Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

"El Barça no es el ministerio de Deportes de Cataluña"

barcelona | habla sandro rosell

"El Barça no es el ministerio de Deportes de Cataluña"

"El Barça no es el ministerio de Deportes de Cataluña"

El presidente Rosell asegura que el Barcelona no puede ayudar a la UE Lleida, en proceso de liquidación: "Lo que pediría a los clubes de Cataluña es si podrían ayudar al Barcelona".

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, ha afirmado hoy, al ser preguntado sobre la posibilidad que el club ayude de alguna manera a la Unió Esportiva Lleida, en proceso de liquidación, que a menudo se tiende a confundir al Barça "con el ministerio de Deportes de Cataluña".

Rosell, que hoy participado en La Seu d'Urgell en el XXII Encuentro Empresarial en el Pirineo, ha descartado ayudar económicamente a la UE Lleida alegando la elevada deuda que tiene el club azulgrana y el hecho de que éste sea propiedad de 180.000 socios.

En respuesta a uno de los empresarios que asisten a la jornada, que le ha preguntado por la posibilidad de que el Barça ayude a la UE Lleida, que tras 72 años de historia está al borde de la desaparición, Rosell ha recordado que la entidad que preside acumula una deuda de unos 400 millones de euros.

"Con esta deuda, lo que yo pediría a los clubes de Cataluña es si estarían dispuestos a ayudar al Barça. Aunque quisiéramos ayudar no podríamos", ha declarado. Rosell ha lamentado, en este sentido, que a menudo se confunda al Barça "con el ministerio de Deportes de Cataluña", cuando no deja de ser una asociación sin ánimo de lucro que tiene como objetivo principal ganar títulos, aunque "también necesita dinero".

Ha insistido, pues, en la imposibilidad de que el Barça ayude económicamente a la UE Lleida u otros clubes catalanes que atraviesan una difícil situación financiera. "Primero porque no somos el ministerio de Deportes de Cataluña y segundo porque tenemos que resolver nuestro propio problema. Estaría bien que empezásemos a pensar que nosotros también tenemos nuestros problemas", ha recalcado un serio Rosell.

Ha asegurado, no obstante, que el Barça siempre ha ofrecido su "apoyo moral" a todos los clubes catalanes y no ha descartado, a propuesta del moderador del debate en el que ha participado, la posibilidad de realizar un entrenamiento conjunto con la UE Lleida como muestra de apoyo al club leridano.

Sandro Rosell, por otro lado, ha asegurado durante su intervención en este encuentro empresarial que el "público objetivo" del club son los niños de todo el mundo, ya que cuando un menor se hace del Barça, "lo es para toda la vida". "En la vida puedes cambiar de coche, de mujer, de piso o de religión, pero nunca cambias de club. Por eso es muy importante que los niños, de pequeños, se hagan de Barça, porque harán crecer nuestro club", ha afirmado.

"Ocho de cada diez catalanes son culés"

Ante cerca de 500 empresarios, Rosell ha explicado que si el Barça fuera una empresa tendría entre el 80 y el 90% del mercado catalán, ya que se calcula que al menos ocho de cada diez catalanes son aficionados de la entidad azulgrana.

"Menos mal que no estamos en el ámbito industrial, porque si no Bruselas no nos dejaría actuar por ir contra las normas de competencia", ha bromeado. En el conjunto de España, según Rosell, el porcentaje de ciudadanos que son seguidores del Barça se sitúa en torno al 25-30%, mientras que se estima que en todo el mundo hay unos 220 millones de aficionados culés.

El dirigente barcelonista ha indicado que la intención del club es seguir creciendo y la "manera natural" de hacerlo es la globalización. "Nuestra salida natural es la internacionalización, pero no a cualquier precio y manera", ha advertido Rosell,

Recurriendo de nuevo al símil empresarial, ha explicado que el Barça es como una empresa que quiere que sus productos sean hechos "con componentes y con valores de casa", como lo demuestra el funcionamiento de La Masía, la residencia de la cantera del FC Barcelona. En la actualidad, ha comentado, muchas empresas catalanas adquieren los componentes en otros países, los ensamblan aquí y exportan sus productos. Lo que quiere el Barça es que estos "componentes" sean creados "en casa" y, en caso de que haya que traer a algún jugador de otro país, asuma los valores de Cataluña.