El América es el retiro dorado de nuestra Liga

América - Real Madrid | Así es el rival del primer amistoso blanco

El América es el retiro dorado de nuestra Liga

El América es el retiro dorado de nuestra Liga

El Madrid se enfrentará hoy al club más poderoso de México. El América tiene un fuerte respaldo económico y eso le permitió fichar nombres ilustres de la Liga con sueldos millonarios. Pese a ello, 'Las Águilas' atraviesan una época inestable y han sido adelantadas por el Chivas de Guadalajara.

El Real Madrid se enfrenta hoy a un América que tiene que llevar una pesada carga a cuestas: es el club con más seguidores de México... y también el más odiado. Según un estudio de la consultoría Mitofsky para la prensa local Las Águilas (el apodo del América) congregan al 24,6 por ciento de los aficionados mientras que su archienemigo, el Chivas de Guadalajara, tiene el 21,9 por ciento. El rival blanco tiene las antipatías del 43,1 por ciento de los aficionados mexicanos...

Un desafecto que nace en la fuerza económica del América. Y en los pesos de la poderosa Televisa. Propiedad de la familia Azcárraga desde 1959, es uno de los conglomerados de medios de comunicación más potentes del planeta y ha permitido al América contar con jugadores de renombre llegados de las principales ligas europeas, especialmente de la nuestra...

En las dos últimas décadas el América ha supuesto un retiro dorado para estrellas de la Liga como Hugo Sánchez, Iván Zamorano, Djalminha y Claudio Piojo López, y ha sido estación de paso para otros de menor impacto como Óscar Ruggeri, Sebastián El Loco Abreu o el serbio Goran Milojevic. También paseó su clase por el Estadio Azteca otra leyenda, el doble campeón mundial con Brasil y ex delantero rojiblanco Vavá.

El 'Manito'.

Todo se inició con Hugo Sánchez, el mayor emblema del fútbol mexicano de todos los tiempos. En verano de 1992, con 33 años y enfrentado a Beenhaker, se cerró la puerta de la casa madridista pero le abrieron la del América, pese a salir de la cantera de Pumas. "Quiero hacer más volteretas ahora en México", dijo. Y las pudo exhibir en los 15 goles que marcó para conquistar la Copa de Campeones de la Concacaf antes de deshacer el camino y fichar por el Rayo.

El destino quiso que el siguiente gran matador del Madrid tras el manito, Iván Zamorano, continuase su obra en el América. "Me querían River Plate, Corinthians, Palmeiras, Flamengo, PSV Eindhoven, dos equipos españoles, uno chileno, el Borussia y el Bayern", detalló Bam Bam nada más llegar a Ciudad de México. Firmó por dos años y tres millones de dólares de salario. También lanzó otra proclama: "No me voy de aquí sin ser campeón". A fe que lo hizo. Sus cabezazos le dieron el título de Liga al América tras 13 años en blanco y con el deber cumplido (33 goles en 63 partidos), se despidió en 2002 para cumplir su sueño de militar en Colo-Colo.

Desembolso.

La temporada de mayor gasto fue la 2004-05. El nuevo presidente, Guillermo Cañedo hijo, se rascó el bolsillo en dos nombres consagrados: Djalminha y Piojo López. Con el brasileño el tiro le salió por la culata al equipo emplumado. Tras su tumultuoso final en el Depor (cabezazo a Irureta incluido), se fue al Austria y de allí lo reclamó el América, pagando un millón. Nada más incorporarse a la pretemporada en Acapulco encadenó una ristra de lesiones. Su técnico, Mario Carrillo, le despidió tras sólo diez partidos. Fue el final de la carrera de Djalma...

La experiencia con Claudio López fue menos traumática. Con Ruggeri de técnico, le convencieron para reducir su salario del Lazio (de 2,5 millones de euros a 1,8 en México) y respondió con 27 goles y conquistando el que es hasta hoy el último trofeo doméstico del América, el Clausura 2005.

No obstante, el América no ha sido sólo paraíso para dar los últimos coletazos futbolísticos, también fue trampolín para otro personaje bien conocido: Javier Aguirre. El Vasco jugó allí sus primeros cinco años como futbolista, como paso previo a probar fortuna en Pamplona.

Muchos nombres conocidos para un América que está en sequía y en crisis de títulos. No gana uno desde hace cinco años y cada vez son más las voces críticas que piden a los Azcárraga que vendan el club...