Laurent Blanc pide perdón por el escándalo del racismo

Laurent Blanc pide perdón por el escándalo del racismo

Laurent Blanc pide perdón por el escándalo del racismo

"Mis palabras fueron equivocadas y, sacadas de contexto, hirientes. Deberíamos habernos centrado en el juego, pero la conversación derivó sobre los jugadores de doble nacionalidad".

El seleccionador francés, Laurent Blanc, se disculpó hoy por la conversación mantenida en el seno de la federación sobre la posibilidad de instaurar cuotas raciales en los centros de formación, e indicó que, aunque se planteó dimitir, hacerlo no habría sido lo correcto. "Mis palabras fueron equivocadas y, sacadas fuera de contexto, hirientes. (...) Deberíamos habernos concentrado en el juego, pero la conversación derivó sobre el problema de los jugadores de doble nacionalidad", dijo en una entrevista concedida al canal de televisión TF1.

En esa reunión, según una grabación filtrada a los medios, Blanc afirmó: "Actualmente los grandes y potentes (jugadores) son los negros. Es así. Es un hecho. Dios sabe que en los centros de formación, en las escuelas, hay muchos. Creo que hay que buscar otros criterios, modificados con nuestra propia cultura".

El debate está abierto

En su entrevista de esta noche, sostuvo que "todavía hoy hay que determinar si hay un problema o no con la doble nacionalidad", e indicó que en el caso de considerarlo existente hay que debatirlo "prestando mucha atención a las palabras que se utilicen, porque es un tema sensible".

El seleccionador, que ha sido exculpado por el Consejo de la Federación Francesa de Fútbol (FFF) y por la comisión de investigación del Ministerio de Deportes, dijo haber "llevado muy mal" la polémica desatada por esa reunión, que le afectó "no solo como seleccionador, sino también como persona".

La dimisión

"¿Presenté mi dimisión? En ningún momento. ¿Pensé en dimitir? Sí, porque llega un momento en que sientes que todo se acelera y que las cosas toman una dimensión que va más allá de lo deportivo", dijo el entrenador, que descartó renunciar para poder continuar con su "misión" de clasificar a Francia para la Eurocopa 2012.

"El hecho de que mi entorno deportivo me dijera que todavía podemos lograr esa meta me dio las ganas de no abandonar y de concentrarme solo en ese objetivo", apuntó esperando que su relación con el equipo galo "sea la misma que antes".

Tocado

"No se puede salir indemne de esta tormenta, pero a un seleccionador o un entrenador lo que le mueve es la victoria. No me corresponde a mí decidir si hay que reformar el fútbol francés, a mí lo que interesa es ser competitivo", concluyó en su comparecencia.

Quienes sí se han visto afectados, según los medios galos, son el director técnico nacional, François Blaquart, y el director general adjunto de la federación, André Prévosto, contra los que se han abierto "procesos disciplinarios" que podrían ir desde una mera advertencia hasta el despido.