Seguridad atrás y calidad arriba, armas guaraníes

Mundial 2010 | Paraguay

Seguridad atrás y calidad arriba, armas guaraníes

Seguridad atrás y calidad arriba, armas guaraníes

Tres años después de asumir el cargo de seleccionador, Gerardo Martino metió a Paraguay en los primeros cuartos de su historia. El técnico argentino afiló, le dio un toque algo más ofensivo a un equipo que sigue teniendo sus pilares en la defensa sólida y el acierto de sus buenos delanteros.

A la cuarta fue la vencida para Paraguay, una selección que en sus últimas ediciones mundialistas se ha acostumbrado a superar la primera fase (en México 86, en Francia 98, en Corea y Japón 2002 y esta vez; en 2006 cayó en la primera fase), pero que hasta ahora nunca había logrado pasar de octavos.

El rival casi siempre le ha apeado con sudor, porque los paraguayos saben sacarle rendimiento a su personalidad histórica: la rocosidad defensiva. Aquellos ya célebres Ayala y Gamarra (ambos jugaron en el Atlético) han dado paso a una generación de centrales de solvencia que ahora abanderan Antolín Alcaraz y Da Silva. Los dos militan en la Premier (el primero en el Wigan de Bob Martínez, el segundo en el Sunderland) y mantienen un nivel suficiente como para amargar a cualquier delantero. A la zurda, Morel (Boca) es un lateral con mucha experiencia.

El 4-3-3 con el que Martino se desenvuelve ha jugado algunos momentos brillantes, pocos, pero no se caracteriza por el toque. Riveros, Vera y Víctor Cáceres (ayer sancionado, entró un deslucido Ortigoza) son pivotes muy de contención. Vera y Cáceres son eminentemente defensivos y Riveros, de más calidad, jugará el próximo año en Inglaterra.

Pero arriba Paraguay dispone de gente con toque y gol. Santa Cruz es la referencia mediática, aunque el que más peligro está mostrando es Barrios, argentino nacionalizado que ha sumado 19 goles este año en el Borussia Dortmund alemán. Cardozo (26 tantos) ha sido fundamental en el Benfica campeón de la Liga portuguesa y Valdez también tiene su sitio en el Dortmund. Ninguno ha marcado en los últimos 210 minutos de este torneo, pero pueden despertar en cualquier momento.