino lo contrató hace tres años con el objetivo de hacer negocio con él y, tras darle su primer título en la historia al Taladro, fue transferido al Oporto el pasado verano por 5,1 millones. Hoy ya es la estrella de este Mundial.